El quinto álbum de estudio de los thrashers germanos se puso a la venta el 6 de noviembre de 1990. Fue el último disco antes que la banda comenzara a experimentar con influencias de otros géneros musicales como el gothic metal o el metal industrial.

Cierto es que la década de los 90 no sentó nada bien a las bandas de los 80, y los teutones Kreator no son una excepción en este sentido. No obstante, antes de entrar en su fase más experimental nos dejaron perlas como este ‘Coma Of Souls’ de 1990. Por aquella época Kreator eran ya una banda consolidada, pero no sólo eso, eran los capos del thrash metal europeo. Con el principio del fin del milenio ya habían regalado a la humanidad discazos de la talla de ‘Pleasure To Kill’ (1986) o ‘Extreme Aggression’ (1989), previo al presente ‘Coma of Souls’. Llegada la banda a aquel momento de la historia, había que mantener el nivel o descender al infierno de los mediocres.

‘Coma Of Souls’ es el quinto álbum de la banda liderada por Mille Petrozza y a su vez pone el punto final a una etapa marcada por la fidelidad a los cánones del thrash metal. Tras él vendrían los cuatro discos “raros” de Kreator cuyas señas de identidad son la experimentación, la deceleración y la combinación del thrash metal de la banda con elementos góticos e incluso industriales. Así las cosas, esta última entrega perteneciente a la “gran época” de Kreator supone el equilibrio perfecto entre la rabia y la furia propias del género en el que nos movemos, la perfección técnica de una banda muy consolidada y el despliegue de medios dado por una discográfica que sabe que va a recuperar con creces su inversión. Mención aparte merece el recién estrenado guitarrista Frank Blackfire, que se unió a la banda tras grabar otro gran clásico del género como el ‘Agent Orange’ de Sodom.

El disco comienza con un sencillo combo de acordes acústicos con un punteo de guitarra eléctrica, pero esto es tan sólo un espejismo que no llega ni al minuto de duración. “When The Sun Burns Red” es un tema rápido y directo que por su letra hubiera hecho las delicias de la mismísima Greta Thunberg. Por su parte, “Material World Paranoia”, pese a su inicio psicodélico, pronto machaca la cabeza del oyente con un riff sólido y contundente. La contienda se cierra con “Mental Slavery”, un tema dotado de una gran técnica que deja el listón en lo más alto.

‘Coma Of Souls’ supone la cima de estos alemanes que con el tiempo no han perdido fuelle, por mucho que cualquier tiempo pasado siempre fuera mejor.

Francisco Santos