A pesar de que en muchos países se han cancelado todo tipo de eventos masivos desde hace varios días, en México se llevó a cabo este gran festival.

Cada día se están suspendiendo más eventos que congreguen a varias personas, por eso resulta curioso que en México se celebrara en festival Vive Latino encabezado por Guns N’ Roses. A pesar de que mucha gente pidió sus suspensión, el evento se celebró según lo planeado.

Guns N’ Roses actuó en un evento masivo

El pasado sábado 14 de marzo Guns N’ Roses ofreció su concierto en el masivo festival anual Vive Latino de música de la Ciudad de México, a pesar de que miles de personas pidieron que se cancelara el evento a raíz de la pandemia de coronavirus.

Al menos una docena de artistas se habían retirado del cartel del festival el sábado por la mañana, pero la banda liderada por Axl Rose actuó con normalidad tocando un total de 22 canciones que incluía la primera interpretación del tema “So Fine” desde 1993. Vive Latino está producido por Ocesa, que fue adquirida a finales del año pasado por Live Nation. Live Nation anunció hace unos días que suspendería todas sus giras programadas hasta finales de marzo.

El fundador y director de Vive Latino, Jordi Puig, justificaba su decisión de seguir adelante con el festival en declaraciones a Billboard: “Las autoridades nos dicen que estamos en la Fase 1 de la epidemia de coronavirus y que podemos avanzar y eso es lo que estamos haciendo”.

Por su parte, la alcaldesa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, también defendió la opción de no suspender Vive Latino. Explicaba que el festival “se llevará a cabo este fin de semana y algunas otras actividades, que fueron planificadas y que no tienen impacto económico, se pospondrán. ¿Por qué continúa Vive Latino? Porque todavía estamos en la Fase 1. Por lo tanto, no es necesario suspender los eventos masivos. Sin embargo, las actividades que no tienen impacto, es mejor posponerlas”.

Según Associated Press, a cada persona que asistía a Vive Latino se le examinaba la fiebre y un fuerte olor a gel antibacteriano impregnaba el aire en la entrada. Los organizadores confirmaban que se habían vendido más de 70.000 entradas para cada uno de los dos días del festival.