(...) Inmune nos descubrían que su valor reside en un sonido de aparente sencillez, pero con riqueza. Rock sobrio y con clase, pero apto para todos los oídos y aún así (¡lo más difícil!) sin llegar a caer en lo previsible.

Se presentaba una noche interesante de rock nacional de corte metalero en la cada vez más popular Sala Bóveda. Y es que la antigua Mephisto está limpiando a pasos agigantados su reputación, que antes asociábamos a una nefasta sonorización. Ahora, habiendo dado un salto cualitativo en cuanto a calidad de sonido, resulta perfecta para acoger conciertos de medio formato y atrae nombres de cada vez más nivel, consiguiendo así que la programación se vaya despegando del carácter exclusivamente underground (que sí mantiene la estética del lugar).

El primer plato de la velada tenía nombre oriental, pero sabor a un metal muy de aquí. TAO es una banda que ha irrumpido con paso firme en el panorama nacional gracias a su primer álbum, en el que destaca la precisión a la hora de componer, redondeada por una magnífica producción, a cargo de Jorge Escobedo de Sôber. La química que muestran en el escenario, una técnica depurada, esa constante conexión con el público que gestionan con maestría y el gran carisma de su guitarra y vocalista Micky Vega, son la clave de la exitosa forma con la que transportan sus canciones al directo. Deleitaron a sus -ya numerosos- seguidores con temas como “Código de Honor”, “Abandonados”, “Demonio Escondido” y (¡sorpresa!) una versión de “La Chispa Adecuada” de Héroes del Silencio, con los que consiguieron caldear el ambiente.

Llegó la hora de Inmune y subió al escenario el cuarteto oficial, acompañados por Micky Vega, que se pegaba un buen doblete esa noche ya que le tocaba realizar el papel de segundo guitarra con el cabeza de cartel después de darlo todo como telonero con la banda que lidera!

Y empezaron apostando fuerte, poniéndonos las pilas con “Caes, Caes, Caes”, uno de los temones indiscutibles del disco: contundente, rabioso, con un manejo inteligente de los contrastes y cuya efectividad cae por su propio peso. El siguiente corte, “Bucle Mental” es la joya con más potencial de este primer trabajo, quizás porque su coherencia a nivel de estilo lo convierte en un tema muy directo que hizo las delicias de un target concreto: es su tema cañero y oscuro por excelencia. Ese pedazo de riff y las melodías de inspiración árabe nos sedujeron y atraparon en seguida, ¡fue imposible estarse quieto! Completando el bloque “cañero”, también sonó “El Tiempo No Existe”, de estribillo 100% coreable, con ese carácter que oscila todo el tiempo entre lo épico y lo divertido.

Era una fecha importante para la banda: presentación del álbum en su propia ciudad. Había una gran expectación y los cuatro habían salido a por todas a defender un proyecto por el que, se nota, apuestan firmemente. La formación de músicos, se centraba en ofrecer su sonido compacto (no abundan los solos ni los alardes de virtuosismo, aquí lo que prima son las canciones) con bien de elegancia y sobriedad, dejando a su vocalista hacer de maestro de ceremonias e interactuar con el público. Impresionándonos con su siempre impecable y personalísimo trabajo vocal, Morti desplegó su carisma y su repertorio de recursos escénicos: esa intensidad interpretativa, esa manera de dirigir la energía de lo que sucedía en el escenario, su particular forma de moverse y saber estar en las tablas, y esas muecas con las que parecía amenazarnos con arrancarnos un trozo… de alma y meterlo en un bote con formol!

Era curioso como entre TAO e Inmune, había puentes de conexión pero también un gran contraste entre ambos. Mientras los primeros aportaban grandes dosis de fiera energía, canciones redondas y buen rollo, Inmune nos descubría que su valor reside en un sonido de aparente sencillez, pero con riqueza. Rock sobrio y con clase, pero apto para todos los oídos y aún así (¡lo más difícil!) sin llegar a caer en lo previsible.

Esa contradicción de caracteres entre los dos grupos también se hizo patente en como abordaron la cursi temática del día: San Valentín. TAO encarándolo con humor (bromearon y subieron al escenario a un fan para hacer una declaración de amor con ramo de flores incluido) e InMune aportando el matiz crítico: Morti arremetiendo contra el carácter capitalista de estas tradiciones. No podemos evitar la reflexión friki: ese detalle nos hizo recordar el sketch de Muchachada Nui donde en el “Juicio del Rocanrol” una de las pruebas es “poner al público en ebullición con insultos al sistema y demagogia rocanrolera” (sí, nos lo sabemos de memoria…) recurso trillado pero que se evidenció que sigue funcionando.

Y es que había que tirar de todas las triquiñuelas escénicas que se le ocurrieran a uno porque el público de Barcelona ya sabemos todos lo frío que es (que nos conocemos eh!). Por suerte, las 200 personas ahí congregadas cedieron a los estímulos musicales y por la mitad del setlist nos vimos sorprendidos por un gran porcentaje del público que coreaba las canciones que se sabían de pe a pa. Ojo, todas, no solo el single o las más pegadizas… y esto es muy buen dato sobre la acogida que ha tenido el disco.

Al haber gastado casi todos sus ases en el primer bloque (y entendemos por “as” en este caso, las canciones más durillas, las más cercanas al gusto del fan promedio de los anteriores proyectos de los miembros de la banda: Skizoo, El Fantástico Hombre Bala, Sátrapa), Inmune corrían el riesgo de entrar de lleno en cierta dispersión, a medida que iban sacando los temas de tempo más reducido y de estructuras más originales. Y sin embargo no fue así: gracias a esa cierta magia que contienen esos temas del álbum -nos referimos a esas joyitas, esos temas más sutiles- el público ya estaba entregado y la cosa no aminoró. Impecable la interpretación de “Tú”, un grower en toda regla, y lo potentísima que sonó “Aunque Me Quedara Ciego”: perfecta tanto en la letra (lirismo solemne pero sin llegar a pedante) como en la emoción que desprendía la música (casi cinematográfica pero sin llegar a hortera). Un huracán, en su punto justo.

Se estaban guardando el (acertadamente elegido) single, “Ilumíname” para el final, y con el pusieron el broche de oro a esta exitosa velada. Ya mucho más sueltos y jugando a apuesta segura, se comieron el escenario. La única pega estaría en que Morti la cantó de una forma menos “metalera”, quizás acostumbrado ya a interpretarla adaptada a otro carácter, en los numerosos acústicos promocionales que ha dado el grupo.

Conclusiones: estos cuatro músicos tienen cuentan con un proyecto muy sólido que irá creciendo y que merece que dejemos de lado absurdas etiquetas y (odiosas) comparaciones. ¿Puede Inmune gustar, y mucho, a los fans de Skizoo? Definitivamente sí. ¿Son Inmune la continuación de lo que fue Skizoo? Definitivamente no: en cuanto a sonoridad se ve más clara una intención de aproximarse a un metal más sugerente y alternativo del estilo de, por ejemplo, A Perfect Circle, las letras contienen una mayor profundidad y reflexión y estamos ante un proyecto más ambicioso en el sentido artístico. Esperamos más sorpresas en un futuro disco!

Promotor:Background Noise

Día:2014-02-14

Sala:Sala Bóveda

Ciudad:Barcelona

Teloneros:TAO

Puntuación:8