Jethro Tull celebró ayer su cincuenta cumpleaños en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid rodeado de algunos de sus miembros y amigos más queridos. Interpretaron en directo con sus características creatividad y maestría clásicos como "Aqualung" o "Heavy Horses".

Pocas, (poquísimas) son las ocasiones en las que aún existe la oportunidad de disfrutar del sonido original de los años setenta. Maravillas como Janis Joplin o Joe Cocker nos han dejado, y hoy en día es tremendamente complicado morder un pedacito y saborear los ingredientes de la era de la protesta, allá donde los rifles se desarmaban con flores.

El emerger de la sociedad, pero sobre todo del arte y la cultura, datan de 1969, y de aquellas personas curiosas que se preguntaban durante los sesenta, por qué y cómo, y que buscaban nuevas formas de hacer y crear, nació Jethro Tull. Ian Anderson es el único de aquellos culpables incubadores del gen de la banda, que aún sigue participando en ella. Éste además, es considerado uno de los músicos más versátiles, pues hace sonar el violín, la guitarra o la trompeta a la perfección. Pero sobre todo, es admirado por su dominio de la flauta.

¿Quién sería Anderson sin su inseparable compañera? Lo curioso es que comenzó a tocarla solamente un mes antes de la primera formación de Jethro Tull, y cinco meses antes de la grabación de su primer disco, ‘This Was’. De ahí, su especial dominio (un tanto revolucionario) del instrumento, que tanto, tantísimo le ha caracterizado a lo largo de su carrera, y que ayer pudimos degustar en el Palacio de Congresos de Madrid.

El espacio perfecto para una banda de culto

Un lugar perfectamente escogido para reproducir temas que el propio Ian (en colaboración con innumerables músicos) ha ido componiendo a lo largo de los últimos cincuenta años. Los mismos que se celebraron la noche del sábado. El espacio estuvo absolutamente completo. Gracias a un ‘sold out’ que ya se había anunciado hacía meses, provocado por un estupendo y respetuoso público formado por personas de variopintas edades y nacionalidades.

Jethro Tull Madrid

Jethro Tull (Foto: Daniel Cruz)

Desde las seguidoras más alternativas que aún guardaban en su estilo remaches de los años hippies, hasta los más rockeros. También familias que quisieron iniciar a sus hijas e hijos en el rock progresivo más elevado en directo, y muchísimas personas que se acercaron a Madrid desde Italia, Inglaterra o Alemania.

Cabe a destacar, lo reconfortante que es ver cómodamente en tu asiento un directo magistral de una de las bandas más grandes de la historia del rock ¡Y esto nos lo dio el espacio! Una velada donde el sonido fue extremadamente exquisito, la visibilidad única y el compromiso de la banda (musicalmente hablando, pero también en recursos audiovisuales y ‘teatrales’) delicada, gustosa y amable.

Cierto es que Jethro Tull siempre se ha considerado una banda de culto. Sin embargo, es de las contadas bandas musicales que han ido tomando a lo largo de su carrera las decisiones correctas para seguir manteniéndose como tal. Una de estas decisiones, es por supuesto, los lugares donde actúan en directo.

Repaso a los 50 años de Jethro Tull

Durante algunos minutos de espera, se proyectaron dentro de un televisor de los años 70 imágenes de la historia de los británicos; una ambientación sublime para introducir al espectador en la dinámica de la noche. A las 20:35h pisaron el escenario los actuales miembros de Jethro Tull: Ian Anderson, David Goodier (bajo), John Ohara (teclado), Florian Opahle (guitarrista) y Scott Hammond (batería).

Jethro Tull Madrid 2018

Jethro Tull (Foto: Daniel Cruz)

Durante cuarenta y cinco minutos interpretaron clásicos como “A Song for Jeffrey” o “Love Story” con una ejecución casi perfecta. Si bien es cierto que se nota a primera vista la edad de Anderson, hay que tener en cuenta que no solamente debe mostrar su voz, sino su perfecta reproducción de los extendidos solos de flauta. Es incuestionable que este instrumento se nutre de muchísima cantidad de aire que hay que saber manejar y en esto ¡Es un maestro! Además, le vimos tocar la armónica y la guitarra. Y por supuesto, le vimos bailar y danzar como lo ha hecho durante estos cincuenta años de carrera.

Otros grandes temas aplaudidos a lo largo de la noche fueron: “My God”, canción en la que Ian quiso recordar aquellos años en los que la música y la curiosidad se relacionaban directamente con el satanismo y en anti cristianismo. O “Thick as a Brick”, que en castellano se traduce como ‘Cabezón’ o ‘Lleno de mierda’ y que cuenta la subversiva historia de Little Milton a través de los titulares de un periódico.

Es necesario recordar este tema en concreto, que forma parte de su LP homónimo. Un álbum que siempre se ha considerado de culto por su disposición, su grabación (en la que no se aprecia cuando empieza y acaba una pieza) y su diseño, que aunque se ha perdido, originalmente se vendió con el propio periódico de dieciséis páginas en el interior.

En ambas, fueron proyectadas en la pantalla trasera diversas imágenes explicativas y relacionadas con la letra o antiguos ‘videoclips’. Consiguiendo traernos al hoy en día (más digital) un pedacito de ese LP físico único. Por supuesto, no pudo faltar su versión de “Bourrée” de Bach, que ya interpretaban allá por los setenta, y que gracias al virtuoso y talentoso elenco de músicos que acompañan en la actualidad al extravagante fundador, sonó enormemente brillante y rica.

Mejor llegar tarde que no llegar

Como cualquier espectáculo de valor en el que el artista pretende dar todo de sí, los británicos, decidieron hacer una pausa de quince minutos, haciendo justicia a eso que se suele decir de ‘mejor llegar tarde que no llegar’, y que por supuesto, se agradece. Entre “A Passion Play” o “Farm on the Freeway” sonaron otros de los clásicos más esperados por el público del Palacio de Congresos. “Too Old to Rock n’ Roll, Too Young to Die” que cuenta la vida de Ray Lomas, un rockero que envejece siendo testigo de ello.

Crónica Jethro Tull Madrid

Jethro Tull (Foto: Daniel Cruz)

Muchos medios quisieron relacionar la vida de Ray con la de Anderson, pero éste siempre negó la analogía. También sonó una soberbia “Heavy Horses”, completa con una interacción en pantalla que dio el dinamismo justo. Estos detalles son importantes, puesto que es una técnica que siempre ha caracterizado a Jethro Tull (la unión de las artes escénicas, los disfraces… con su música).

Para cerrar, no pudo faltar “Aqualung” que fue presentada por el actual guitarrista de Guns N’ Roses, y uno de los músicos más reconocidos de nuestro tiempo, Slash. Y lo hizo a través de una falsa vídeo llamada al propio Ian Anderson. Y finalmente, para su ‘bis’ “Locomotive Breath”, que rompió la barrera de orden y calma que el lugar requería, levantando a los más roqueros que quisieron hacer llegar su respeto y cariño a la banda con aplausos y gritos.

Es obligatorio recordar la gran labor de los músicos que forman ahora mismo Jethro Tull. Una práctica perfecta de teclados, delicada, bonita y agresiva a la vez si lo requería la ocasión. Una guitarra brillante y con muchísima personalidad. Y un bajo que destacó, y que marcó firmemente su territorio (algo que no suele ocurrir). Además de una exquisita maestría por parte del percusionista, que también vistió la noche de gusto y habilidad. Todo esto, acompañado de un espectáculo medido y premeditado con proyecciones muy bien escogidas y luces atentamente medidas, convirtieron el 50 aniversario de Jethro Tulll en Madrid una velada para recordar.

Una velada repleta de invitados sorpresa

Durante las aproximadamente dos horas de concierto, Ian Anderson quiso hacer realmente homenaje a la banda. Es decir, a los treinta y tres miembros que han ido formando parte a lo largo de estos cincuenta años, y no solamente a su propia participación. Por ello, entre canción y canción surgieron en pantalla personajes tan importantes para ellos. Desde Jeffrey Hammond, bajista durante sus primeros años que ahora se dedica a su sueño (la pintura), hasta Mick Abrahams, exguitarrista. Todos ellos felicitaban y agradecían su carrera y por supuesto, saludaban al público presente.

Crónica Jethro Tull Madrid 2018

Jethro Tull (Foto: Daniel Cruz)

También formaron parte grandes estrellas del rock. Tony Iommi guitarrista y fundador de ‘Earth’ y de su descendiente ‘Black Sabbath’, quien además, colaboró con Anderson en algunas ocasiones como en el evento creado por The Rolling Stones en 1968: ‘The Rolling Stones Rock and Roll Circus’. Joe Elliot, cantante de Def Leppard y compatriota, también quiso participar mostrando sus congratulaciones. Al igual que el ya mencionado Slash o el grandísimo Joe Bonamassa que ha trabajado con otros grandes profesionales, incluyendo la recién fallecida Aretha Franklin, Eric Clapton o Rod Steward.

Texto: Arya Blues | Fotos: Daniel Cruz

Promotor:Madness Live!

Día:2018-11-03

Hora:20:30

Sala:Palacio Municipal de Congresos

Ciudad:Madrid

Puntuación:9