Hora y 45 minutos de show. No está nada mal. Puede que sea en parte lo mismo de siempre, pero sigue emocionando y convenciendo. Llegará pronto a los 50 y sigue enamorando cada vez. Una mujer eterna, un ejemplo a seguir…

Hablar de Doro Pesch es casi como hablar de Saxon. Ambos leyendas vivas del heavy metal, supervivientes de los 80 y capaces de mantener su carrera discográfica con mucha dignidad. Pero si en algo son idénticos es que en sus directos nunca defraudan. Uno cuando va a sus conciertos ya sabe, casi de memoria, el cómo va a ser el show. Lo que va a caer, los momentos de coreo, los solos e incluso los gimmicks o frases hechas que van a caer. Puede que siempre sea lo mismo, sí, pero igualmente es todo ejemplar. La Razz II se vestía de gala para recibir a la rubia de Düsseldorf, una vocalista legendaria. En un primer momento, cuando la gira se anunció, parecía que los shows hispanos iban a contar con varios invitados sorpresa. Pero Barcelona y Madrid no son feudos como Hamburgo, y aquí finalmente no vino Halford, ni Hansi Kursh ni Chris Boltendahl. Pero la banda se basta para seguir enamorando.

Los teloneros dieron color a la gente pero la cosa no terminó de convencer. Todo lo contrario con la agrupación que lleva la diva germana. Se nota que esta gente lleva años trabajando juntos. Los coros son reales, el grupo sabe en cada momento dónde y qué tiene que hacer. Las coreografías están ensayadas y hay muchos detallitos escénicos. El montaje levaba plafones de luces en vertical y un par de calaveras con gafas de sol. Nada exagerado, pero sí efectivo. Primero fue la banda que se arrancó con una excelente “I Rule the Ruins”, a la que entró luego Doro para mostrar su energía habitual. Su presencia, movimientos y carisma ya estaban patentes. Los tres cuartos de sala muy receptivos y las referencias a Warlock serían inacabables. Primero “Earthshaker Rock” y luego la potentísima “Burning the Witches”. El sonido muy pulcro, la ecualización ideal y un Nick Douglas muy enchufado en los coros.

Había dos teclados en ambos lados del escenario si bien en algún tema quedarían algo difuminados. “Fight for the Rock” sonó a gloria, pero una de la que ya se ha convertido en un nuevo clásico es “The Night of the Warlock”. Un medio tiempo inspirado y que permite a la gente corear. Ese ciclón rubio ya se había comunicado con nosotros, con su sonrisa eterna, con esa energía que desprende y con ese inglés tan germánico. Es toda una comunicadora y siempre tiene palabras de agradecimiento. Hizo cantar a la gente de izquierda a derecha pasando por el fondo y las primeras filas. Johnny Dee estaba en lo alto de la tarima de la batería. Mucho carisma y técnica. La pieza de su última obra que también se ha ganado un sitio en los setlists es “Raise your Fist in the Air”. Corte hímnico y 100% Doro que resultó ser una gran baza para el directo. El detallito de la noche fue que unas chicas le acercaron un cartel a Doro en el que estaba escrito “Metal Tango”. Nuestra heroína decidió atacar ese tema, al más puro estilo Bruce Springsteen. Un detalle por el que sería muy ovacionada.

Tras una breve charla en la que intercaló alguna frase en catalán el grupo atacaría la potente “Burn It Up”, con ese riff inmortal escupido por las guitaras de Bas Maas y Luca Princiotta. EN directo siempre sube de revoluciones. Luego hubo el homenaje a Dio. Doro nos contó la veneración que siempre había sentido por el elfo y hasta levantó un chaleco de alguien del público con un parche. “Egypt (The Chains Are On”)” fue un merecido homenaje al héroe caído. Y luego hubo un recuerdo para los legendarios Warlock con otro de sus temas más célebres: “East Meets West”. La preciosa “Für Immer” fue coreada a lo grande, especialmente esa mítica frase en español de “hay una promesa en el sonido”. “Evil” siempre funciona y el himno de Wacken, firmado por Skyline, ya ha pasado a ser uno de los puntos fuertes de su directo. Referencias al grandioso festival y agradecimientos varios. “All We Are” despediría al grupo a lo grande. Es sin lugar a dudas uno de los más grandes himnos de heavy metal, y quizá el mayor éxito de Warlock.

Los bises volvieron a encandilar. Primero sería “Revenge” y luego la sala respondió a lo grande. El grupo estaba emocionado. Alargaba los finales y terminaba con un salto al unísono como coreografía. La gente pidió más y la versión de “Breaking the Law” nos hizo cantar. Es una versión muy personal, pero parece que ya ha quedado para siempre. La ha hecho suya con todo merecimiento. Los aplausos y el “oe, oe ,oe “ de turno hicieron que Doro se arrancara a brindarnos un tema más. El público estuvo inmenso, todo hay que decirlo. “Earthshaker Rock” puso fin a una velada para el recuerdo… como todas las que nos entrega esta dama. Despidió al grupo presentándolos uno a uno y con un largo aplauso. Hora y 45 minutos de show. No está nada mal. Puede que sea en parte lo mismo de siempre, pero sigue emocionando y convenciendo. Llegará pronto a los 50 y sigue enamorando cada vez. Una mujer eterna, un ejemplo a seguir…

Sergi Ramos ,Jordi Tàrrega

Promotor:Madness Live

Día:2014-05-25

Hora:19:00

Sala:Razzmatazz 2

Ciudad:Barcelona

Teloneros:Null dB

Puntuación:8