Kirk Hammett recuerda en una reciente entrevista la llamada de Metallica para unirse a la formación. Varias casualidades hacen que fuera inolvidable.

Muchos piensan que el destino es una fuerza que está por encima de todos nosotros y que nos empuja hacia una sucesión inevitable de acontecimientos. Está claro que de ser cierto no elige el destino el día ni el lugar en el que todo comienza a cambiar. Que le pregunten a Kirk Hammett que el día que recibió la llamada de Metallica para entrar en la banda no estaba en el sitio más glamuroso del mundo (¡pero sí el más necesario!).

El día que Kirk Hammett entró en Metallica

El guitarrista de Metallica, Kirk Hammett, rememora en una reciente entrevista con Loudersound el día que recibió la llamada de Metallica para formar parte de la banda. Sus recuerdos son bastante nítidos, y es que una serie de circunstancias provocaron que se convirtiera en un día inolvidable.

“Era el 1 de abril, el Día de los Inocentes, y yo estaba sentado en el retrete”, espeta Hammett “Recibí la llamada de Mark Whittaker (ingeniero de sonido de Metallica), y después de colgar pensé ‘No puedo creer que acabo de recibir esa llamada telefónica. ¿Fue una broma del Día de los Inocentes?’. Un par de días después me dieron una cinta de ellos, pero ya tenía la demo y me sabía dos tercios de las canciones”.

Una mala noticia para Exodus

La entrada de Kirk Hammett a Metallica no fue del agrado de sus compañeros de Exodus. Recuerda el guitarrista en esta misma entrevista que “Paul Baloff estaba tan enfadado que me roció una cerveza en mi cabeza. Enfadado y herido me dijo: ‘No puedo creer que nos estés haciendo esto Kirk’, y luego me tiró su cerveza sobre mi cabeza’.

Eso ocurrió en 1983, justo antes de que Metallica grabara su disco de estreno ‘Kill ’em All’, y “Exodus estaba pasando por algunos cambios de miembros. Nos deshicimos del bajista anterior y entró otro bajista, y era una dinámica diferente dentro de la banda. No estábamos ensayando por alguna razón. No sé, tal vez Paul Baloff estaba haciendo algo. Estábamos pasando por una pausa cuando me uní a Metallica”.