Nuestras bandas favoritas están de retirada. Las hay que lo dicen, con la intención de generar interés y hacer un último barrido de euros antes de su retirada de los escenarios, y hay otras que no lo dicen pero que es evidente que no podrán seguir muchos años más al ritmo al que van ahora.

Ya en años recientes se están poniendo de moda los giros del lenguaje para explicar algo muy sencillo: no es lo mismo hacer un “final tour” que dejar de tocar en directo. El tour, como unidad de medición, pasará a ser algo cada vez menos común entre las bandas veteranas que no querrán pasarse 8 meses al año trotando por el mundo. A veces, ni los aviones privados ni los hoteles de cinco estrellas pueden paliar que girar es un tremendo coñazo, especialmente si lo has hecho durante los últimos cuarenta años. Por no hablar de los tipos como Mat Sinner, Udo Dirkschneider o Biff Byford que llevan metidos en un autocar de gira un millón de inviernos. Sí, los fans son los mejores, el dinero mola, pero estar en tu casa con tu familia a veces mola más -especialmente cuando pasas la sesentena o la setentena-. No os extrañe que muchas de estas bandas terminen manteniéndose en activo pasados sus tours de despedida pero en una configuración distinta: tocando en una sola ciudad europea o americana y haciendo que todo el mundo se mueva hacia a ellos, lo que se conoce como residencias. Una ciudad, treinta conciertos seguidos y que se muevan los jóvenes. El artista sale de su hotel, toca y vuelve a su vida del día a día. Sin viajes, sin estrés y sin agobios logísticos.

El caso es que poniendo sobre la mesa las edades de sus miembros y el estado de sus carreras, podemos aventurar que las siguientes bandas no estarán con nosotros -salvo sorpresa- en el año 2029. Nosotros escribiremos sobre Ghost, Sabaton y Parkway Drive, estaremos mayores y cansados y la humanidad se moverá por aeropatinete propulsado por biomasa (excepto en la almendra central de Madrid, donde estará prohibido) y comeremos mediante píldoras de nutrientes concentrados.

Kiss

Kiss acaban de anunciar su tour “End of the Road”, el cual les debe llevar hasta 2022 despidiéndose de los escenarios de todo el mundo. Eso es, claro, si le hacemos caso a Gene Simmons y sus respuestas en las entrevistas, que no siempre tienen que ver con la realidad. Aún recordamos como el “Revenge Tour” de 1992 iba a constar de “unos 600 conciertos” o algo por el estilo y tuvo que acortarse debido a la falta de demanda del público. El caso es que la banda dice haber vendido más de medio millón de tickets para su gira de despedida dentro del primer tramo ha anunciado, lo que ha llevado a anunciar 25 fechas adicionales en Estados Unidos y repetir en algunos mercados concretos. Parece que hay demanda, lo que no sabemos es si la habrá para tres años enteros como 2019. Se disuelvan o no tras la gira, la realidad es que Gene Simmons cumple 70 años en 2019. Paul Stanley cumple 67. En 2029, tendrán diez años más (duh!). Vemos harto difícil que Kiss, tal y como los conocemos hoy en día, con maquillaje, trajes de quince kilos y conciertos de dos horas, sean ni tan siquiera posibles en 2029.

Kiss Rock Fest 2018

Kiss (Foto: Rock Fest Barcelona)

Scorpions

Scorpions anunciaron su famosa gira de despedida en 2010, cuya estela aún se alarga casi una década después. Tras grabar nuevos discos de estudio como “Return to Forever” y dar pistas sobre un posible nuevo trabajo para el próximo año, no parece que los alemanes tengan mucha intención de honrar su promesa de que la de 2010 iba a ser la última gira. El caso es que este año Klaus Meine y Rudolf Schenker, los dos líderes de facto de la banda, han cumplido setenta años. Una edad que se convierte en una especie de frontera psicológica para muchos artistas. ¿Vemos a Scorpions encabezando el ResuFest Download the Coast del Rock del año 2029? Probablemente no. Cuando uno cena con Klaus Meine y lo ve de cerca, se da cuenta de que el tipo es frágil y delicado. No sabemos cómo le aguantará la voz con 80 años. De Rudolf Schenker nos esperamos cualquier cosa: su genética es insultante.

Scorpions

Ozzy Osbourne

Mientras los promotores de todo el mundo han pagado un dineral por la gira de despedida de Ozzy Osbourne, el vocalista insiste en que no es su despedida de los escenarios, anulando de facto todo el argumentario de que “esta es la última vez”. El lo sabe mejor que nadie: en 1992 intentó retirarse con el “No More Tours” y duró tres años fuera de la carretera antes de implosionar y volver con el “Retirement Suxx Tour” de 1995. La realidad es que en este mes de diciembre, Ozzy cumple 70 años y podemos asegurar que en la actual gira de presunta despedida está cantando y actuando a mejor nivel que diez años atrás. Como el tipo tiene una genética digna de estudio, no nos extrañaría que en 2029 le podamos ver haciendo algunos conciertos pero todo apunta a que en diez años, el abuelo Osbourne no estará haciendo giras de dos años como ahora.

Ozzy Osbourne Rock Fest Barcelona 2018

Ozzy Osbourne (Foto: Rock Fest Barcelona 2018)

AC/DC

AC/DC siempre se han mirado en el espejo de los Rolling Stones en lo que a integridad y longevidad se refiere. Si bien los últimos tiempos de la banda han sido convulsos, con la salida de Brian Johnson, Phil Rudd y Cliff Williams además de la muerte de Malcolm Young, todo apunta a que el grupo volverá en algún momento de 2019 con todos sus miembros clásicos y Stevie Young a la guitarra para una gira que se alargaría hasta 2021. Angus Young sigue siendo el miembro más joven de la banda, con 63 años en este momento. Si Mick Jagger y Keith Richards están al borde o pasando de los 75 años de edad, a Angus Young aún le quedan doce años de carrera -como mínimo- por delante. Lo que pasa es que Brian Johnson tendrá 81 años y su voz ya está en el límite desde hace años – por no hablar de su dañada capacidad auditiva que le llevó a salir de la última gira de AC/DC de manera imprevista y ser sustituido por Axl Rose. No tiene pinta de que AC/DC, en su formación más o menos clásica, vayan a poder aguantarse hasta 2029. Angus, con otros músicos, probablemente sí.

AC/DC

Iron Maiden

Se rumorea desde hace un tiempo que, tras la gira del próximo disco de estudio de Iron Maiden, la banda planea hacer oficial su despedida de los escenarios con una gira histórica. Más allá de la especulación, la realidad es que pocas bandas hay en la escena con más sentido del orgullo sobre sus directos que Iron Maiden y no son un grupo que vaya a querer arrastrarse por los escenarios como muchos de sus congéneres. Pero con 76 años que tendrá Nicko McBrain y 70 años que tendrá Bruce Dickinson ¿podemos esperar que haya Iron Maiden dentro de diez años? Ojalá.

Iron Maiden

Deep Purple

Hace muchos años que Deep Purple dejaron de ser una banda dispuesta a aportar algo en el terreno creativo y se convirtieron en una especie de orquesta de pueblo que toca los hits de su época dorada con un Ian Gillan justito y un Roger Glover y un Ian Paice que mantienen la formación con un halo de veteranía histórica. Por muy bueno que sea Steve Morse, sin Ritchie Blackmore la banda es algo muy distinto a lo que fue en los años ’70. Con 73 años en la actualidad y una voz en estado de emergencia, Ian Gillan difícilmente podrá estar al frente de Deep Purple en diez años. Y no Ian Gillan = no Purple.

Deep Purple

Deep Purple

Judas Priest

Desde el anuncio formal de Glenn Tipton explicando que tiene la enfermedad de Parkinson, el futuro de Judas Priest ha pasado a estar en entredicho. En muchos momentos, la gira de “Firepower” está teniendo ecos de despedida de los escenarios ya que, por integridad, Judas Priest sin KK Downing y sin Glenn Tipton tienen poco de Judas Priest. Es evidente que Richie Faulkner y Andy Sneap están haciendo un gran trabajo como duo de guitarras. También sabemos ese rollo de que las bandas son como clubs de fútbol donde algunos jugadores se retiran pero entran otros nuevos y el club sigue adelante. La realidad es que Judas Priest hoy en día es algo así como la banda de Rob Halford en solitario interpretando canciones de Judas Priest. Se nos antoja difícil ver cómo esta formación puede aguantar exitosamente diez años más aunque nos sorprende que hayan podido dar a luz un disco tan potente como “Firepower” a estas alturas de su carrera.

Judas Priest

Manowar

Enfrascados en un “The Final Battle” que parece que ha costado arrancar, Manowar enfilan también sus últimos años de historia metidos en la controversia de salir a hacer su última gira con solo dos miembros clásicos: Joey DeMaio y Eric Adams. El guitarrista Karl Logan está fuera de la banda debido a los cargos por presunta tenencia de pornografía infantil que pesan sobre él y el batería Scott Columbus falleció, siendo sustituido por Donnie Hamzik y ahora por el novato Marcus Castellani. Es decir: lo que queda de Manowar está haciendo una gira de despedida que no tiene el empaque de las de otros grandes grupos de heavy metal y que nadie termina de creerse y, además, con serias bajas en su formación. Tan solo una vuelta muy improbable del guitarrista Ross the Boss podría insuflar nueva energía en Manowar y devolverlos a un primer plano que les elude desde hace años. No vemos a Joey DeMaio con 74 años (ahora tiene 64) haciendo posturitas en el escenario pero estaremos encantados de que nos demuestre lo contrario.

Manowar

Whitesnake

David Coverdale no está en su mejor momento vocal pero entre el apoyo en los coros de Joel Hooekstra, Reb Beach y Michael Devin y una agenda de gira que cada vez espacia más los conciertos, puede ir trampeando y sacando adelante los conciertos con cierta gracia. Con 67 años en la actualidad y 77 previstos para 2029, Coverdale lo tiene crudo para seguir funcionando a un nivel aceptable sobre el escenario en ese entonces. Su voz le abandonó hace casi quince años, cuando Whitesnake se encontraban en pleno retorno a los escenarios. Cabe decir que su voz no ha vuelto jamás y que tan solo ha ido trampeando entre la tecnología y el apoyo de sus compañeros de banda -además de tocar los temas en una afinación más adaptada a su voz.

Whitesnake

La cuestión es que 2019 verá cómo editan “Flesh & Blood”, un nuevo disco, y se embarcan en una nueva gira. Podemos esperar cualquier cosa.

Aerosmith

Dijeron estar haciendo el “Aero-Vederci Baby Tour” en 2017 pero a media gira la banda comenzó a tirar marcha atrás y a decir que no se iban a separar, que no era una despedida. La gente acudió en masa a los conciertos de todos modos, por si acaso (32.000 personas en Rivas Vaciamadrid!) Y el periplo fue todo un éxito. Ahora, con Steven Tyler al borde de los 71 años y con un Joe Perry que comienza a tener frecuentes problemas de salud, nos preguntamos si es viable que sigan ‘despidiéndose’ de los escenarios de aquí a una década. Si la salud se lo permite, son capaces.

Aerosmith

Sergi Ramos