El cantante de As I Lay Dying fue condenado por intentar contratar a un sicario en 2013 para matar a su ex esposa. Ese pasado le sigue pesando al artista de origen griego.

El frontman de As I Lay Dying, Tim Lambesis, participó como orador invitado en un debate sobre salud mental que fue organizada por YourLife Gym y Heart Support a comienzos de esta misma semana. Pero sus palabras fueron lo de menos para muchas personas que criticaron al música estadounidense por su pasado delictivo.

Tim Lambesis en un debate de salud mental

Antes de que Tim Lambesis apareciera en el citado evento, el vocalista de As I Lay Dying recibió críticas por hablar en un debate sobre salud mental dada su pasada condena por intentar contratar a un sicario en 2013 para matar a su ex esposa. El músico de origen griego se declaró culpable sobre este cargo de intento de asesinato, fue sentenciado a nueve años de prisión pero recibió la libertad condicional a finales de 2016.

Durante su tiempo en prisión, dedicó su vida a ampliar su educación y llegó a convertirse en consejero de tratamiento de adicciones. Y aunque ha ofrecido disculpas públicas y se ha reconciliado con sus compañeros de banda de As I Lay Dying desde su liberación, ha continuado enfrentándose al escrutinio cuando regresó al ojo público.

A pesar de las duras criticas recibidas -su mayoría a través de las redes sociales- el cantante se refirió a su participación en este evento de salud mental e intentó dejar las cosas claras para quienes cuestionaron sus intenciones. “[…] recibí muchas críticas esta mañana antes de esta clase, porque parece que no tengo ningún derecho a tratar de ayudar a otras personas con todo el dolor que les he causado a otros en mi vida. Y realmente de eso no se trataba la clase “, escribía Lambesis a través de su Instagram.

“No se trata de que diga que tengo las cosas resueltas, se trata de que diga que he pasado por muchas cosas y que he tratado de curarme y rehabilitarme y que parte del dolor que he experimentado es despertar todos los días sabiendo el dolor que he causado a otras personas. Así que no se trata de que yo sea moralmente superior o esté particularmente calificado, se trata de ser abierto y compartir mi experiencia. Creo que es muy sanador compartir tu historia, ese trauma tiene menos poder sobre ti, cuanto más te abres y compartes sobre ello”, sentenciaba.