Mientras el mundo piensa en 2022, Ciclonautas no piensan dejar que 2021 se escape sin aprovecharlo. Con un nuevo disco, 'El Camping Del Hastío' -tremendamente premonitorio- y una mini gira por delante, Ciclonautas son el momento.

Mientras todo el mundo se centra en posponer sus giras y esperar a ver qué depara el futuro, Ciclonautas no solamente editan un nuevo disco sino que además anuncian cuatro presentaciones en toda España, a la antigua usanza. Vitoria, Madrid, Bilbao y Barcelona verán como la banda se vacía sobre los escenarios en una mini gira con la que presentarán su nueva obra, ‘El Camping Del Hastío’.

En los años que han pasado desde que ‘Bienvenidos Los Muertos’ situase al grupo en el radar y tras una maratoniana gira de su batería Alen Ayerdi con su banda madre, Marea, Ciclonautas vuelven con un disco más aperturista, más preciosista y, sobre todo, cargado de energía con la que sobrellevar los tiempos inciertos que nos ha tocado vivir. Hablamos con el músico sobre el nuevo trabajo y la pandemia. 

¿Estaba listo el disco antes de que explotase la pandemia o lo habéis trabajado durante este último año?

Nosotros terminamos la gira de ‘Bienvenidos Los Muertos’ en diciembre de 2016. Mai se quedó en 2017 componiendo canciones y a mitad de 2018 vino por España de nuevo y comenzamos a montar algunas. No obstante, no fue hasta que terminó la gira de Marea en 2019 que pillamos un vuelo los tres y nos fuimos a Rosario, Argentina, para encerrarnos todo enero, febrero y la primera semana de marzo de 2020 y liarnos a montar canciones.

Le dimos tiempo de sobra a Mariano para componer canciones y para curarse de las heridas de guerra que nos habían dejado las giras que habíamos hecho y nos pusimos a hacer una selección de temas. De todo lo que tenía Mariano montamos dieciocho canciones y, de esas dieciocho, finalmente escogimos las once que forman parte del disco. 

Volvimos de Argentina la semana antes de que nos encerrasen a todos. Fue por los pelos. Así que toreando como hemos podido, usando salvoconductos y dándonos de alta aquí y allá en la Seguridad Social para tener justificaciones, pudimos ir ensayando tres veces por semana para ir arreglando lo que le faltaba a las canciones y entrar a grabar en julio de 2020.

A partir de ahí estuvimos tres meses en el estudio muy a gusto y lo demás ha sido mezclar y preparar los videos y los detalles del lanzamiento. En noviembre lanzamos el single “El Sol”, luego vino “Bombo Sicario”… pero no nos hemos guardado nada. Incluso ahora, que podríamos habernos guardado los conciertos de presentación, hemos decidido salir de gira sea como sea, aunque la gente tenga que estar sentada. Nos fastidia que sea así, pero para nosotros este es el momento de salir a tocar. 

No te puedes aguantar un disco durante un año en las manos. 

La situación y el hastío, como dice el título, no acompañan. Nos han metido a cada uno en nuestra parcelita, en nuestra tienda de campaña, a toda la humanidad. Te quitan tus libertades y encima la situación se prolonga de manera tremendamente larga cuando la única preocupación que tendrían que tener es ponernos las vacunas, no multarnos cuando salimos o cuando los chavales hacen botellón.

Las vacunas están. Hay países que han vacunado a un ritmo extremadamente alto. Nosotros no podemos más, tenemos que salir a tocar. Es nuestra profesión. Te diría “mira, es que al menos nos han dejado trabajar”, pero es que ni eso. En nuestro caso no nos han dejado. 

¿La pandemia no ha afectado a las letras pues?

La canción “El Camping Del Hastío” existía ya, pero date cuenta de que hay frases que son muy visionarias como “murió el tiempo al vivir en el camping del hastío”. ¿Quién no ha sentido que se le ha muerto el tiempo al vivir esta situación? Es increíble la capacidad que tienen ciertos artistas, como Mai, de prever las cosas y sentirlas antes de que sucedan. Por eso son artistas, creo yo.

Crónias Ciclonautas Madrid 2021

Ciclonautas (Foto: Nocnar Tosnophal)

¿Como habéis gestionado este proceso? Hay gente que se ha vuelto hipercreativa y ha compuesto tres discos en un año y gente que ha pasado a estar absolutamente superada por las circunstancias y apática. ¿Habéis compuesto más material aparte de las dieciocho canciones en las que trabajasteis?

No, hemos estado centrados en este disco. Podemos decir que la música y el rock nos han salvado la vida. Nuestro agarradero ha sido quedar para ensayar e ir puliendo las canciones. Como siempre, la música nos ha ayudado.

A nivel personal y profesional, no dejas de ser un superviviente. ¿Te ha condicionado mucho esta situación o cuando llevas cierto recorrido lo ves todo como una piedra más de tantas que hay en el camino?

Sí que afecta. Me ha afectado mucho en el sentido de constatar que los músicos importamos muy poco. Los músicos somos como las putas. 

Ciclonautas (Foto: Nocnar Tosnophal)

Todo el mundo las usa y nadie las menciona.

Todo el mundo nos usa y cuando pasa algo, se mira hacia otro lado. La música la ha usado todo el mundo, ha cambiado las emociones de todo el mundo y ha llevado alegría a todos los hogares durante la pandemia, pero si hay que cerrarle el grifo a alguien y dejarle en casa sin que ejerza su profesión, es a los músicos, porque es peligroso. No se muy bien cuál es el razonamiento de que haya menos peligro en un metro petado de gente o en un concierto con todas las medidas de seguridad -teniendo en cuenta la profesionalidad con la que ha actuado todo el sector-.

Me doy cuenta de que seguimos siendo considerados prescindibles, que seguimos siendo considerados ocio y nunca cultura, y eso me ha quedado muy claro. Les da igual lo que pase con nuestros negocios. Han recibido ayudas directas sectores que se consideran más importantes, como el turismo, pero la música como tal, si se hunde… no pasa nada. Así es como yo me he sentido en este tiempo.

Se habla de “rock más reposado” en un texto de promoción del disco. Lo que sí es cierto es que la aridez de ‘Bienvenidos Los Muertos’ ya no está aquí, se ha convertido en melodía. Es un disco más fácil de absorber que el anterior. ¿Era el planteamiento original de Mai a la hora de componer?

Eso es muy difícil de conseguir. Lo que sí que habíamos pensado es que ‘Bienvenidos Los Muertos’ quedó muy áspero en lo que a las voces se refiere y hemos intentado limar asperezas en ese sentido para redondearlo todo bien. Hemos querido lograr un sonido de disco, más preciosista. Lo del “rock reposado” es porque le hemos dado tiempo, no hemos tenido ninguna prisa en hacer el álbum. Hasta que no ha estado totalmente finalizado como queríamos, con los arreglos que tenía que haber, no nos hemos lanzado a publicar.

Ciclonautas

‘Bienvenidos Los Muertos’, comparativamente, fue muy poco reposado porque la banda tenía conciertos cerrados y queríamos acabarlo rápido para salir cuanto antes. Salió un disco muy cañero y directo, pero preferimos darle un poco más de tiempo a las cosas para que cuando escuchemos el álbum dentro de un montón de años nos siga haciendo sentir orgullosos. Esa es nuestra lucha: hacer cosas que sean atemporales. 

En un primer momento me daba la sensación de que Ciclonautas era más un capricho, un proyecto con el que llenar el tiempo en el largo parón que sufrieron Marea después de ‘En Mi Hambre Mando Yo’. ¿Has vivido un enamoramiento progresivo de la banda y del proyecto que quizá no tenías en un primer momento?

Yo con Ciclonautas entré por la puerta grande y con todas las ganas de hacer cosas en el momento en que escuché las ideas que me aportaba Mai y quedábamos para escuchar música. Ciclonautas me ofrece una parte de creatividad que no tengo en Marea. Es otra cosa, no tiene nada que ver. Marea es perfecto en lo que hace, es mi visión del rock urbano y ahora ya a la máxima expresión: creo que es la banda de rock urbano que cogerá el testigo de todo.

Pero hay una parte de creatividad en los sonidos que puedo explorar en Ciclonautas y no en Marea: sonidos stoner, sonidos de rock sureño, nuestra reinterpretación del rock argentino mezclado con el rock español… hay cosas que hago con Ciclonautas que nunca haría con Marea. No tendría ningún sentido que yo apareciese en un ensayo de Marea diciendo que vamos a hacer un tema country mezclado con chacarera. No está en el contexto del grupo. Para eso te has de salir y montar otro grupo con el que explorar tus inquietudes.

Ciclonautas (Foto: Nocnar Tosnophal)

¿Qué canciones son las que ves más fuertes en este disco? 

El otro día hicimos una mini actuación en la oficina de Live Nation y me sorprendió cómo funcionó “Agua Va”. Ahora estamos promocionando “Eterno Aprendiz”, que no es tan de directo pero que está gustando mucho. En general, es un disco que vamos a poder reproducir en directo sin mucho problema. Empezaremos tocándolo todo y luego veremos cómo se va adaptando el repertorio. De momento tiraremos del disco nuevo íntegro y algunas selecciones de discos anteriores. Hay temas como “El Ombligo” que funcionarán bien en directo o “El Souvenir”, que la hemos colocado justo antes del bis. 

Hablemos del toque AC/DC del disco. Marea por ejemplo, han trabajado con Mike Fraser, que es quien mezcla los discos de AC/DC. ¿De qué modo te ha influido eso en los derroteros por los que camina este trabajo?

Hay una búsqueda activa y consensuada entre los miembros de la banda. Mariano siempre busca cosas que le motiven. Iñaki Llarena es nuestro productor y es una suerte, porque es un apasionado de todos los sonidos y de todo lo nuevo que sale, así que es muy fácil pedirle cosas y que entienda de lo que le estamos hablando, sea un sintetizador o un efecto o un sonido de guitarra o un plugin de bajo. Nosotros le cantamos cosas y sabe rápido lo que queremos. Mucha culpa de que Ciclonautas haya innovado en su sonido es de Iñaki Llarena. Y no nos podemos olvidar de la masterización de Chris Gehringer, que ha sido el complemento perfecto para la producción de Iñaki. 

Después de los cuatro conciertos preparados para mayo y junio, ¿tenéis planes de una gira más amplia cuando todo se vaya aclarando?

De momento vamos a centrarnos en las presentaciones. Iremos tocando este verano e iremos viendo lo que sale. Planificaremos hasta donde podamos, pero nuestra idea es tocar en directo, que es de lo que más ganas tenemos. Las dos giras anteriores fueron muy bonitas y tenemos muchas ganas de enseñar las nuevas canciones.

Sergi Ramos