En solidaridad con otra banda que fue retirada del festival, los holandeses anuncian la cancelación de un show programado en el Líbano.

Within Temptation en solidaridad con Mashrou ‘Leila

Los holandeses Within Temptation han cancelado su participación en un festival de música libanés en solidaridad con Mashrou ‘Leila, una banda local cuyo concierto fue eliminado bajo la presión de grupos cristianos. Within Temptation explicaba los motivos de dicha cancelación a través de un comunicado.

“Como saben, íbamos a tocar en el Festival de Byblos en el Líbano el 7 de agosto. Hemos descubierto que otra banda llamada Mashrou ‘Leila fue retirada del festival de acuerdo con la organización del festival debido a razones de seguridad, después de que los fans religiosos exigieran la cancelación de su actuación, seguido de amenazas violentas. Aparte del hecho de que las autoridades libanesas en este momento no pueden proporcionar a los artistas la seguridad de actuar en paz, hemos decidido cancelar nuestro show en Byblos en solidaridad con Mashrou ‘Leila y en apoyo de la tolerancia y la libertad de expresión.

“A nuestros seguidores del Líbano, le queríamos decir que nos duele tomar esta decisión. Nuestro último concierto en el Líbano sigue estando muy presente en nuestras mentes y corazones. Esperamos días mejores en los que volveremos a reunirnos con vosotros en el Líbano”.

Mashrou ‘Leila: sin protección

Los grupos religiosos cristianos no toleran a Mashrou ‘Leila porque su cantante es abiertamente gay, y las letras de la banda abordan el sectarismo, la igualdad de género y la homofobia.

Los organizadores del concierto dijeron que se vieron obligados a cancelar la participación de Mashrou ‘Leila en el festival “para evitar el derramamiento de sangre y mantener la seguridad y la estabilidad” después de que los líderes de la iglesia en Byblos dijeron que las canciones de la banda violan “valores religiosos”.

Amnistía Internacional ha criticado a las autoridades libanesas por no proteger a Mashrou ‘Leila, calificando la decisión de “un golpe devastador para el derecho a la libertad de expresión en el país y expone la abdicación de las autoridades libanesas de su responsabilidad de garantizar que la banda esté protegida en medio de una campaña de odio creciente. Este es el resultado directo de la incapacidad del gobierno de adoptar una posición firme contra el odio y la discriminación y de adoptar las medidas necesarias para garantizar que el concierto pueda seguir adelante”, anunciaba la directora de investigación de Amnistía Internacional para Oriente Medio, Lynn Maalouf.