El actual líder de Los Barones se muestra bastante descontento con la gestión de la crisis sanitaria y económica provocada por el Covid-19 del gobierno del país.

El actual líder de Los Barones, José Luis Campuzano ‘Sherpa’, está bastante descontento con la gestión de la crisis sanitaria y económica provocada por el Covid-19. Es algo que ha reflejado en sus redes sociales, en la que ha compartido vídeos – no grabados por él – de las caceroladas contra el gobierno de Pedro Sánchez en los últimos días. En una extensa entrevista con el periódico ABC opina sobre la situación que se vive en el país.

Sherpa no es de izquierdas

No era necesaria una entrevista para que Sherpa mostrara su descontento con el actual gobierno de nuestro país, ya que a través de sus redes sociales se ha expresado en varias ocasiones en estos días. Aunque en una muy reciente entrevista con el periódico ABC se ha mostrado más explícito y sincero que en los contados caracteres que ofrece Twitter.

El que fuera miembro de Barón Rojo es consciente de que sus palabras no agradará a muchos de sus seguidores y reconoce que “Ahora soy el facha número uno del rock español, hay una campaña contra mí que flipas. Me insultan a lo bestia, me llaman de todo, y muchos me dicen que van a quemar discos de Barón Rojo”.

Su ataque constante al gobierno que “está en una deriva bolivariana horrible” ha sido respondida por muchas personas del mundo del rock, aunque no por ninguna artista o banda en concreto (“No, no, Rosendo y toda esta gente están muy calladitos”) y aclara que siempre ha habido algo de confusión en cuanto a su ideología: “Mucha gente está equivocada conmigo pensando que soy de izquierdas. ¿Qué coño voy a ser yo de izquierdas? Tengo una canción que se llama “Tierra de nadie”, que dice que “es triste saber que gane el que gane, tú vas a perder”. Los que no han entendido esos mensajes se pensaban que yo era de la onda de los borrokas o de Izquierda Unida, y de eso nada”.

Sherpa afirma que está en una edad que no se calla nada (“Si uno de izquierdas me veta porque piensa que soy un facha, pues que le den por el culo. Se acabó. A mis setenta años no voy a andarme con estas gilipolleces”) y aunque no está participando en las caceroladas porque vive en una urbanización apartada sí que ha grabado unas “veinte pistas de cacerolas haciendo ruido, y lo pongo por los altavoces en el balcón”.

A lo largo de la entrevista recuerda su relación en el pasado con Barón Rojo con los partidos políticos y ni el PSOE ni el PCE salen muy bien parados. También relata que se encuentra arropado por varios artistas que opinan como él y que en este momento “sentía que tenía que dar un paso al frente, para que se sepa que en el mundo de la Cultura no todo es Almodóvar y Bardem. Me encantó que Josema Yuste y Quique San Francisco salieran a la palestra”. Aún así es consciente que sus palabras le traerán problemas y que incluso con los miembros de su propio grupo ha debatido si era buena idea hacer público sus comentarios.

Pide la dimisión del gobierno

Sherpa tiene muy claro lo que espera del gobierno actual: “que dimitan hoy mismo, hagan un Gobierno de concentración nacional, elijan a un presidente de su partido, que es el que más han votado, pero esperen noticias de los juzgados de Plaza Castilla, porque les vamos a llevar a juicio uno detrás de otro. Que pidan perdón por esta masacre. Yo he perdido dos primos un amigo íntimo por culpa de esta gentuza. Eran mayores y no había UCI para ellos”.

Momento antes de esta entrevista la Comunidad de Madrid no había pasado a la fase 1, y Campuzano estaba seguro que si eso no ocurría podría haber más altercados: “La cosa se está calentando mucho. Y ahora qué pasa, ¿sacan a los MENAS para pegar a los de las caceroladas? Lo que nos faltaba, que vinieran moritos a pegar a españoles que llevan la bandera”.

Para Sherpa la solución de esta crisis sanitaria y económica está muy clara: la destitución fulminante de Pedro Sánchez. Porque el mayor error del presidente del Gobierno ha sido “Nacer. Sé que todo esto que te estoy diciendo me va a perjudicar mucho, pero me da igual”.