Después de varias audiciones y cambios en la formación, Iron Maiden se asentaron con Paul Di'Anno como vocalista, los guitarristas Dave Murray y Dennis Stratton y el batería Clive Burr. Nacía así una de las bandas más influyentes de la nueva ola del heavy metal británico.

El 17 de noviembre de 1975 Steve Harris creaba Iron Maiden, su propia formación, después de que sus compañeros en su anterior grupo Smiler rechazaran la mayoría de sus composiciones.

El origen de La Doncella de Hierro

La formación oficial de Iron Maiden contaba con el propio Steve Harris al bajo, los guitarristas Dave Sullivan y Terry Rance, Ron Rebel Matthews a la batería y el cantante Paul Day. Harris atribuye el nombre de Iron Maiden a una adaptación cinematográfica “The Man in The Iron Mask” que vio en esa época. “No recuerdo si lo pensé o lo hizo mi mamá o alguien más en la familia. No puedo recordar”, citaba Steve. Y así comenzaron a hacer los primeros conciertos regulares en Stratford, Inglaterra.

formación original Iron Maiden

Del baile de miembros que hubo en los primeros años en el grupo, Steve Harris y Dave Murray siguen siendo los miembros supervivientes más antiguos de Iron Maiden. La banda tuvo cerca de 12 diferentes alineaciones en la década de los ’70 mientras lidiaban para formar una alineación estable.

Aunque Iron Maiden tenían influencias de Deep Purple, Led Zeppelin o Judas Priest, tenían indudables matices punk. Así el primer cantante Paul Day fue sustituido por Dennis Wilcock, al carecer de la energía y carisma suficiente en el escenario. Pero Wilcock, un gran fan de Kiss (quien utilizaba fuego y sangre falsa durante los directos) resultaba demasiado extravagante.

Un encuentro casual en el pub Red Lion en Leytonstone, Londres, se convirtió en una audición determinante para el vocalista Paul Di’Anno con Dave Murray como único interlocutor. Steve Harris reflexionó “hay una especie de cualidad en la voz de Paul, un tono áspero, punk o como quieras llamarlo, tenía esa gran ventaja”.

Durante la mayor parte de 1977 y todo 1978, Murray fue el único guitarrista de la banda y varios guitarras tocaron junto a él hasta que se estableció con Dennis Stratton. Inicialmente la banda quería contratar al amigo de la infancia de Dave Murray, Adrian Smith, pero estaba ocupado en su propia banda, Urchin. A su vez, el batería Doug Sampson fue reemplazado por Clive Burr.

En la víspera de 1978 Iron Maiden grabó uno de los demos más determinantes del rock duro, ‘The Soundhouse Tapes’. La pista de la demo “Prowler” llegó al número uno en las listas de heavy metal de la revista Sounds y en diciembre de 1979 la banda consiguió un importante contrato discográfico con EMI en Londres.

Corriendo libre

Como muchas bandas, Iron Maiden lidió con una gran cantidad de alcohol en sus inicios. Sin embargo, la mayoría de sus miembros evitó en gran medida el consumo de drogas, y Steve Harris nunca las tomó. La excepción fue Paul Di’Anno, quien tuvo cada vez un comportamiento más autodestructivo -en concreto debido al uso de cocaína-. Sus actuaciones empezaron a sufrir justo cuando la banda conseguía un gran éxito en Estados Unidos. A finales de 1981 la banda reemplazó a Di’Anno con el exvocalista de Samson Bruce Dickinson.

El homónimo lanzado en 1980, ‘Iron Maiden’ llegó al número 4 de las listas de éxitos de Reino Unido en la primera semana tras su lanzamiento y se convirtió en uno de los principales referentes de la N.W.O.B.H.M., cuando la banda pasó además a abrir para Kiss en su gira “Unmasked” de 1980.

Posiblemente ‘Iron Maiden’ sea uno de los mejores trabajos de la banda y con el tiempo cada vez más valorado, pues Steve Harris no estaba demasiado contento con el sonido de producción hasta la llegada de ‘Killers’. De lo que no cabe duda es que el trabajo debut de La Doncella de Hierro fue uno de sus mejores exponentes lleno de himnos para explicar el movimiento.

“Phantom Of The Opera” no tiene desperdicio. Es una de las grandes joyas de la carrera de Maiden plagada de cambios de ritmo y una pieza única que no se desgasta con el paso del tiempo.”Transylvania” es una épica instrumental que traslada los Cárpatos de Vlad Tepes para dar paso a la inolvidable e infravalorada “Strange World”, una de las pocas baladas que registraron con Di’Anno y cuya atmósfera es única. No se deben olvidar tampoco los himnos “Iron Maiden” o “Running Free”, presentes en la mayoría de los directos.

Adney SId