Ozzy Osbourne ha sabido rodearse de guitarras con enorme talento. George Lynch fue uno de ellos, pero nunca fue nombrado como miembro oficial.

George Lynch fue despedido de Ozzy Osbourne

George Lynch de Dokken fue otro de los tantos guitarristas de talento que pasó por las filas de la banda en solitario del cantante Ozzy Osbourne. Pero aunque estuvo en un par de etapas, nunca fue considerado un miembro oficial de la banda, ni mucho menos contratado a tiempo completo. De hecho, fue despedido para facilitar la entrada de Jake E. Lee, que fue elegido como sustituto del fallecido Randy Rhoads. Originalmente, Lynch hizo las audiciones antes de que Ozzy seleccionara a Rhoads a finales de los ’70. Después intentó hacerse con el puesto, pero no todo fue como pensaba.

No fue una etapa fácil para Lynch, y la relata en una entrevista con la revista Ultimate Guitar. Mientras que Brad Gillis entró en la banda para ocupar el puesto de Rhoads en 1982, Lynch iba con la banda de gira. “Nunca toqué en un show. Tocaba en las pruebas de sonido. Brad Gillis era un guitarrista en ese momento, vendría a darme su guitarra y tocaría una o dos canciones. Luego nos íbamos. Ensayé con ellos, traje al bajista Don Costa, que fue su bajista durante un tiempo”.

George Lynch

Los ensayos se hacían en Texas, pero después se llevaron a cabo en Los Ángeles. Lynch fue despedido después de trabajar con Osbourne y la banda durante un par de meses. El guitarrista, que tenía una esposa y dos hijos, había estado apoyando a su familia como conductor de reparto para una empresa de licores, haciendo entregas de pedidas en zonas no muy seguras, pero dejó este trabajo para luchar por conseguir un puesto como guitarrista de la banda de Ozzy Osbourne.

La dura despedida

George Lynch fue despedida frente a Jake E. Lee, quien finalmente tocaría en “Bark at the Moon” y “The Ultimate Sin”. Como muchos saben, Lee abandonó la banda de forma repentina, y luego entró a la banda Zakk Wylde durante muchos años. La despedida de Lynch fue muy dura para él.

“Cuando me despidieron así… Y no me pagaron, y no me dieron ninguna compensación, no me preguntaron si estaba bien o algo así. No les importó. Ozzy solo dijo: ‘Oye, no va a funcionar. Muchas gracias por tu tiempo. Nos vemos después. Adiós’. Sí, me quedé boquiabierto. No podía creerlo. Mi corazón se paró y creo que lloré de camino a casa. Fue devastador”.

En el mismo año en que se publicó el popular “Bark at the Moon”, Lynch consiguió mucho éxito con Dokken con el lanzamiento de su disco de estreno “Breaking the Chains”. La banda continuaría con ese éxito con sus tres posteriores trabajos, con los que consiguieron tres discos consecutivos de platino. Finalmente, su trabajo tuvo su recompensa.