Historias de superación, pulsos ganados a esta enfermedad y ejemplos varios para concienciación conforman este reportaje sobre músicos que lograron vencer al cáncer

El cáncer es una enfermedad que ataca sin piedad. No distingue entre ricos o pobres, hombres o mujeres, ni cualquier otro término. Se puede dar de muchas maneras y no suele tener un final feliz. Sin ir más lejos, la pérdidas más sonada de 2020 es el guitarrista Eddie Van Halen, quien sufría cáncer de garganta. Pero en lugar de tratar este tema desde un punto de vista trágico, este reportaje sirve para mostrar ejemplos de superación y dar esperanza a través de las historias de diez músicos de metal que vencieron al cáncer.

Dave Mustaine (Megadeth)

Uno de los casos más recientes es el del líder de Megadeth, Dave Mustaine. En junio de 2019, el guitarrista y cantante anunció a través de un comunicado en su página de Facebook. Se trataba de un cáncer de garganta, el cual provocaría preocupación entre los fans tanto por su salud como respecto a su labor como vocalista en la banda. Por supuesto, todas las fechas programadas fueron suspendidas así como se hizo una pausa en la grabación en el estudio del que será el próximo disco de Megadeth.

Dave Mustaine

Dave recibió un grandioso apoyo por parte de toda la comunidad del metal. Tanto por parte de sus compañeros de banda y de los fans como por parte de muchos otros compañeros de gremio como Cristina Scabbia, Bruce Dickinson, Gary Holt o Chuck Billy entre otros, que le desearon una pronta recuperación y mucha fuerza. Afortunadamente, al mismo tiempo que comunicó este diagnóstico también anunció que ya estaba trabajando con un equipo médico para iniciar un tratamiento con un 90% de éxito. De modo que, en parte, se mostraba tranquilo y con determinación a vencer a esta enfermedad.

Y así fue. Tras numerosas sesiones de radioterapia y quimioterapia durante unos meses de total recuperación y descanso, su doctor le comunicó que se había curado. “Estoy 100% libre de cáncer”, pudo anunciar Mustaine con mucho orgullo en su vuelta a los escenarios a principios de este año.

Bruce Dickinson (Iron Maiden)

Un cáncer de lengua pilló por sorpresa a Bruce Dickinson y sus compañeros de banda. Después de la grabación de su último trabajo con Iron Maiden (‘The Book Of Souls’, 2015), el cantante se hizo un chequeo médico en el cual recibió una mala noticia.

Bruce Dickinson

Sin siquiera tener sospechas médicas, Bruce estaba grabando las voces del disco en el estudio como si nada. Ni él ni sus compañeros de banda notaron ninguna señal de alerta, pues podía cantar perfectamente. Pero un día, en un simple chequeo rutinario de salud, todo cambió para él. Ese bulto que notaba en la parte de atrás de su lengua se trataba, por desgracia, de un tumor cancerígeno. Tras el diagnóstico, enfrentó con mucha positividad el proceso de curación. No fue fácil, pues perdió el sentido del gusto además de la capacidad de hablar o comer con normalidad. Fueron unos meses duros, desde luego. Pero el británico trató de alejar la negatividad para centrarse en su recuperación, por muy difícil que fuese.

Posteriormente publicó sus memorias bajo el título ‘What Does This Button Do?’, donde habla abiertamente sobre esta etapa y además desde un punto de vista realista aunque positivo. A pesar de todo, Dickinson venció al cáncer y regresó a los escenarios con más energía que nunca. Y ninguna secuela en su voz.

Chuck Billy (Testament)

Al vocalista de Testament también le pilló por sorpresa esta enfermedad. De hecho, una cadena de casualidades llevaron a Chuck hasta este diagnóstico, según él mismo contó en varias entrevistas. Un día cualquiera allá por el año 2001, una mujer timbró a su puerta. Le dijo que tenía a unas personas interesadas en comprar su casa y, aunque en un principio él no tenía pensado venderla, le hicieron una oferta que no pudo rechazar.

Testament Resu 2019

Testament (Foto: Iria López)

Billy y su mujer se mudaron a otro lugar donde sus médicos de siempre ya no estaban tan a mano, entonces tuvieron que acudir a un centro más cercano para cambiar y hacerse unos chequeos. La llamada que esa noche recibió traía malas noticias: habían encontrado una masa extraña en su pecho, que resultó ser un tumor cancerígeno. Lo cierto es que el cantante notaba cierta presión o falta de aire en el pecho, pero hasta entonces lo achacaba a haber empezado a fumar.

Lo curioso de su historia es que, además del tratamiento médico como la quimioterapia, un curandero también le sirvió de ayuda. Chuck Billy, cuyas raíces son nativo americanas, se dejó guiar por un curandero también nativo americano llamado Charlie. Éste celebró en su casa una ceremonia de curación de la que el propio Billy no estaba muy seguro en primera instancia, se mostraba escéptico con estos rituales. Hasta que una noche, después de la visita de Charlie, sintió como si expulsase el cáncer de su cuerpo. Eso afirma y, de repente, comenzó a tener fe en este tipo de curaciones puesto que esa misma semana le confirmaron los médicos que estaba libre de cáncer.

Tony Iommi (Black Sabbath)

El legendario guitarrista de Black Sabbath, Tony Iommi, también forma parte de esta lista. Nuestro querido Iron Man fue diagnosticado en el año 2012 con un linfoma que se encontraba en una etapa temprana de desarrollo.

Tony Iommi

Este bache no fue ningún freno para que dejase de componer riffs en la guitarra, pues Black Sabbath planeaban el que sería su regreso a la palestra: ‘13’. Tristemente, tras todo el tratamiento que recibió como la quimio y radioterapia, su médico le comunicó una noticia agridulce. El cáncer estaba en remisión, pero siempre existía la posibilidad de que volviese a ser peligroso. A pesar de todo, Tony consiguió salir adelante y, con ello, el nuevo álbum con su correspondiente gira tan sólo un año después.

No sería hasta 2015 que Black Sabbath anunciaría lo que muchos esperaban: el final de la banda. Tras tanto tiempo, los problemas de salud eran ya un impedimento para seguir el ritmo que requiere una banda. Fue en 2017 cuando dieron su último concierto de la historia, y a partir de ahí Iommi descansa tranquilamente y cuida de su salud. Afortunadamente, a día de hoy no ha tenido ninguna recaída tras todos estos años.

Vivian Campbell (Def Leppard, ex Dio)

En el año 2013, tras estar unos meses con una tos bastante sospechosa, los médicos diagnosticaron la enfermedad que padecía Vivian Campbell: linfoma de Hodkin. Este tipo de cáncer tiene un porcentaje bastante alto de curabilidad, entorno al 80%. De modo que el guitarrista de Def Leppard se permitió bromear diciendo “Si vais a tener cáncer, Hodgie es el adecuado”.

Lo cierto es que Vivian tomó lo mejor que pudo esta noticia, y desde el minuto uno se mostraba decidido a comerse el mundo y dejar atrás esta enfermedad. “Sólo quería enseñarle al cáncer el dedo corazón y continuar”, afirmaba a la hora de hablar de su situación. Pronto comenzó con la quimioterapia, que según él mismo le otorgaba un “peinado aerodinámico”. Así mismo, ese mismo verano continuó subiéndose a los escenarios.

Vivian Campbell

Actualmente se encuentra recibiendo un tratamiendo basado en una sustancia llamada Keytruda, un tipo de inmunoterapia que ayuda al sistema inmunológico a destruir las células cancerígenas. Vivian afirmó que este tratamiento es mucho más llevadero que la quimioterapia, sin embargo, no funciona igual en todo el mundo. Afortunadamente, él lleva ya unos cuantos años con la enfermedad bajo control y sintiéndose de maravilla, según cuenta.

Bumblefoot (Sons Of Apollo, ex Guns N’ Roses)

Ron Thal “Bumblefoot” es otro de los guitarristas que forman parte de este reportaje. El actual guitarrista de Sons of Apollo y exmiembro de Guns N’ Roses sufre cáncer de vejiga. Diagnosticado por primera vez en el año 2014 y controlado con tratamiento, su cáncer volvió a dar problemas dos años después en 2016. Tras insistir y tener opiniones diferentes de varios doctores, Ron fue sometido a una cirugía para extirpar dos tumores de la cual salió con éxito. Pero, desafortunadamente, también contó que tiene unos nódulos muy pequeños en los pulmones que tendría que vigilar los próximos años.

Ron Thal Bumblefoot

Lo importante, como en muchos otros casos, es que Bumblefoot lo afronta con mucha positividad y tratando de vivir al máximo mientras la salud lo permita. Y, como no puede ser de otra manera, seguir tocando la guitarra.

Nergal (Behemoth)

Una de las épocas más duras de la vida de Nergal ocurrió hace una década, cuando se enfrentó a la leucemia. El frontman de Behemoth y su proyecto personal Me And That Man compartió en Instagram una fotografía suya de cuando se encontraba hospitalizado, en plena quimioterapia.

Nergal

Aunque su historia tuvo lugar hace ya años y tuvo un final feliz, Nergal recuerda perfectamente cómo le impactó recibir el diagnóstico y la lección de vida que aprendió tras pasar por todo el proceso. “Todo el mundo debería tener un cáncer y aprender de ello”, una frase quizá poco acertada para querer expresar cómo de un momento tan oscuro consiguió salir a flote y dándose cuenta de todo lo que era capaz.

Peter Criss (ex Kiss)

El cáncer de mama suele ser más común en mujeres y por ello se suelen asociar, pero esto no quiere decir que no pueda darse en hombres. Un ejemplo de ello es Peter Criss, exbatería de Kiss, quien fue diagnosticado con esta enfermedad en el año 2007.

Peter Criss Kiss

Tras recibir tratamiento, el cual afirma que fue dolorosísimo, el músico logró librarse del cáncer dos años después. Desde entonces, Peter utiliza su alcance a tantos miles de fans de Kiss como altavoz para lanzar un mensaje: “los hombres deben superar su idea de que el cáncer de mama es una enfermedad femenina”. Su historia es un ejemplo que puede (y debe) servir para concienciar a la sociedad, pues hay muchos hombres que no le dan importancia a bultos que podrían ser cáncer de mama por pensar que eso sólo ocurre en mujeres: “No necesitas senos para tener cáncer de mama”.

Stet Howland (Metal Church)

El batería de Metal Church es otro ejemplo de superación en el mundo del metal. Tras ser diagnosticado con linfoma agresivo, Stet Howland, comenzó rápidamente con las sesiones de quimioterapia para tratarlo.

Pero esta historia tiene un factor que la diferencia de otras que aparecen en esta lista. La sanidad en Estados Unidos no es pública, y un tratamiendo de este calibre puede resultar realmente costoso. Es por eso que la banda compartió un “Gofundme” para ayudar a pagar las facturas médicas. Esta plataforma permite hacer donaciones, de esta manera, los fans y amigos de Stet pudieron reunir fondos para cubrir los gastos. Mientras otros músicos de renombre no tienen que preocuparse de algo tan básico como la atención médica, la realidad para muchísimas personas en Estados Unidos es esta. Reunir dinero o endeudarse, o morir.

Stet Howland Metal Church

Gracias a este tratamiento, Howland pudo anunciar en 2018 que su cáncer estaba ya en remisión. Con mucha felicidad recibió esta noticia y así lo contó en un comunicado, al mismo tiempo que restaba importancia a las deudas económicas posteriores porque “la gran deuda financiera no se puede comparar con el valor de la vida misma”.

Jay Jay French (Twisted Sister)

En 2018, Jay Jay French comentó en un podcast su historia con el cáncer. Su padre murió a causa de cáncer de próstata, es por eso que los médicos le vigilaban tanto a él como a su hermano durante muchos años. Pues este tipo de cáncer, además de ser bastante común, es hereditario.

En el momento en el que los médicos dieron con el diagnóstico, el guitarrista de Twisted Sister fue rápidamente tratado y operado. “Me lo diagnosticaron en marzo, y me operaron en abril, y me dicen que estoy curado”. En apenas siete semanas venció al cáncer, de modo que siguió sin muchos problemas su rutina como músico. Tras esta experiencia, trató de hablar sobre el tema para normalizarlo: “Como es una enfermedad de alto porcentaje de probabilidad, muchos hombres la padecen, esta no era una situación inusual. Puedo decirte que conozco alrededor de diez hombres que la padecieron y me explicaron por lo que tuvieron que pasar”.

Iria López