Sólo con escuchar la palabra Wembley, se nos viene a la cabeza muchas bandas que han vivido noches mágicas en aquel estadio. Seguro que la mayoría de los que están leyendo esto, tienen en su estantería algún DVD o algún VHS lleno de polvo, de algún concierto grabado en este mítico estadio de fútbol británico. Y claro, si en Youtube encontramos hasta cómo cocinar albóndigas con calcetines en las manos, no es de extrañar que esté lleno de dichas grabaciones.

Sólo con escuchar la palabra Wembley, se nos viene a la cabeza muchas bandas que han vivido noches mágicas en aquel estadio. Seguro que la mayoría de los que están leyendo esto, tienen en su estantería algún DVD o algún VHS lleno de polvo, de algún concierto grabado en este mítico estadio de fútbol británico. Y claro, si en Youtube encontramos hasta cómo cocinar albóndigas con calcetines en las manos, no es de extrañar que esté lleno de dichas grabaciones. Tanto nuevas como antiguas, porque no podemos olvidar que el actual estadio de Wembley es en realidad, el nuevo estadio de Wembley, ubicado en el anterior emplazamiento del estadio con el mismo nombre. El antiguo Wembley era el estadio más famoso de toda Inglaterra y uno de los más populares de todo el mundo. El nuevo Wembley es el estadio local de la Selección de fútbol de Inglaterra. Después de la  demolición en el año 2002 del viejo Wembley, y con el diseño del arquitecto Norman Foster, se estrenaba un nuevo superestadio con una capacidad para 90.000 espectadores, y cuya construcción estuvo completada en 2007. El coste del proyecto rondó los 757 millones de libras esterlinas. Dicho de otra forma, unos 1.097 millones de euros de nada. Lo que viene a ser más del PIB per cápita de la mayoría de países africanos.

Como muchos sabréis, la construcción del nuevo Wembley fue parte del proyecto para las Olimpiadas de Londres 2012, que albergó tanto partidos de fútbol femenino como masculino y las finales de ambos. Pero antes de estrenarse para estos eventos, varias bandas pasaron por allí, y dejaron testimonio audiovisual de su hazaña. Y decimos hazaña, porque llenar este estadio no es nada fácil. Pero viajemos primero al pasado, porque antes de la nueva hierba de Wembley, se esconde mucha historia musical tras los escombros del antiguo. ¿Quién no ha visto a Freddie Mercury manejar a su antojo al público en esos dos históricos conciertos en julio de 1986? Nada más y nada menos que 144.000 espectadores se rindieron a una banda en estado de gracia en la gira de presentación de “A Kind Of Magic”. 72.000 por noche, porque no cabían más. Eso sí; hay que desenmascarar una leyenda que hay alrededor de este último show que fue el que se grabó. No fue el último concierto de QUEEN, ni el más numeroso, porque este honor pertenece a la actuación en el parque Knebworth de Stevenage, también en Inglaterra, al que se calcula que asistieron entre 150.000 y 200.00 personas. Pero nadie puede negar la magia desprendida de una noche que quedará para los anales de la historia. Pese a no ser su último concierto, no cabe duda de que en Wembley se vivió una noche muy especial que merece ser recordada para la eternidad. Como todos sabéis, en 1987 Freddie Mercury fue diagnosticado de SIDA, y se suspendieron todos sus conciertos, de forma que esta gira de 1986, fueron los últimos conciertos de la banda. “Live at Wembley ’86”, fue publicado por primera vez en mayo de 1992, pero ha sido reeditado en numerosas ocasiones hasta que por fin se recogió el show al completo.

No podíamos dejar en el olvido a dos míticas formaciones que también grabaron en Wembley. Con mucha historia a sus espaldas, en 1985 DIRE STRAITS también conquistaron este estadio londinense. Y la conquista fue de record. Con  “Brothers In Arms” bajo el brazo, y tras varios conciertos espectaculares como inicio de gira (se permitieron el lujo de iniciarla de Jerusalem y rodar escenas para un documental, con los músicos trasladados en burros entre otras exquisiteces), DIRE STRAITS hicieron 12 noches consecutivas con sold out en el Wembley Arena, algo que nadie hasta la fecha había conseguido. Lo curioso es que su líder Mark Knopfler no parecía estar muy a favor de todos estos shows encadenados: “Vino nuestro manager a preguntarnos cuánto tiempo queríamos actuar en el Wembley Arena. ¿Un mes? Yo nunca he pensado en esos términos, tipo maratón, porque es una palabra que no uso. Cuando estamos en la oficina del manager y organizador de todo esto, sólo encuentro personas que trabajan por dinero. Pienso que para alguien que de verdad le gusta la música, es mucho mejor irse a escucharla a su habitación”. Luego fueron a Australia, e hicieron 27 conciertos consecutivos, pero eso es otra historia. Grabado el 10 de julio de 1985 en el antiguo Wembley, “Live At Wembley 1985” se puede encontrar fácilmente en DVD. Merece la pena tenerlo, ya que sin duda es el ejemplo de la grandeza de esta banda en plena cima de su popularidad y estado de forma.

Bajo el título de “Live at Wembley Stadium”, se esconde uno de los mejores shows que se recuerdan de GENESIS. Claro que los seguidores que odian la etapa de Phil Collins no estarán muy de acuerdo con esta afirmación. Cierto es que en 1987 no estaba la formación más querida de la banda sobre las tablas del inmenso estadio de Wembley, y que muchos piensan que este directo está muy por debajo del “Lamb Of Tour: Live In Wembley 1975” – emitido en su día por la BBC y pirateado hasta la saciedad – con un Peter Gabriel llevando su parte artística pero poco comprendida al gran público, pero no por ello este concierto carece de mucho valor.  “Invisible Touch” era el disco a presentar, y temas como “Domino” eran hipnóticos en directo, tal y como se recoge aquí. Grabado del 1 al 4 de julio de 1987, eligiendo  las mejores interpretaciones de esas cuatro noches consecutivas con todas las entradas vendidas, se publicó en 1988, pero en 2003 vio la luz de nuevo en DVD.

Otros que vivieron una tarde-noche muy especial, fueron BON JOVI. Dicen las buenas y las malas lenguas que aquel junio de 1995, marcó un antes y un después en la historia de los de New Jersey.  La banda tocó en el antiguo estadio Wembley de Londres por primera vez, haciendo tres noches seguidas con lleno completo: 23, 24 y 25 de junio, con 72.000 personas en cada show. “These Days”, o lo que es lo mismo, el último disco digno para muchos seguidores de los norteamericanos, acaba de salir, y aprovecharon para presentarlo junto con lo mejor de lo mejor de su discografía, además de alguna que otra canción inédita como “Good Guys Don´t Always Wear White”. La tercera noche fue la elegida para grabarse, y se publicó en VHS bajo el nombre de “Live From London”, pero solo se incluyeron 11 canciones de un total de 20 que interpretaron en aquellos conciertos, dejándose fuera algunas imprescindibles. La cuestión es que en 2004, esta grabación se editó en DVD, pero curiosamente no se incluyendo las que quedaron fuera de su lanzamiento original.

Y llegó el nuevo Wembley Stadium, y las bandas más actuales querían recoger el testigo de lo que las bandas clásicas dejaron registrado para la historia. Curiosamente, una de las mejores grabaciones que se recuerdan de MUSE es su “HAARP: Live From Wembley”. Y es que Matthew Bellamy y sus compañeros, fueron el primer grupo en tocar en el Nuevo Wembley (sin contar a sus teloneros, obviamente), los días 16 y 17 de julio de 2007, frente a 150.000 personas en total. Para mucho de sus seguidores, el mejor set y el mejor momento de la banda. Aunque aún es pronto para hablar de ello, ya que todavía son relativamente jóvenes. Un año después, FOO FIGHTERS estrenaban “Live at Wembley Stadium”. Lo curioso es que el estadio ya se ha convertido en una especie de segunda casa de Dave Grohl y compañía, y raro es la gira desde entonces, que no tiene una parada allí.

Bandas jóvenes como ALTER BRIDGE o BIFFY CLYRO, también eligieron este emplazamiento para grabar y dejar para su historia DVD publicados en este mítico escenario. Los norteamericanos publicaron “Live At Wembley” en 2012, y los escoceses en 2011 “Revolutions: Live At Wembley”, su primer lanzamiento en directo. Dos excelentes actuaciones en vivo que el tiempo los pondrá en el sitio que le corresponde con toda seguridad. Y bandas aún más jóvenes como BRING ME THE HORIZON, también le han echado cojones al asunto, y han apostado por llenar este estadio para grabar conciertos imponentes. El resultado fue otro “Live At Wembley”, publicado a finales de 2014 por la tatuada formación británica.  Todos los ejemplos que recoge este reportaje son de índole personal, sin duda. Porque conciertos grabados en este estadio de Londres los hay a patadas, por grupos más o menos grandes y de diferentes estilos. ¿Cuáles son vuestros favoritos?

 

 

Satur Romero