Tras siete largos años de silencio de estudio, Finntroll vuelven a la carga con ‘Vredesvävd’, un trabajo que para algunos incluso es el mejor de su carrera.

Llamamos a Mathias Lillmans, cantante del grupo, para que nos explique cómo ha planteado la banda este nuevo trabajo tras una pausa tan larga, aunque también charlamos un poco sobre la crisis sanitaria, sobre los fans del folk y sobre el curioso libro en el que él y otras bandas finesas han estado trabajando.

Trolls de cuarentena

Buenas tardes Mathias, ¿cómo estás? ¿Cuál es la situación ahora mismo en Finlandia?

Poco a poco todo va volviendo a la normalidad. No ha habido ningún nuevo positivo desde hace bastante, lo que es bueno, y en mi ciudad ya hace más de un mes que no hay contagios. Los restaurantes abren con aforo limitado, y empiezan a haber conciertos aquí en mi pequeña ciudad de la costa oeste finlandesa. Fue un concierto raro por eso. Todo el mundo tenía que estar sentado y no podían haber más de cincuenta personas. Aunque bueno, es mejor que nada, y me gusta ver como las cosas vuelven a la normalidad.

¿Sabes que Doro hizo un concierto con coches? ¿Harías tú algo así?

Si, ¡lo he visto! De hecho, ha sido hace nada, porqué la verdad es que me provocaba mucha curiosidad ver cómo funcionaba. Había gente sentada en los tejados de sus coches y era todo muy raro, como en los autocines de los años cincuenta. La verdad, a mí no me importaría dar un concierto así, si al menos con los coches puedes quitar las limitaciones al aforo. Algunos festivales nos han tanteado para volver a actuar si cobrábamos menos, so pretexto de que a menos audiencia hay menos ingresos para ellos, pero no es algo que podamos asumir.

Sería muy divertido de hacer, ya no solo un concierto de coches por la novedad, sino solo por tocar, ¡maldita sea! Aun así, me gustaría poder hacer algo que no sea componer, un livesrteam o algo parecido como ya han hecho algunas bandas.

Esperemos que en un concierto con coches de Finntroll a nadie se le ocurra empezar un mosh pit.

(Risas) No no, sería terrible. Aunque es difícil no hacer mosh pits con nuestra música.

¿Cómo has estado lidiando con esta crisis sanitaria?

Justo cuándo comenzó todo, Finntroll acabábamos de entrar en el estudio, y aunque hubo algunas complicaciones, creo que nos fue bien. No hubo distracciones. No había bares, no podíamos quedar con nuestros amigos. Hicimos lo que fuimos a hacer al estudio, que es grabar y componer. Las normas eran estrictas, como, por ejemplo, no podíamos estar más de tres personas a la vez en la sala de mezclas.

 

Tuvisteis suerte de no estar de gira. ¿Qué estabais haciendo cuándo todo se volvió tan dramático?

Podría haber sido mucho peor, desde luego. Más que las consecuencias directas, lo que ha sido malo por nosotros es lo que está por venir, ya que teníamos fechas para un tour bastante largo en septiembre y octubre por Europa que se han cancelado, y también teníamos festivales en México y Japón.

Habría sido mucho más difícil tener que volver a toda prisa a Finlandia, como les ha pasado a tantas otras bandas, y más allá de la música, hay gente que está muriendo o perdiendo sus puestos de trabajo, así que si, me considero bastante afortunado.

Lo único verdaderamente terrible fue que Skrymer justo estaba en Alemania cuándo empezó toda esta locura y no pudo grabar sus partes de guitarra con nosotros, por lo que tuvo que hacerlo a distancia, desde el estudio casero de un amigo.

¿Qué habéis planeado hacer para lo que queda de 2020?

Hemos decidido que no haremos nada hasta marzo. Ahora toca descansar, recargar las pilas y cuándo todo vuelva a la normalidad volveremos a la acción. Creo que cualquier decisión habría sido errónea, así que nos hemos olvidado de 2020. Como banda es un año que ya ha terminado. Por ejemplo, Alemania es un país muy grande para nosotros, un sitio en el que podemos hacer muchísimos conciertos para un número nada despreciable de personas, por lo que vistas las medidas sanitarias que se están tomando, no hacer planes de gira ahí sería un suicidio económico.

Una larga espera

Han pasado 7 años desde ‘Blodsvept’, vuestro ultimo álbum, y había rumores de que no ibais a hacer más música, incluso que era posible que desaparecierais como banda. ¿Como es que tardasteis tanto?  

Es triste que la gente pensara eso. Tuve mucho miedo de que los fans pensaran que lo habíamos dejado, pese a tú podías entrar en nuestra página de Facebook y ver que seguíamos haciendo conciertos. El año pasado, por ejemplo, hicimos 30, que no está nada mal. Por supuesto había los que decían que no íbamos a sacar nueva música, y es uno de los motivos por los que pusimos una fecha límite al lanzamiento de ‘Vredesvävd’.

Cuando estuvimos de gira con ‘Blodsvept’ la sensación de fatiga era general, y no solo estábamos cansados de la carretera, Henri (Trollhorn) parecía haberse quedado sin ideas, y nos pilló bastante por sorpresa. El enfoque compositivo ha sido totalmente diferente. Decidimos que haríamos un tour por el décimo aniversario de Nättfod en 2014 y que luego ya se vería, que quizás para entonces tendríamos mejores ideas, pero cuándo el tour terminó vimos que la situación era la misma.

Por eso decidimos relajarnos y tomarlo con calma, y de pronto habían pasado dos años y que no habíamos hecho nada, creo que tal vez teníamos ideas solo para dos canciones. Le pedimos una deadline al estudio, que nos dijo algo así como nueve meses, y en aquel momento nos pareció adecuado. De repente las cosas comenzaron a moverse todo mucho más rápido, las canciones comenzaron a hacerse y el sonido distinto que buscábamos llegó a nosotros.

¿Tenías ganas o estabas un poco nervioso o asustado?

¡Sigo un poco asustado! Aún no sé cómo reaccionará la gente, y hay pocas cosas peores como artista que tu propio público te de la espalda. Me gusta decir que ha cambiado el sonido, que hemos regresado al sonido primordial del grupo, algo quizás más crudo. Yo personalmente estoy muy satisfecho.

¿Veremos a unos Finntroll totalmente nuevos o Podemos esperar algo similar a los otros trabajos?

Por algún motivo sentimos que debíamos hacer canciones más grandes, más rápidas y más melódicas, que al final es lo que esperan de ti cuándo “evolucionas”. Creo que hay muchas canciones que se parecen a nuestros últimos álbumes, y que perfectamente podrían colar como una más, pero la sensación es muy de la vieja escuela, como lo habríamos hecho al principio. Diría más, pero es algo que debes escuchar para entenderlo, ya sabes, ¡compra el álbum! (risas).

Finntroll

Finntroll

Hace poco has colaborado con Alestorm en la cancion “Chomp chomp”. ¿Qué opinas de este nuevo sonido que persiguen nuevas bandas de folk como Equilibrium, Korpiklaani o los mismos Alestorm?

Por algún motivo Finntroll siempre hemos estado alejado de las tendencias de otras bandas, vivimos en una burbuja. Por ejemplo, si escuchas el nuevo álbum de Alestorm, el tono de la guitarra es muy moderno, y la verdad, no creo que sea algo que fuera a quedar bien con nuestra música, así que, en ese aspecto al menos, preferimos ceñirnos a lo que sabemos hacer. Pero quién sabe, puede que algún día escuchemos algo que esté de moda y pensemos: “Ey, esto encajaría con nosotros”, y decidamos hacerlo, por lo que nunca se sabe.

Este será tu cuarto album con Finntroll, y me gustaría saber un poco cómo funciona la creación y la composición. ¿Te deja Trollhorn espacio para componer y participar o lo hace todo él?

En este álbum he tenido la mayor colaboración en las canciones desde que estoy en la banda, y Trollhorn se ha hecho un poco al lado, pese a que siempre ha estado ahí, y de hecho me ha pedido muchas veces mi opinión a lo largo de sus composiciones. Al final sí que ha habido muchas canciones que son 100% mías, y es algo que me hace muy feliz, creo que es un buen cambio.

El folk metal como género

Este 2020 ha salido a la luz el libro llamado “Folk Metal Big 5”. De momento solo está disponible en finlandés, por lo que no puedo leerlo, ¿podrías hablarme un poco de él?

Es una especie de historia del folk metal, aunque realmente intenta explicar lo que no es (risas). Habla de dónde viene el sonido y reúne los cinco grandes nombres del folk como género, y cómo ha sido el viaje de estas bandas finesas que lo han definido. He podido leer unos cuántos párrafos sueltos, pero no he podido hacer una lectura completa, por lo que me estoy muriendo de ganas de irme a mi casa de verano y poder echarle el guante.

Algo bueno de esta crisis es que es mi primer verano sin festivales y conciertos, así que podré buscar unos buenos libros, unas cuántas cervezas y sencillamente relajarme.

Supongo que el Big 4 estuvo presente cuándo decidisteis el título.

Si, al principio como una broma, pero eh, ¡tiene gancho! (risas).

¿Habéis estudiado la posibilidad de imitar al Big 4 y hacer una gira juntos?

Si, la idea está en al aire desde hace bastante tiempo. Hubo una promotora, ahora no recuerdo cual, pero que ya hizo un super tour de bandas de folk finlandesas con Alestorm y Equilibrium también por ahí. Está claro que volveremos a salir con Moonsorrow y Kopiklaani, pues somos grandes amigos, ¿pero los cinco a la vez? Nunca digas nunca, pero es una tarea bastante complicada. Todos tenemos nuestros compromisos, y alinearlos en una super gira se me antoja algo bastante complicado.

Finntroll MetalDays 2019

Finntroll (Foto: Elena Marco)

El folk siempre ha consistido en mezclar cosas que a priori parecen incompatibles, miraos a vosotros, que juntáis el black metal y el folk. Tras todos estos años, ¿te sientes más inclinado hacia un estilo que por otro?

Yo nunca he sido un gran fan del folk. Ya sabes, de esas bandas super folky, muy tranquilas. En los noventa había bandas de black metal como Satyricon que incluían pasajes en acústico muy reminiscentes de este sonido. Finntroll nunca hemos sido tan folkis como Korpiklaani, que siempre han tenido un pie en ese género y otro en el metal. De hecho, a mí siempre me ha parecido curioso que nos metieran en la misma bolsa, porqué puedes escuchar un disco nuestro y encontrar dos riffs de folk contados, y aún así siempre seremos folk metal.

No te confundas, creo que la escena folk metalera es muy distendida y abierta, y creo que tiene la misma energía positiva que el punk, y estoy encantado de ser partícipe de ello.

¿Dirías que el folk metal tiene la mejor escena?

Creo que es una gran evolución de la audiencia. Es genial que la gente esté más abierta de mente y que esté dispuesta a escuchar de todo, y creo que esto es en parte debido a que muchas bandas de folk son party bands, y que la gente va a sus conciertos a beber y divertirse. Si escuchas el black metal, las letras son mucho más filosóficas y siempre intentan ser más técnicos que divertidos, por lo que creo que la audiencia reacciona según lo que le pongas delante.

Sería raro ver a una banda de black que hablara solo de beber.

Exacto. Para eso tenemos al thrash y a los punkis. Aunque bueno, el black metal era muy parecido al thrash en sus orígenes.

¿Qué podemos esperar de Finntroll ahora que por fin habéis sacado el nuevo álbum?

Habríamos tenido un buen mes de septiembre en Europa, y luego habríamos atravesado Escandinavia. Creo que habrían sido al menos dos años de gira bastante intensos, y luego me habría gustado hacer algo con mis otros proyectos, trabajar un poco con la idea de siempre de disco y tour.

El incierto futuro

¿Tocara esperar otros 7 años para el próximo álbum?

(Risas) Esperemos que no. Aún no tenemos fechas, claro, pero espero que no sean otros siete años. Necesitábamos descansar, por eso en parte tardamos tanto, y creo que esta cuarentena nos ha hecho descansar a todos y tener más ganas. Nunca se sabe, porqué el futuro es incierto, pero no quiero volver que tener que esperar tanto tiempo para hacer música nueva

¿Cuál es tu mejor recuerdo de España?

Hay una gran diferencia entre los públicos, sobre todo cuándo comparas por ejemplo el este de Europa o América con otras. Cuando tocas en estos lugares, el público tiende a ser más brutal, a hacer muchos mosh pits y un headbang muy loco, y luego vas a España o América Latina hay muchos más cánticos y coros, es una reacción mucho más positiva, y aunque las dos me gustan, me parece muy bonito cuándo el público se te une a cantar. Por cosas así me gusta tocar en España.

Finntroll España

Finntroll en España en 2021

¿Esta música tan para cantar y bailar esta hecha para países como España?

Me gustaría decir que si, y de hecho algunos de nuestros mayores shows han sido en Sudamérica, con toda esta energía tan positiva. Creo que estos lugares tienen potencial para crear grandes bandas, será cuestión de tiempo ver que sale, pero desde luego espero que me guste tanto como vuestro fantástico clima.

¿Le tienes miedo al intenso sol español?

¡No! Siempre que voy a estos lugares aprovecho cada rayo de sol como un lagarto, porqué luego vuelves a casa y son seis meses de invierno y lo echas de menos. Por supuesto los veranos en España son de locos, y si tocas en un festival al aire libre a cuarenta grados piensas: “¿Esto es un escenario o una parrilla?” (risas). Eso sí, te cambio el verano español por el invierno finés cuándo quieras.

Marc Fernández