Un disco clásico tiene que estar formado por temas que pasarán a formar parte de la historia. Scorpions lo consiguió con 'Love At First Sting', que además de la inmortal balada "Still Loving You" poseía otros categóricos cortes como "Rock You Like A Hurracane", Big City Nights", "Coming Home" y "Bad Boys Running Wild".

El 27 de marzo de 1984 veía las calles el noveno disco de estudio de Scorpions, ‘Love At First Sting’. Parecía imposible que después de sus grandes éxitos como “Holiday” o “No One Like You”, que la banda alemana pudiese estrenar un disco de grandes éxitos. Sin embargo, sorprendentemente estrenaron un álbum que pasaría a la historia por ser el continente de gran parte de sus hits más reconocidos. “Still Loving You” permaneció durante seis semanas consecutivas en la lista Billboard Hot 100 de los Estados Unidos. Una composición que por sus viajes en los ritmos de la guitarra arpegiada y la versión más dura, su letra sincera y romántica, y sus solos de cuerda apasionados sigue siendo aún hoy en día, banda sonora para los corazones enamorados de los más jóvenes. Son varias las condecoraciones y premios que se ha llevado la banda alemana, sin embargo, el premio más reconocido es el de la apreciación popular.

“Rock You Like A Hurracane” superó en un nuevo relanzamiento el millón de reproducciones. Su melodía es imposible de olvidar incluso en la actualidad, y ha vestido las noches de verano de locura, baile, risas y diversión  de toda una generación. Los ‘80 no serían lo mismo sin “Big City Nights” que ha hecho soñar a miles de fans con la conquista de los imponentes escenarios callejeros de las ciudades más impetuosas del mundo, allá donde el desenfreno y la locura toman apariencia en forma de concierto y fiesta. “Bad Boys Running Wild”, otra de las legendarias composiciones de la banda, abre este proyecto de 1984 con un rugido determinante que deja claras las intenciones y que, a retrospección, declama muy bien la cultura del momento.

Scorpions es una banda con un sonido propio y característico que sigue viviendo en la actualidad, pero haciendo un repaso a su historia, probablemente sea en este disco donde se conforma y se asienta. Quizá sea esta la clave de su éxito. Sus acordes siempre en la misma tesitura, sus solos ardientes, sus notas abandonadas y aterciopeladas junto a sus letras vivaces, adornados con ritmos de batería medidos y perfectamente calibrados, hacen una mole de éxito asegurado. La portada de ‘Love At First Sting’ es también un clásico de cualquier versado en música rock: imagen en blanco y negro con dos amantes enredados y fundidos en un abrazo lujurioso. Totalmente representativo del enfoque de este exitoso trabajo.

Sara Rodríguez