Cuando Chester Bennington vino por última vez a España, nada hacía sospechar que apenas un mes después decidiría quitarse la vida en la soledad de su casa de California. El vocalista de Linkin Park estaba lidiando con sus demonios personales y con la reciente perdida, apenas dos meses antes, de su gran amigo Chris Cornell de Soundgarden. Tras su suicidio, Linkin Park han quedado en un evidente estado de parálisis permanente pero un viejo amigo de Chester ha puesto en marcha un disco con el que recuperar su voz por última vez.

Sean Dowdell formó en 1993 la banda Grey Daze junto a Bennington. Juntos editaron un par de discos, “Wake Me” (1994) y “No Sun Today” (1997) antes de entrar en conflicto y dejar la banda de lado. Poco después, el vocalista entraría a formar parte de Xero, que luego pasarían a llamarse Linkin Park. La edición de “Hybrid Theory” a finales del año 2000 supuso un inmenso éxito en todo el mundo con millones y millones de copias vendidas. Pero en medio de la fama y la popularidad, Chester habló en varias ocasiones con su amigo Sean para volver a poner en marcha Grey Daze de una manera u otra. Algo que sucedió poco antes de su muerte y cuyo resultado póstumo podemos disfrutar ahora a través del disco “Amends”, que se edita el 10 de Abril.  Sergi Ramos habla con el amigo de la juventud de Bennington en una conversación cándida y cercana.

¿En qué punto sitúas el inicio de los trabajos sobre éste disco póstumo de Chester con Grey Daze?

Cuando decidimos poner en marcha Grey Daze de nuevo, Chester y yo tuvimos varias conversaciones acerca de grabar éste material. De hecho, comenzamos a trabajar en nuevos arreglos para la música, concretamente en tres canciones. Tan solo era un proyecto en el que estábamos trabajando mientras él aún estaba vivo, sin pensar en las connotaciones que tendría más adelante. Una vez Chester falleció me llevo unos ocho meses hacerme a la idea de que necesitaba acabar este disco.

Un día le dije a mi esposa que necesitaba acabar éste disco de una vez porque me estaba pesando como una tonelada de ladrillos no hacerlo. Fuimos al estudio de un buen amigo de Chester que también ha terminado siendo un buen amigo mío. Entonces nos pusimos a trabajar con distintos productores y llegamos a la conclusión de que teníamos que desmontar completamente la música que habíamos hecho y quedarnos únicamente con las pistas vocales aisladas de Chester. Una vez tuvimos eso comenzamos a trabajar y a componer alrededor de las pistas que nos dejó grabadas Chester antes de morir. Fue un proceso realizado totalmente a la inversa respecto al método habitual y eso nos ha llevado casi tres años de trabajo. Pero fue la única manera de preservar la intencionalidad y emoción contenida en esa interpretación.

“Fue un proceso realizado totalmente a la inversa respecto al método habitual”

¿Te generaba cierta culpabilidad trabajar en un lanzamiento comercial de un artista que acababa de morir escasamente meses atrás?

No. Sé que es lo que Chester quería, porque éramos amigos muy cercanos. Si no hubiésemos tenido la intención de sacar éste disco entendería la duda como algo valido pero sé que esto es algo que Chester quería. Chester quería sacar éste disco, Chester quería trabajar en ésta música. Chester y yo habíamos trabajado en distintos proyectos paralelos a lo largo de los años. Habíamos hablado de reunir a Grey Daze unas tres veces en los últimos veinte años. No me siento culpable por haber trabajado y editado éste disco.

Grey Daze Anjella

Grey Daze (Foto: Anjella)

¿Te sorprendió que Chester finalmente accediese a reunir a Grey Daze?

La verdad es que no, porque estuvimos hablando de ello ya en 2007 pero el momento no era el adecuado. Estábamos trabajando en abrir nuestra primera gran tienda en Las Vegas, me jodí la espalda por entonces y no era el mejor de los momentos para poner en marcha a la banda. La sorpresa fue el momento en que decidió seguir adelante con esto, porque acababa de grabar un disco de Linkin Park hacía muy poco. Pero también había salido de Stone Temple Pilots alrededor de un año antes y sabía que le jodió mucho salir de aquel grupo, porque me lo dijo por teléfono un día. Me dijo “tío, echo mucho de menos tener una banda de rock propia”. Creo que Chester quería tocar con sus amigos y además le gustaba tocar ésta música. Había cierta duplicidad.

Si te paras a analizarlo ¿por qué crees que Chester quería reformar Grey Daze? ¿Crees que le evocaba tiempos mejores o en los cuales tenía menos problemas?

Creo que ese es un análisis muy acertado por tu parte. Creo que es algo a lo que quería volver. Él y yo éramos muy cercanos y la banda era una excusa para estar cerca con más frecuencia. Él estaba lidiando con algunos traumas emocionales en los últimos dos años de su vida que le superaban. Poner a Grey Daze de nuevo en marcha le ofrecía un escape y una excusa para estar cerca de alguien con quien se sentía cómodo y comprendido.

“estaba lidiando con algunos traumas emocionales en los últimos dos años” 

Más allá del shock inicial evidente ¿te sorprendió la noticia de su suicidio?

Me sorprendió totalmente. Pensaba que había superado sus problemas, pensaba que los había trabajado y se había deshecho de ellos. Hablé con él dos días antes de su suicidio y estaba a tope, estaba excitado y contento. Estaba muy motivado con nuestra tienda de tatuajes, estaba contento por parar de girar una temporada, estaba feliz de hacer nueva música… estaba contento, en general. Se acababa de comprar una nueva casa justo antes de morir. No, no lo vi venir. Me llevó prácticamente un año asumir y aceptar lo que había pasado.

¿Qué canción es más emotiva para ti en éste disco?

Todas las canciones son emotivas para mí pero hay dos que destacan por encima de las demás. Una de ellas es “Morei Sky”. Tiene un sentido totalmente distinto tras la muerte de Chester. Las letras es algo que compusimos juntos y cuando las escuchas ahora suenan casi como si nos estuviese ofreciendo una disculpa desde el más allá. Por eso escogimos el título ‘Amends’ para el disco. Esa canción tiene un verso que dice ‘If I Had a Second Chance / I’d Make Amends’ (‘Si tuviese una segunda oportunidad / haría las paces’). Sinceramente pienso que ese es un mensaje que viene del otro lado por parte de Chester. Él se siente apenado por la manera en que nos dejó y se arrepintió en el mismo momento en que lo hizo.

¿Cómo era tu relación con Belinda, su viuda, durante el proceso de creación de este disco?

Belinda y yo somos amigos y socios. Al principio, cuando puse la idea sobre la mesa quizá era demasiado pronto para ella porque apenas hacia ocho meses desde la muerte de Chester. Le dije que lo comprendía y que nos llevaría bastante tiempo hacer el disco. Le di la opción de que, si al acabarlo le parecía mal, podía decir que no se editase. Me dijo que confiaba en mí, que yo era uno de sus mejores amigos y que tenía los mejores deseos en mente. Al final me dio su bendición y yo seguí adelante con el proyecto.

“Belinda me dio su bendición y yo seguí adelante con el proyecto”

Trabajar alrededor de las voces debe ser complicado pues, como decías, es el método inverso respecto a cómo se graba normalmente un disco. Dicho esto ¿estaban todas las partes vocales grabadas o hubo que hacer milagros técnicos en el estudio para compensar alguna parte aún no finalizada a tiempo por Chester?

Cada paso que dimos fue duro, así que te diría que sí, que todo fue difícil. Técnicamente fue muy complejo. A nivel emocional, también. Escuchar su voz durante los primeros meses una y otra vez fue un proceso difícil. Tras varios meses trabajando en los arreglos alrededor de su voz, el proceso se volvió casi como una curación. Terminó siendo una experiencia catártica donde todo el dolor que pasamos se convirtió en otra cosa. Hubo muchas lágrimas derramadas en el estudio y muchos momentos en los que nos teníamos que excusar porque nos sobrellevaba la emotividad del momento. Fue difícil pero me alegro de haber pasado por ello porque nos permitió superar su muerte.

Tom Whalley, quien fuese jefe de Warner Bros durante los inicios de Linkin Park, estuvo muy involucrado en el disco. ¿De qué manera? ¿Ayudó financieramente para que el proyecto pudiese ser una realidad?

A mitad del proceso comenzamos a recibir contactos de gente de diversas discográficas para involucrarse en el proyecto. Cuando comenzamos el proceso íbamos a editar el disco por nuestra cuenta y no pensamos demasiado en ello. A medida que fuimos contactando con sellos le dijimos a algunos de ellos que viniesen al estudio para escuchar lo que estábamos haciendo. Eventualmente organizamos un showcase para los cinco principales sellos y uno de los que vinieron al showcase fue Loma Vista / Concord. Tom Whalley se acercó al estudio y fue el único que me ofreció críticas constructivas. Hubo sellos que nos ofrecieron mucho más dinero que Tom pero su enfoque me parecía explotador y solo querían ganar un montón de dinero sin ver cuál era la intencionalidad real de éste proyecto. Tom me sentó y me dijo ‘mira, creo que lo que estás haciendo está bien, pero lo podemos hacer mucho mejor y solo me involucraré en éste proyecto si lo vamos a hacer bien’. Ese me pareció el mensaje correcto. Quería honrar la memoria de mi amigo, que se sintiese orgulloso de éste disco. El mensaje de Tom me pareció el más correcto en base a mis intenciones con todo esto.

Tras aquel día estuvimos varios meses en contacto, intercambiando conversaciones de ida y vuelta y terminamos desarrollando una amistad. Tom se ha convertido en una especie de protector del legado de Chester. Él estaba en Warner Bros, conocía a Chester, comprendía a Chester y creo que era tan importante para él hacer bien esto como lo era para mí. Le preocupa lo suficiente el legado de Chester como para querer hacer las cosas de la manera adecuada.

¿Hubo en algún momento la posibilidad de que los miembros de Linkin Park fuesen partícipes del proyecto?

No, porque esto no iba a de Linkin Park sino de Chester y Grey Daze. No tiene nada que ver con Linkin Park y no lo digo como un dardo hacía ellos. Les deseo lo mejor y les vi hace poco en la boda y no tengo problema en hablar con ellos. Pero este proyecto iba de otra cosa. Iba de lo especial que era Chester como humano, vocalista y como amigo. Por eso lo intentamos separar de Linkin.

“No tiene nada que ver con Linkin Park”

¿No habría sido una manera bonita de cerrar el círculo?

Si hubiesen querido eso podrían haber levantado el teléfono y haberlo pedido, pero no era algo que íbamos a buscar activamente. Las personas que han participado en el disco eran personas que conocían a Chester, personas con las que él tenía una conexión, como el caso de Munky y Head de Korn. Eran tíos a los que Chester amaba y con quien le habría encantado tocar. Él tenía una gran conexión con ellos y siempre le trataron genial incluso antes de ser una estrella del rock. A él le encantaba lo que ellos hacían musicalmente y era natural contar con ellos en el disco. En el caso de Chris Traynor de Bush su participación viene dada porque Bush fueron una gran influencia para Chester como compositor. Era otro invitado que encajaba perfectamente. Esa era la gente a la que buscamos: a la gente que nunca tuvo una oportunidad de colaborar con Chester y a la que él quería con locura.

Grey Daze Chester Bennington

Grey Daze

¿Qué fue lo primero que te llamó la atención de Chester cuando le conociste?

Tenía una energía inmensa. Teníamos una broma interna. Le solía llamar Hefesto, el Dios griego del fuego. El tenía algo que le ardía por dentro, tenía una inmensa energía en sí que nunca se acababa. Tenía una pasión por la música que, mezclada con esa energía, le hacía imparable. El sabía que iba a ser una rock star y no tenía nada que ver con el dinero o la fama, sino con lo que el necesitaba ser.

Cuando la banda explotó con “Hybrid Theory” ¿estabas feliz por él? ¿Crees que estaba feliz o crees que el negocio le fue hundiendo a nivel personal? ¿Alguna vez te comunicó preocupaciones en ese sentido?

La verdad es que no. Cuando “Hybrid Theory” salió a la venta, él y yo llevábamos un año sin hablar. Estuvimos dos años sin hablar porque tuvimos una gran discusión cuando Grey Daze se separaron. Pero estaba muy feliz por él. Recuerdo recibir la demo de aquel disco en el estudio que tenía por entonces y se la llevé a mi esposa y le dije que esa banda era genial y que Chester iba a ser grande.

Nunca estuve celoso de su éxito ni nada por el estilo. Fue fácil para mí sentir felicidad por su éxito y cuando consigues eso, en lugar de ser celoso o envidioso, te conviertes en alguien mejor como ser humano.

“Nunca estuve celoso de su éxito ni nada por el estilo”

El single inicial, “Sickness”, cuenta una historia de bullying y acoso sufrida por Chester. Siendo un tema bastante corriente en la sociedad actual ¿crees que contribuirá a generar debate y quizá ayudar a alguien que esté pasando por lo mismo?

Absolutamente. Es uno de los grandes regalos que nos daba Chester. La manera que tenía de comunicar sus emociones. Si la persona que está al otro lado escuchando su música tiene dificultades expresando sus pensamientos, siempre podrá escuchar a Chester dándole voz y haciendo resonar su mismo sufrimiento a través de su voz.

Sergi Ramos