En un concierto de los de Iowa durante su gira Knotfest, ocurrió este triste incidente. Uno de los asistentes murió después de caer en el moshpit. Todavía no se conocen las causas exactas.

Muere un fan de Slipknot durante un concierto

El pasado domingo 11 de agosto, falleció un asistente al concierto que ofreció Slipknot dentro de su gira Knotfest en el Hollywood Casino Amphitheatre de Tinley Park, Illinois. Según han informado diferentes medios, Richard Valadez, de 62 años, estaba enfadado con otros fans durante el show de la banda de Iowa, cuando lo tiraron al suelo y entró en el moshpit. Después de la confusión inicial y la demora en la asistencia médica, Valadez fue declarado muerto a las 23:34 hora local, según la Oficina del Médico Forense del Condado de Cook.

Pero la causa de su muerte aún no se conoce, y las circunstancias que rodearon el incidente no están claras. Aunque existe una autopsia pendiente por parte del médico forense que se dará a conocer en breve, el Jefe de Bomberos de Tinley Park, Forest Reeder, dijo que su departamento no respondió a la llamada de emergencia por cuestiones jurisdiccionales.

“El Departamento de Bomberos no estuvo presente en este incidente en el recinto ya que los servicios médicos de emergencia son proporcionados por un contratista privado para cualquier emergencia en el lugar”, confesaba Reeder.

Los testigos presenciales

Los asistentes al concierto que fueron testigos de incidente ofrecieron bastante información. “Básicamente, todo el mundo estaba saltando en el mosh pasándolo bien y siendo amigables con los participantes en las partes duras, como es habitual en los conciertos de metal”, declaraba el testigo Anthony Mackey. Cuando Slipknot comenzó a tocar “Sulphur” después de una hora de concierto, el hombre fue “golpeado demasiado fuerte, entró en el moshpit, y cayó al suelo”, recoge el informe. Según Mackey la gente intentó ayudarlo a levantarse y pidieron ayuda de los servicios médicos.

La asistente al show Brittany Ruel-Curtis comentaba que “parecía estar bien durante todo el concierto, disfrutando de la música, bebiendo y hablando con las personas que estaban sentadas frente a mí”. Aunque añade que debería haberse “controlado mejor las cosas: más presencia de servicio de emergencia. Y una mejor manera para que las personas se den cuenta de que necesitan ayuda”.

Varios testigos dijeron que entre la confusión y la aglomeración de público, la asistencia del personal sanitario a Valadez se retrasó entre 15 y 25 minutos después de que perdiera la conciencia. Mientras tanto, dos hombres le practicaron la reanimación cardiopulmonar a Valadez y al menos otra persona empujó a la multitud para evitar que lo pisotearan. Otros asistentes encendieron linternas desde sus teléfonos móviles en un intento de pedir ayuda urgente.