La banda británica comercializa a través de una marca tradicional una nevera que viene decorada por varios Eddies, una de las mascotas más reconocibles del heavy metal.

Las bandas de rock y metal lanzan todo tipo de merchandise, algunos inimaginables para el fan de a pie. Una marca de productor nacida en un modesto taller de metalurgia a mediados del siglo XX, va a comercializar unas neveras ideales para ir a la playa o de camping ilustrada con la popular mascota de Iron Maiden.

Una nevera con gráficos de Iron Maiden

Igloo ha lanzado un nueva nevera que rinde homenaje a Iron Maiden, una de las bandas de heavy metal más influyentes de todos los tiempos. La nevera Playmate Classic de edición especial captura el legado de la banda británica al presentar el icónico logotipo de la banda con llamativas encarnaciones de “Eddie”, una de las mascotas más reconocibles del metal. ,Este nuevo producto ya está disponible en igloocoolers.com/ironmaiden.

“Esta colaboración ha sido surrealista en todos los sentidos”, confesaba Brian Garofalow, director de marketing de Igloo. “Al incorporar un ejército de Eddies reconocibles al instante en nuestro refrigerador Playmate Classic, podemos brindarles a los fans la oportunidad de relajarse con la Bestia y poseer una pieza única de recuerdos”.

Iron Maiden

Igloo diseñó la nevera Playmate de edición especial con gráficos llamativos inspirados de manera inconfundible en las famosas portadas de discos de Iron Maiden y el icónico logotipo estilizado.

Su precio

Esta nevera tiene un precio 49.99 dólares y tiene una capacidad para hasta 26 latas de cervezas. Este diseño de edición especial está disponible en la citada página web hasta agotar existencias. 

Igloo nació en un modesto taller de metalurgia en 1947 y ha sido fundamental para redefinir la forma en la que vivimos, trabajamos y disfrutamos del tiempo libre. Lo que comenzó como una idea para llevar agua limpia al lugar de trabajo se transformó rápidamente en neveras  superfuncionales y las mejores de su clase. Los productos Igloo hicieron posible el movimiento de recreación familiar al aire libre del siglo XX. De repente, llevar a sus hijos a acampar el fin de semana se volvió fácil y los viajes por carretera a campo traviesa se convirtieron en un elemento básico de las vacaciones de verano.