Megara hace tiempo que dejaron de ser una promesa dentro de nuestra escena para convertirse en una de las bandas con mayor proyección y futuro. Fucksia metal de personalidad arrolladora y de una autenticidad más que necesaria dado los tiempos que corren

Qué a nadie le quepa la más mínima duda, las chicas son guerreras y la de esta noche en Barcelona iba a ser la mejor prueba de ellos. Una velada repleta de rock y metal de distintas vertientes y matices protagonizada por cuatro bandas con un denominador en común: todas ellas lideradas por mujeres aportando su voz. Así pues, tocaba disfrutar de las propuestas de Keep Thinking, Astray Valley, Born In Exile y Megara. Casi nada.

Pensando en el futuro

Tras unos problemas técnicos que retrasaron su salida a escena Keep Thinking se encargaron de abrir la veda a base de un rock alternativo de tintes melódicos con la seguridad de jugar en casa. Es cierto que su historia justo acaba de comenzar y que aún les queda mucho camino por recorrer, pero el quinteto está dispuesto a dar guerra y la de esta noche era una de sus primeras grandes citas.

Keep Thinking (Foto: Lluís García)

Faltó cierto empaque en el sonido grupal de la formación que sufrió algunos desajustes rítmicos, pero la voz de su vocalista y temas como “Break Down the Wall” invitan al optimismo. Un diamante en bruto al que le queda trabajo y experiencia para seguir creciendo pero al que le sobran ganas y entusiasmo. ¡Una apuesta de futuro!

Descubriendo el valle perdido

Llegó el turno de Astray Valley y con ellos una de las sorpresas de la noche. Modern metal con influencias de metalcore e incluso ritmos progresivos que conforman su debut discográfico, ‘Unneth’, del que dieron rienda suelta. Abrieron con la contundencia de “Hollow” y un juego de registros vocales por parte de Clau Violette que nos dejaron sin aire. ¡Qué energía! No pararon la maquinaria gracias a la fuerza de algunos de sus temas más conocidos como “Constellations” o “Northlights”.

Astray Valley Barcelona

Astray Valley (Foto: Lluís García)

A destacar también los afilados riffs de guitarra que ejecutaban, nunca mejor dicho, la pareja de guitarristas de la formación catalana, Joan Aneris y Àdri Funérailles. Tan sobrios como contundentes aportando garra a composiciones como “Parallel Visions” o “Waters of Skylah”. Todo bajo una puesta en escena oscura, densa y de colores muy marcados, como suele ser habitual en las bandas del estilo.

Astray Valley (Foto: Lluís García)

Personalmente eché en falta la presencia de un bajista sobre el escenario debido a la ausencia de Jorge Romero, que dejó algo huérfana a la batería de Unai Splinters, maltratada hasta la saciedad con unos parches que parecían pedir clemencia. Se reservaron para el final “The Wilderness” y “The Collapse”, ante la mirada atónita de los que no teníamos el placer de conocerles, ganándose un buen puñado de fans tras la descarga que acabábamos de sufrir. ¡Bendito sufrimiento!

Ha nacido una estrella

Los terceros en discordia, Born In Exile, fueron los siguientes en salir a la palestra y siguieron con la tónica ascendente que nos estaba brindando el cartel. Kris Vega, su vocalista, es todo un huracán escénico capaz de bordar los tonos y registros más exigentes, dando voz a una propuesta musical de sonido aplastante, sólido y experimental. Y sino me creéis echadle una escucha a su trabajo, ‘Drizzle of Cosmos’.

Born in Exile (Foto: Lluís García)

Una formación sólida que mostró sus tablas y su energía con Lucas Comuña paseando su bajo de un lado al otro del escenario, siempre bien escudado por la pegada de Juanma Ávila tras la batería, logrando una conexión metálica con un público entregado a la par que sorprendido por la violencia de cortes como “Revenant” o “Enchantress”. Una explosión de esencia progresiva que ponía continuamente de manifiesto la técnica de unos músicos a los que se les veía disfrutar como niños ante una sala que presentaba una notable entrada.

Born in Exile (Foto: Lluís García)

Sus composiciones tan densas como extensas no nos dejaron disfrutar de una gran variedad de temas, pero ahí quedaron ejemplos como el de “Ziggurat” o “Fields of Fire”, con el muy activo Carlos Castillo y el nuevo fichaje, Ramiro Alva, compartiendo su habilidad a las seis cuerdas, arropando la omnipresente voz (y presencia) de una Kris Vega desatada. El sonido les acompañó en todo momento y firmaron un show del que más de uno tomó nota. Y razón no les faltaba. Habrá que seguirles la pista.

La locura fucksia de Megara

Y ahora sí. Se palpaba en el ambiente que Barcelona tenía muchas ganas de viajar al país de las maravillas de Megara. Un país lleno de rock, locura y diversión, gobernado por un cuarteto que no para de crecer. Y nosotros lo celebramos. Pol, Pablo y Rober aparecieron sobre el escenario y cuando Kenzy apareció sobre él a la carrera se desató el festival a ritmo de “Esclava del Aire”. Y sí, la cosa podía ir a más y “Enredados” y ese pelotazo de nombre “Vivir de Rodillas” caldearon definitivamente el ambiente y pusieron la sala patas arriba.

Megara (Foto: Lluís García)

Una de las muchas cualidades de los madrileños están en lo cuidan la puesta en escena de su espectáculo. Iluminación, sonido, performance, todo acompaña a la perfección a lo más importante, su música, y el carisma de Kenzy rezuma por cada poro de su piel y su magnética voz. El mejor ejemplo lo tenemos en cortes como “Involución”, acompañado de bailarinas, o “El Hombre de Arena”, una de mis debilidades de su excelente ‘Aquí Todos Estamos Locos’. Aquí su vocalista saca a relucir su faceta más guitarrera y la complicidad con los suyos se hace aún más evidente. Así resulta imposible no saltar al vacío de la “Cuenta Atrás”.

Megara (Foto: Lluís García)

El momento homenaje de la noche llegó de la mano del cover de The Pretty Reckless “Sweet Things”, una de sus bandas referencias, y que, a pesar de advertirnos que sería la única versión que entraría en su setlist, no sería del todo cierto. “Alas” es su particular adaptación a nuestra lengua del “Wings” de Birdy, que ya hicieron suyo en su primer disco, ‘Siete’, y que se ha convertido en una de las canciones imprescindibles en sus directos. Y no es para menos, porque es capaz de crear un ambiente tan emotivo como intenso que pone de manifiesto la química que surge entre la banda y su público en cada show.

Megara (Foto: Lluís García)

El rojizo humo inundó el escenario trasladándonos al averno que comandaba el pentágono que rodeaba la batería de Pol a ritmo de “Arrástrame al Infierno”, con Kenzy encadenada en lo físico pero absolutamente desatada en lo vocal. Es innegable el carisma y el talento que desprende esta chica y lo demuestra cada vez que se pone tras un micrófono con ese registro que se mueve entre océanos de melancolía e inesperada violencia. Rindieron tributo a Michael Jackson con su “Billie Jean” para después enamorarnos con una composición tan brillante como “Almas” y su cálido estribillo que fue replicado por una audiencia que no podía disimular su felicidad.

Pol tomó las riendas del espectáculo con un solo de batería de lo más ameno en el que no faltaron los guiños a temas tan dispares como “Gangnam Style”, “Crazy Train” del mítico Ozzy Osbourne o ese himno de la historia del rock y del metal que es “Beautiful People” de Marilyn Manson. Ellos son una banda diferente y su momento estelar tras las baquetas no podía ser menos. Le seguiría “Más que una Leyenda”, ya con la formación al completo y con un Pablo muy intenso al bajo acompañando a un Rober que se gustaba cada vez más a las seis cuerdas, firmando un gran solo. Aunque la tralla de verdad la puso una brutal “Héroes” que nos conducía al tramo final del show.

Megara (Foto: Lluís García)

No nos alejamos de su vertiente más eléctrica gracias a uno de sus primeros grandes éxitos, “Seis”, en una última parada antes de llegar a su peculiar y enfermizo país de las maravillas al compás de “Bienvenido al Desastre”. Aquí pusieron ya toda la carne en el asador con una enorme performance teatral que rinde tributo a Alicia y su extraño universo en un banquete que terminó por los suelos entre una lluvia de golosinas y cartas de póker. Un maravilloso desastre del que los centenares de asistentes que allí nos dimos cita fuimos orgullosos cómplices.

Megara (Foto: Lluís García)

Megara hace tiempo que dejaron de ser una promesa dentro de nuestra escena para convertirse en una de las bandas con mayor proyección y futuro. Fucksia metal de personalidad arrolladora y de una autenticidad más que necesaria dado los tiempos que corren. No es de extrañar que sus giras no tengan tantas paradas como nos gustaría porque, al contrario de lo que suele ser habitual, son unos músicos que miman al detalle todos y cada uno de sus recitales. ‘Aquí Todos Estamos Locos’ y orgullosos de estarlo. Espectacular.

Texto y fotos: Lluís García

Promotor:RRS Promo / Eclipse Group

Día:2019-02-23

Hora:21:30

Sala:Razzmatazz 2

Ciudad:Barcelona

Teloneros:Keep Thinking, Astray Valley, Born In Exile

Puntuación:9