El líder de la banda sueca confiesa que todo el proceso creativo y los objetivos a conseguir le obsesionan. Tiene que tenerlo todo bajo control.

La visión artística y empresarial de Tobias Forge

Tobias Forge ha conseguido el éxito de su banda Ghost en muy pocos años. Su forma de trabajar es muy peculiar, y está muy orientada a marcarse retos que va superando. Durante una entrevista con All Things Loud, el vocalista de la banda sueca reconocía que no ha escuchado su último disco ‘Prequelle’ desde hace bastante tiempo.

“Para usar un término orientado a los negocios, pienso más en todo el ciclo del álbum y a dónde nos ha llevado ese disco como banda, y en lo que estamos haciendo en cuanto a las giras. Desde ese aspecto, ha sido fenomenal, muy bueno”, reconocía Forge. “Ahora puedo mirar hacia atrás y pensar que hemos logrado exactamente lo que nos propusimos con esta grabación. El disco era muy honesto y no fue una repetición de lo que había hecho antes, y eso es bueno. Me gusta. No escucho el álbum, pero es lo mismo con todos mis discos. Después de terminar de componer y cuando comenzamos a presentarlo en directo, ya no lo escucho. Honestamente no puedo, porque me da un poco de náuseas”.

El motivo es simple. Le obsesiona al líder de Ghost que una vez que ha publicado un disco, su mente quiera enfrascarse en realizar cambios: “Soy un fanático del control y un perfeccionista, y quiero sentir que he hecho todo lo posible para crear un producto tan bueno como sea posible. El mejor disco posible.  Es por eso que salgo de una producción y me digo a mí mismo que quiero hacer ciertas cosas de manera diferente la próxima vez. Sin embargo, en lo que respecta a la composición, el ciclo comienza de forma más modesta. Empiezo con cosas que había dejado fuera del álbum actual, y luego agrego muchas cosas nuevas. Y eso es todo, desde pequeños fragmentos de música que podría haber grabado, hasta cosas que grabé. Tengo en mi cabeza notas con títulos y letras, cosas conceptuales. Solo ideas”.