Hoy en día, la industria de la música extrema está plagada de bandas con mucho talento y potencial y de otras más simples que funcionan porque logran gustar al público. Por otro lado, por debajo del colchón de tranquilidad que supone trabajar con un sello discográfico de renombre, está un sector underground todavía más plagado de bandas que luchan por ganarse un hueco.

Dentro de la jungla saturada que supone la industria musical donde cada vez cuesta más destacar, a veces surgen proyectos que, de forma constante e incansable, salen adelante sin recursos. Si a ello le sumas a ello un sonido experimental no pensado para todos los públicos, la dificultad se multiplica. Se podría decir, sumando todo lo anterior, que Pervy Perkin son un caso casi sobrenatural, consiguiendo ser apoyados y escuchados en este implacable y eterno océano de agrupaciones musicales de todo tipo donde todas quieren su oportunidad. Hablamos con ellos sobre las dificultades que supone sacar adelante una banda sin recursos, sobre su último álbum y sobre la industria musical.

Adentrándonos en ‘Comedia: Inferno’

Vuestro tercer álbum, ‘Comedia: Inferno’, ya está disponible desde el 8 de abril. Lo describís como vuestro sonido más agresivo hasta la fecha. ¿Qué os ha llevado a endurecer vuestro sonido?

Alex: La verdad es que siempre hemos sido fans de los sonidos más extremos. El black metal y el death metal, por ejemplo, también forman parte de la banda sonora que escuchamos día a día. En lo personal yo tenía ganas de meter tralla en el nuevo disco, y dado que nos embarcamos en un proyecto de esta temática, consideramos que le venía perfecto, así que lo pasamos muy bien dando rienda suelta a nuestra vena más extrema.

En marzo publicásteis como adelanto el single “Three Throats”. ¿Habéis quedado satisfechos con la recepción que ha tenido?

Pablo: A todo el mundo que haya visto el video parece haberle molado. Aunque no paremos de expandir nuestro sonido sigue sonando a Pervy Perkin y el público parece recibirlo con brazos abiertos. Eso siempre nos reconforta, que podamos experimentar dentro de lo que nos gusta y saber que a alguien más también le molará.

Además de publicar el single, lo habéis hecho con un videoclip de lo más interesante. ¿Tenéis planeado publicar más videoclips próximamente?

Pablo: Por supuesto, a parte de que nos gusta acompañar la música con visuales, el Inferno da mucho juego para vídeos. De hecho hay planeados muchas más cosas para un plazo de tiempo más largo de lo que os podéis imaginar… Habrá más videos, ¡stay tuned!

La temática del disco se inspira en el libro de Dante Alighieri, “La Divina Comedia”. ¿Cómo surge la idea de basar el álbum en esa temática?

Carly: Curiosamente en la época previa a la grabación del INK, mientras lo componíamos. Creo recordar que en una conversación entre Ugo (antiguo teclista) y Dante, hablaron de ello para el tercer disco, por la fuerte relación de la obra con el número 3 y su admiración mutua por la obra. Ahí germinó la idea de hacer un álbum conceptual sobre La Divina Comedia, y causó bastante calado en los demás miembros.

Contadnos un poco cómo ha sido el proceso técnico de creación del álbum. ¿Alguna diferencia significativa con respecto a los dos primeros en el proceso de composición o de grabación?

Dante: Hombre, la diferencia más clara es la presencia de Juan Tides (guitarra y voces), que ya lleva con nosotros desde de 2016, pero aún no había grabado ni compuesto con nosotros. Su estilo, sus riffs y su gusto al tocar están por todo el álbum, y nosotros no podríamos estar más contentos. La química estaba ahí desde el principio, es un tío estupendo y un guitarrista increíble. Pero además creo que nos ha beneficiado mucho el hecho de que se uniera hace tanto y con tanto tiempo antes de grabar el disco, porque hemos tenido tiempo de conocernos y enamorarnos, y ya era familia cuando empezamos la composición.

Pervy Perkin Comedia: Inferno

Por lo demás, la composición ha tenido nuestro proceso de siempre, nos juntamos y alguien trae una idea, ya sea musical, conceptual o estructural, y partimos de ahí, vamos uniendo, arreglando, etc. Con respecto a la producción en este caso ha sido muy distinta a los anteriores discos, ya que se ha ocupado de ella enteramente nuestro querido Tides, cuyos conocimientos y experiencia han sido uno de los valores más importantes que hemos tenido en la grabación de este disco. Todo ha ido mucho más organizado, más eficiente, y hemos dado un salto de calidad importante. Es siempre genial contar con las diferentes habilidades de todos los miembros de la banda, no solo lo puramente musical. Tengo la suerte de contar con compañeros con mucho talento, que me inspiran cada día.

No puedo dejar sin mencionar el trabajo de Tony Lindgren de los míticos Fascination Street Studios (amén por supuesto del trabajo maravilloso de Adrian Hidalgo, de Lasting Noise Studio, nuestro técnico de mezcla habitual), con el que contamos para la masterización de este disco, ya que su estilo encajaba perfectamente con lo que pretendíamos conseguir con este disco en concreto. Era la primera vez que encargábamos la masterización de algún material nuestro fuera de españa y hemos quedado encantados.

Un sonido diferente

Las portadas de vuestros 3 trabajos tienen estilos visuales bastante distintos. En el caso de vuestro último álbum, habéis contado con el artista Mariusz Lewandowski. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Alex: La experiencia con Mariusz ha sido genial. La cosa comenzó poniendo varios artistas sobre la palestra, y al final nos decidimos por Mariusz por su estilo enigmático y sobrenatural. Estamos muy contentos con su visión de Inferno de Dante. Además es un tipo muy cercano, nos puso muy fácil tratar con él.

Definís vuestro sonido como rock/metal progresivo experimental. ¿Qué tipo de influencias tiene una definición tan concreta y a la vez tan amplia?

Pablo: Grupos que están evolucionando su sonido constantemente como Opeth, Devin Townsend y Ulver, por ejemplo. No solo en el rock metal progresivo, en general una banda que puedas comparar en dos épocas y pensar que son dos bandas diferentes nos inspira mucho. A nivel personal admiro mucho a Radiohead y a Bowie por ello. Cada miembro podría decir un grupo o artista diferente. Por supuesto en el prog, sea rock o metal, nos inspira esta evolución.

Foto: Oficial

Teniendo en cuenta que vuestro sonido es muy experimental y personal, ¿creéis que supone una ventaja o una desventaja a la hora de encajar en la escena actual?

Dante: Bueno, diría que supone más desventajas que ventajas, la verdad. Sí que es cierto que es algo original, y pienso que se nos puede identificar inmediatamente escuchándolo, lo cual es genial y te puede distinguir de la marea de bandas que tenemos hoy en día. Por otro lado, también somos muy muy raros, lo cual a nivel de público y circuitos más populares o festivales pues no nos conviene nada, las cosas como son (risas). Pero bueno, si hiciéramos esto por el dinero o el éxito comercial, seríamos más tontos aún de lo que ya somos. Al final, no nos preocupamos de encajar en la escena, o de encajar en general. Hacemos lo que nos pide el corazón, ¡por eso disfrutamos tanto haciéndolo!

Sin discográfica y a lo loco

Habéis utilizado la herramienta Verkami para financiar la creación del álbum y ha sido todo un éxito. ¿Consideráis que este tipo de formas de financiación pueden funcionar a largo plazo o más bien para ayudar a bandas emergentes a dar un empujón a su carrera?

Tides: En el momento en el que nos encontrábamos al plantearnos lanzar este álbum tenía sentido intentarlo, y la verdad es que nos sorprendió muchísimo lo bien que fue, pero creemos que es algo que ha de usarse de manera puntual. Quizá en el futuro volvamos a barajar la idea de recurrir a ello, pero solo en caso de que haya una necesidad muy especial y por contra tengamos cosas especiales que ofrecer.

Vuestro primer álbum, ‘Ink’ (2014), ha debido ser el reto más duro de vuestra carrera al tratarse de vuestros comienzos, no como ahora que contábais con dos álbumes como respaldo. ¿Cómo recordáis la experiencia?

Alex: Fue un infierno (risas). Tardamos muchísimo en grabarlo, un año. No teníamos medios, así que montamos un mini-estudio en un local de ensayo de Leganés, y los problemas venían uno detrás de otro: para empezar sólo podíamos grabar de noche porque se colaba el sonido de otras bandas. El sonido rebotaba, no sabíamos cómo grabar bien… Pero teníamos mucha ilusión y muchas ganas así que, a base de golpes, fuimos aprendiendo y resolviendo todo, y lo sacamos adelante. Aprendimos mucho de todo aquello, y con el poco dinero que teníamos, lo llevamos a mezclar y masterizar a Robin Groove Studios en Madrid, donde también aprendimos mucho y donde grabamos también pistas de batería y coros. Recordamos toda esa época con mucha ilusión y una gran sonrisa en la cara, pese a todo. Estamos muy orgullosos.

¿Cómo se vive el gran reto que supone publicar vuestra música sin contar con el respaldo de un sello discográfico de renombre? ¿La libertad que os proporciona para poder trabajar bajo vuestras normas compensa las dificultades que ello conlleva?

Dante: Hoy en día diría que puede compensar mucho hacerlo todo tú por tu cuenta. Es mucho trabajo, mucha gestión, muchos frentes, pero se puede hacer gracias a Internet, a las redes sociales, software dedicado… Es una empresa, te toca hacer el marketing, los contratos de distribución, las relaciones públicas, etc. Pero gracias a eso podemos sacar el disco cuando queramos, con la duración que queramos, el single que queramos, el marketing o las letras que nos apetezcan… No se está mal así, la verdad. Además somos una banda muy DIY. Nos gusta tener el control de todo lo que sale ahí fuera con nuestro nombre, sea lo que sea, no solo la música: carteles, diseños, videoclips, making offs… Todo para nosotros es parte de nuestra expresión artística, de hecho es genial el estar en este sector artístico en concreto que te permite (¡y te exige incluso!) expresarte en más de una disciplina artística. Por ejemplo, para mí hacer videoclips es una delicia, lo disfruto muchísimo y es muy importante para mí. Así actúo, hago guiones, producción… ¡Si fuera pintor sólo pintaría!

Una industria complicada

Sois de Murcia, pero actualmente estáis en Madrid. ¿Creéis que habría sido mucho más complicado sacar adelante a la banda en vuestra ciudad?

Carly: Habría sido muy diferente. Sobre todo porque en la actualidad somos 3 madrileños y 2 murcianos (risas). Y gracias a la mudanza por estudios que sufrimos en ese momento tuvimos la suerte de encontrar a Alejandro para nuestro álbum debut, y tuvimos la oportunidad de estrechar relación con otras bandas madrileñas, nos presentamos a concursos, hicimos muchos amigos…En definitiva, fue un movimiento lógico y positivo para nosotros.

Foto: Oficial

¿Cómo compararíais la escena de rock y metal en vuestra Murcia natal y en Madrid?

Carly: Está difícil en general tener una afluencia de público fuerte, pero bandas hay en todos lados y buenas bandas también. Lo importante es tener gente amante de la música en directo que apueste por su escena local. Hay héroes que hacen esta labor de exposición de pequeñas y medianas bandas en ambas ciudades. Propuestas de todo tipo, y en Murcia me gustaría nombrar a Alfonso del portal Rock Culture, porque es un gran motor en la escena murciana creando varios festivales y promocionando eventos de lo más buenos.

El ritmo no para

¿Tenéis planeada una gira más extensa para presentar vuestro disco?

Tides: Todas las fechas están/estarán en nuestras redes sociales, pero por ahora, después de eso, en mayo estaremos en Barcelona el 3, en Coruña el 11, en Las Cabezas de San Juan el 18. En junio estaremos en Málaga el 7, en Sevilla el 8 y en Murcia el 14, y luego el 5 de octubre en Cádiz. Queda todavía alguna cosa por anunciar para el verano y varias más para la vuelta.

¿En qué festivales nacionales os gustaría participar si se diera la ocasión? ¿Consideráis que dan las suficientes oportunidades a bandas nacionales emergentes como la vuestra?

Tides: Como la nuestra, dado lo limitado del circuito en el que nos movemos, no. Claro que, precisamente por eso, no es de extrañar. Siempre quisimos llegar a tocar en el difunto Be Prog y, ahora que este no existe, supongo que apuntaremos a algo con una oferta más variada, como el Resurrection Fest.

Olga Vidal