¿Cómo descansa Rob Halford entre giras, discos y celebraciones de su banda? El vocalista de Judas Priest nos trae su segundo disco de villancicos, titulado 'Celestial', algo que era impensable allá por el 1984 y que es ahora una realidad.

Si uno mira atrás y se pone el video de Judas Priest en directo en Londres en 1982 en plena gira de ‘Screaming For Vengeance’, el mítico ‘Live Vengeance ’82’, se le puede hacer complicado imaginar que el vocalista de aquella banda tan dura y tan potente pudiese hacer un disco de villancicos en clave de heavy metal. Y no solo una vez. Ya en 2009, el cantante abanderado del acero británico editó un primer volumen titulado ‘Halford III: Winter Songs’ donde daba voz a tradicionales villancicos como “Oh Holy Night”, “Come All Ye Faithful” o “We Three Kings”.


Lo de mezclar heavy metal y villancicos no es nuevo: ahí tenemos a la Trans-Siberian Orchestra reventando arenas a lo largo y ancho de Estados Unidos cada año con pirotecnia, láseres y plataformas hidráulicas. Y por otro lado, desde Twisted Sister hasta Cristopher Lee han perpetrado discos navideños basados en el heavy metal. No debería sorprender que, a la tierna edad de 68 años, a Halford le entre un nuevo arranque de paz estival y regale un trabajo que, bajo el título de ‘Celestial’, evoca turrones, pavo relleno (de metal) y a tu suegra la borracha dando la turra en Nochebuena.

“Estoy en esta fase de mi vida en la que quiero investigar todas las diferentes posibilidades de la música”, explica el vocalista telefónicamente desde Phoenix, Arizona, donde se encuentra disfrutando de un merecido descanso entre la preparación de este álbum, sus memorias y los ensayos para el tour del 50º aniversario de Judas Priest. “El mensaje de la Navidad, la manera en que lo representamos con la familia y los amigos alrededor del mundo… Creo que los músicos no deberían tener miedo a explorar y disfrutar de todas sus ambiciones artísticas. Esto es tan solo otra aventura para mí dentro de un campo musical sobre el que considero que tengo algo que aportar. El mensaje de estas canciones es positivo y pienso que no está de más recordarlo”.

Diez años después

El disco llega casi exactamente diez años después de sumergirse por primera vez en el curioso mundo del metal navideño. En esta ocasión Robert John Arthur Halford no ha optado por rodearse de su amigo Roy Z, con quien trabajó codo con codo en la anterior ocasión, sino que se ha rodeado de familia y amigos en un extraño giro argumental que sirve como divertimento y cierre de círculo para el cantante. “Me apetece celebrar la Navidad nuevamente, aunque de un modo distinto”, sostiene.

“Como sabes, en este trabajo me he rodeado de mi familia y amigos para tocar las canciones y eso hace que todo haya sido nuevo en muchos aspectos, especialmente en la manera de trabajar y en la manera de arreglar los temas. No es tan solo un álbum de villancicos navideños, no quiero que se menosprecie como eso. Es algo más”. En el disco se puede encontrar al hermano de Halford, Nigel, como batería. Su sobrino, Alex, es el bajista. Su hermana Sue toca las campanillas. Para terminar de hacer el árbol genealógico: Alex es el hijo que Ian Hill tuvo con la hermana de Rob, ya que estuvieron casados durante siete años. Asimismo, en el álbum colaboran los guitarristas Robert Jones y Jon Blakey, quienes demuestran su increíble valía.

“Tienes que tener mucho cuidado cuando haces este tipo de canciones porque son muy poderosas. Son temas que tienes que gestionar con mucho mimo, de los que te tienes que alejar en cierto modo y con los que has de ser algo frío”, explica. “Toda la música es precisa y articulada, como una maquina. Los componentes, la batería, la guitarra, el bajo… la forma en que todo eso se junta para ofrecer un resultado está trabajando a la vez que la parte emocional propia de todas estas canciones navideñas”.

Continua: “Es complicado conseguir transmitir un mensaje poderoso y una música que tiene que ser igualmente poderosa pero sin que una cosa aplaste a la otra. Es algo complejo de relatar porque es algo que sucede que no se puede explicar con precisión. O lo tienes o no lo tienes. Siempre me ha parecido muy misterioso y enigmático lo de hacer música. El sentido y la dimensión que tiene todo a nivel emocional. Habiendo dicho esto, que siempre me voy por las ramas, creo que el mayor logro es el de presentar música de buena calidad con un mensaje potente y emocional. Pienso que lo hemos conseguido sin ser caricaturescos. Lo que dices tiene que tener profundidad y tienes que creértelo. Después de cincuenta años haciendo esto aún me encuentro en situaciones en las que todo es un reto. Este trabajo tiene una gran cantidad de experiencia y conocimiento acumulados detrás”.

Ecos a Judas Priest

Los nuevos arreglos de clásicos como “God Rest Ye Merry Gentlemen” o “Joy To The World” quedan impecables junto a una selección de nuevas canciones que encajan dentro del concepto sin mayor problema. Se trata de “Celestial”, que da título al álbum, “Morning Star”, “Protected By The Light” y el más destacable “Donner And Blitzen”, el cual suena bastante a cierta banda británica en la que también canta Rob.

“He puesto un pequeño texto en la parte trasera del CD para explicar cómo han sucedido los arreglos artísticos de este trabajo”, relata. “Le dije a los músicos que trabajan conmigo que no tuviesen miedo a mostrar sus influencias y sus inspiraciones, especialmente en lo que se refiere a guitarras. Esas referencias son maravillosas. Te muestran lo mucho que estos músicos admiran a otros artistas, porque al final todo el mundo está inspirado por alguien que ha venido antes que él. La referencia a Judas Priest en ‘Donner And Blitzen’ es curiosa. Me puedo poner la mano en el corazón y asegurarte que nunca sentí esa influencia cuando grabamos la canción, sino después de acabarla, cuando otras personas la escucharon”.

“Lo que no he hecho ha sido comparar o intentar copiar”

Prosigue: “Lo que no he hecho ha sido comparar o intentar copiar. Me gusta ver que hay personas que establecen una cierta conexión entre ese tema y Judas Priest pero, para dejarlo claro -si es que hay que hacerlo- nunca fue la intención. No hubo un momento en que nadie cogiese una canción de Priest y dijese ‘ah, vamos a convertirla en un villancico’. Todos los implicados tienen el suficiente talento como para no tener que hacer algo así, no obstante es importante para mi aclararlo”.

¿Cuál es el regalo de navidad que le gustaría recibir a Rob Halford?

“Pues… unos calzoncillos, unos calcetines… No me compres una corbata porque nunca me la voy a poner. Cosas de señor mayor”, dice entre carcajadas recordando que está al borde de cumplir los 70 años en agosto de 2021. “Estaba tirado en la cama anoche con mis calcetines de ir a dormir, porque duermo con calcetines como el señor mayor que soy, y pensé: ‘a ver si alguien me compra unos nuevos para estas navidades, a poder ser con gatos, quiero calcetines de gatos’”.

Para quien sigue a Halford en Instagram, lo de los gatos no es una sorpresa. Y para que no decaiga, hasta en las fotos de promoción de éste nuevo álbum el vocalista luce su famosa camisa de gatos. “Es que me encantan los gatos”, se ríe. “No puedo dejar de publicar cosas con gatos en Instagram porque si dejo de hacerlo, los fans se enfadan. Si no hago un ‘caturday’ cada sábado los estoy decepcionando. Desde que salí con la camiseta de los gatos el tema ha sido imparable. Y ey, todo lo que sea unir a los metalheads con gatitos y perritos me parece genial. Todos somos un poco más felices con mascotas”.

Un año lleno de planes

Halford no descarta aventurarse en la carretera con algunos shows para presentar sus mejores villancicos, aunque no lo ve como algo inmediato. “Es algo que estoy considerando. Me gusta la experiencia íntima de tocar para poca gente en un club”, reflexiona. “Quizá este disco es una oportunidad para hacerlo. No lo sé. Siempre hay algo nuevo en el horizonte y algo que hacer cuando tienes una carrera tan fructífera y larga en el metal. Este disco es algo nuevo para mí, pero tengo mi libro en el horizonte, el 50º aniversario de Judas Priest y muchas cosas más. Hay muchos momentos gloriosos que llegarán en breve, de esos que nunca piensas que van a llegar, y siempre hay algo que hacer.

Judas Priest Rock Fest Barcelona

Judas Priest (Foto: Rock Fest Barcelona)

Hace pocos días, Judas Priest fueron nominados por segundo año consecutivo para entrar a formar parte del Rock And Roll Hall Of Fame. Una nominación que, de convertirse en inducción, sería una excelente oportunidad para que Judas Priest se mirasen en el espejo de su propia historia y dejasen de lado todo el drama y el salseo de los últimos años tras la salida de K.K. Downing de la banda, la baja de Glenn Tipton debido al Parkinson que le aqueja y diversos cruces de declaraciones en la prensa.

“El Rock And Roll Hall Of Fame une a la gente”

“Bueno, eso es lo que el Rock And Roll Hall Of Fame hace: une a la gente, particularmente a los músicos”, sopesa el cantante. “Si entramos en el Hall Of Fame tendremos que hacernos un planteamiento simple y fácil. Creo que hay cosas que se tienen que hacer, digámoslo así. Hay cosas que se tienen que hacer. Las palabras me fallan porque sé, evidentemente, de qué estás hablando. Es muy obvio. Es el gran elefante en la habitación. Así que hablaremos con el elefante y… veremos qué hacemos. No digas que K.K. es un elefante, por Dios”, se despide entre risas.

Sergi Ramos