Shinedown visitaron recientemente España por primera vez en el marco de la gira de “Attention Attention”, su disco más reciente. Han sido tiempos duros para la banda y especialmente para su vocalista Brent Smith, pero el grupo ha salido reforzado de todos los problemas. Sergi Ramos habla con el baterista, Barry Kerch. Posiblemente el tipo más majo y educado del mundo.

Habéis venido por primera vez a España. ¿Por qué os ha llevado tantos años visitar nuestro país?

Es el momento adecuado. Tenemos el manager y el agente adecuado para atacar países como España. Uno de los lugares que queríamos tachar de nuestra lista de países pendientes era justamente España y hasta ahora no ha sido el momento adecuado para ello. Estamos yendo a muchos países donde no habíamos estado antes y eso nos tiene muy motivados.

¿Conoces algo del país? ¿Es un lugar al que tenías especiales ganas de venir?

La verdad es que no conozco el país demasiado. Evidentemente ves fotos, todo el mundo habla de lo genial que es España, de lo buena que es la comida pero nunca he estado y no conozco demasiado al respecto. Espero poder mejorar esto a partir de ahora. Intento ir a todos los países con la cabeza limpia, sin ideas preconcebidas y , una vez estoy allí, dedicarme a explorar y hacerme mi propia idea de las cosas. Cuando tenemos algún día de descanso antes de un concierto solemos explorar la ciudad tranquilamente y sumergirnos un poco en la cultura local.

Shinedown Download Festival Madrid 2018

Shinedown (Foto: Stilav)

Tres años entre discos

Han pasado tres años entre “Threat to Survival” y el nuevo “Attention Attention”. ¿Ese hueco ha sido de pura necesidad para poder sacar composiciones atractivas o debido a las largas giras?

Nos gusta girar y además, los tiempos son distintos. Ya no ganas un montón de dinero en seis meses de gira como para vivir el resto del tiempo de los royalties. Los discos no venden lo que solían vender, así que estás obligado a estar siempre en la carretera girando. No queremos tampoco acelerar el proceso de hacer un disco para editar algo por editarlo. Nos tomamos nuestro tiempo para hacer nuevas canciones y, por otro lado, la base de esta banda siempre ha estado en la carretera, desde que empezamos con esto hace más de dieciocho años. Somos una banda que gira dos o tres años para cada disco y es lo que nos ha hecho ser alguien en este negocio. Por otra parte, el mundo es un lugar más grande ahora y las giras se alargan mucho más, porque tienes que ir a muchos más países.

Girasteis el año pasado con Iron Maiden en Inglaterra y Alemania. ¿Como fue la experiencia? Siempre se comenta que telonear a Maiden, Motörhead y AC/DC son los tres peores conciertos que te puede tocar hacer, porque los fans están ahí solo para verles a ellos y puedes pasar un mal rato.

En primer lugar, la gente de Iron Maiden y su crew nos trataron como si fuésemos oro. Fueron geniales. El otro día nos encontramos con ellos en Italia y nos saludamos y vinieron a darnos un abrazo y a preguntarnos que tal nos va todo y demás. No tienen por qué hacerlo. Son una banda que podría ignorar a todo el mundo.

Nos habían contado todas las historias de terror sobre el público de Iron Maiden e íbamos un poco prevenidos pero Brent, nuestro frontman, es muy bueno y al final se metió a toda la gente en el bolsillo. Siempre hubo un par de fans de Maiden que se dan la vuelta y pasan de ti, pero fueron minoría. No tenemos historias de terror. Fuimos con la idea de que teníamos que ganarnos a ese público y de que iba a ser difícil y eso fue lo que hicimos. Íbamos preparados.

Tienen a fans más jóvenes ahora. En los 80 probablemente habríais tenido un ladrillo en el escenario antes de acabar el primer tema.

Lo intentaron. Pero les miras a los ojos, les haces saber que eres uno de ellos, y entonces reculan.

Superando las problemáticas internas

¿“Attention Attention” es un disco puramente conceptual o tan solo una colección de canciones con temáticas vagamente relacionadas?

Es un disco conceptual. Es una historia de principio a fin. Desde el principio del proceso de composición nos dimos cuenta de que estábamos haciendo canciones con una temática común y lo que hicimos fue potenciarlo, componer más canciones en esa misma linea. La historia trata sobre una persona que entra en una habitación y se sienta y tiene que trabajar sobre sus problemas, traumas y fobias. A lo largo de todo el disco, esa persona está trabajando en su problemática particular y al final del disco hay una canción que se llama “Brilliant”. Es una canción en la que la persona se da cuenta de que todos tenemos problemas pero hay que salir adelante pese a ellos. Tienes que ser quien eres.

El disco no deja de ser un reflejo de nosotros mismos y, en concreto, de los problemas por los que ha atravesado Brent, quien ha tenido problemas de adicción a lo largo de los últimos cuatro años. Eric también ha tenido problemas. Yo y Zach hemos intentado ayudarles y nos hemos visto en la situación de querer ayudar a tus hermanos y ver lo difícil que es porque no tenemos las herramientas necesarias. En este disco hemos intentado aunar toda esa experiencia dentro de las canciones.

¿Como consigues poner todas esas experiencias en un disco sin caer en algo tan fácil como ser un llorica, a falta de una mejor palabra? Ya sabes, todo el mundo tiene problemas ¿por qué los de Shinedown son más importantes? El fan regular quizá tiene problemas para relacionarse con la temática, dada la distancia que suele haber entre la vida de un fan y la de un artista de éxito.

Pienso que la clave de todo esto está en ser honesto y en que la gente se sienta cercana a nuestra experiencia relatándola tal y como es. Todo el mundo tiene problemas y nosotros no intentamos darle más importancia a las nuestras. Creo que esa es la clave. No queremos llorarle a nadie con nuestros problemas sino decirles ‘mira, me ha pasado esto y fue así como lo pude resolver’. Creo que esa es la manera más educativa de hacerlo y la manera en que consigues que la gente no te vea de ese modo. Hemos hablado con fans que nos han dicho que ese disco o aquella canción les ha salvado la vida o les ha ayudado a superar un problema. Eso nos llena mucho. Nosotros no podemos hablar de lo que no sabemos, no podemos inventarnos historias sobre dragones y cosas por el estilo, porque no es lo nuestro. Solo podemos compartir historias sobre lo que nos pasa, lo que sentimos. Todo lo que queremos es empoderar a la gente a través de nuestra música, no hacerles sentir que nuestros problemas son más importantes que los suyos. Creo que eso es muy necesario.

Shinedown Nova Rock 2018

Shinedown (Foto: Lluís García)

Erais muy jóvenes cuando Shinedown comenzaron a tener éxito. Hoy en día tenéis entre 30 y 40 años. ¿Como ha afectado a vuestras vidas personales haber “crecido” ante los fans?

Creo que en esta banda hemos tenido mucha suerte. La manera en que nos han criado nuestros padres nos hizo ser humildes. Mi madre me habría dado una paliza de no serlo. Incluso ante el éxito tienes que ser humilde. El éxito te trae mucho más trabajo, muchos más retos. Míranos, aquí estamos yendo por primera vez a un país como España. Nunca lo sabes todo ni nunca lo has visitado todo. Estamos contentos de ir a tu país, porque somos nuevos allí y disfrutamos de la experiencia, de lo que nos aporta y lo que aprendemos. Tenemos mucha suerte y lo sabemos, pero las cosas no suceden si no trabajas duro. Es más, trabajamos más duro ahora que cuando empezábamos, porque tenemos muchísimo que perder como banda. Es muy complicado llegar hasta donde hemos llegado hoy en día.