En motivo del lanzamiento del séptimo álbum de estudio de los suecos Naglfar, hablamos con su frontman, Kristoffer Olivius, sobre su música y proyectos de futuro en un panorama actual tan incierto.

Activos desde 1992, Naglfar no ha cesado en su actividad. Su discografía va desde sus primeras demos hasta los seis álbumes de estudio lanzados hasta la fecha, intercalados por varios EP’s. Su fichaje en Century Media supuso un empujón a su carrera y han llegado a dominar escenarios de todo el globo. Sin embargo, en lo que a la creación se refiere, hacía ocho años que no se sabía nada de los de Umeå y se podría decir que el destino ha querido que ‘Cerecloth’ llegue en momentos tan convulsos.

En primer lugar me gustaría preguntarte por el nombre de la banda. Era de suponer que Naglfar era una palabra en sueco o en nórdico antiguo, pero haciendo una búsqueda rápida por internet uno se sorprende de su significado. ¿En qué momento y por qué decidisteis llamaros así?

Bien, Naglfar es una palabra en nórdico antiguo, pero nuestra lengua actual es bastante similar a la de entonces, solo que compuesta por diferentes dialectos. Naglfar es un barco hecho de las uñas de los difuntos que se suponía que llevaba a los muertos al inframundo durante el Ragnarok. Es una parte importante de nuestra mitología. Elegí este nombre cuando era muy joven, tendría unos catorce o quince años, y creí que era muy molón, pero nunca llegué a imaginar que algún día nos haríamos conocidos. Si tuviese que empezar con la banda a día de hoy lo tendría en cuenta y elegiría otro nombre más fácil de pronunciar.

“Naglfar es un barco hecho de las uñas de los difuntos” 

Sobre vuestro inminente álbum, ‘Cerecloth’, os habéis tomado un buen tiempo para crearlo. Han sido ocho años desde vuestro último lanzamiento ‘Téras’, y normalmente la espera no suele ser tan larga. ¿Qué ha sucedido esta vez?

Normalmente solemos estar inmersos en la creación de los álbumes no más de cuatro o cinco años pero esta vez tuve a mis dos hijos consecutivamente y es algo que de algún modo se interpuso en los planes de la banda. Básicamente fue mi decisión el querer ejercer de padre. Es por eso que todo este proceso ha costado años… Pero siempre hemos mantenido el compromiso con la banda, por ejemplo, realizando de diez a doce conciertos de media al año, ensayando a menudo… No hacemos música para pagar las facturas, la hacemos porque es lo que amamos.

Fue hace un par de años cuando retomamos el contacto con Century Media y nos dijeron si estaríamos interesados en sacar un nuevo álbum, así que realmente el proceso empezó entonces: Un año para la música, y desde el verano del año pasado trabajamos en las letras y en los últimos retoques. Realmente estamos muy satisfechos con el resultado y esperamos que nuestros fans también lo estén.

¿Usais las mismas influencias para cada álbum o estas van variando con el tiempo? Porque una de las cosas que os hace destacar en la escena death/black es que os mantenéis fieles a vuestro estilo.

Bueno, creo que como dices ya tenemos nuestro sonido, así que realmente no hay la necesidad de probar nada nuevo, aunque sí es cierto que intentamos explorar nuevas posibilidades, y de ahí vienen los cambios. Por ejemplo, nuestro anterior disco era mucho más técnico y no tan intenso. Esta vez nuestro objetivo era crear un álbum melódico y a la vez violento. Creo que la gente que sigue a Naglfar va a notar estos cambios, verán que no hacemos el mismo álbum una y otra vez, porque creamos la música para nosotros, pero sobre todo para nuestros fans.

Llegados a este punto hay algo que algunos aún no tenemos del todo claro. Habéis dicho en numerosas ocasiones y durante años que la formación es un trío: Marcus, Andreas y tú. Entonces… Al ver vuestros vídeos, actuaciones en directo, las publicaciones en las redes sociales, etc. Vemos una versión extendida de Naglfar. ¿Son miembros oficiales de la banda?

¡Por supuesto que lo son! Elegimos conjuntamente su incorporación pensando en mejorar la calidad de la banda.

¿Han participado en el proceso creativo del álbum? ¿Y en su grabación?

La diferencia, precisamente, radica en el hecho de que no queremos a nadie más que nosotros tres para crear el álbum. Son miembros de la banda, pero no componen. Sobre la grabación,  yo podría haber grabado las tomas al bajo, por ejemplo,  pero no creo que hubiese sido lo correcto. Alexander lleva en la banda más de diez años, Efrain está igual de capacitado… Así que sí participaron en esta tarea. Para mí, su implicación en este campo no supone ningún problema.

Naglfar

Naglfar

Sobre el disco, una vez más, ¿En qué está inspirado?

Siempre le damos vueltas a las mismas temáticas. Nuestras letras siempre están encaminadas hacia el medio ambiente, el mundo… ¿Es lo mismo? Sí, pero tratado de formas muy distintas cada vez, a través de diferentes perspectivas.

¿Incluis, de algún modo, algún componente personal?

Creo que siempre hay un componente personal cuando uno hace arte, las letras y todo eso. La oscuridad y el fin del mundo son temas recurrentes en nuestras letras porque personalmente creo que todas las generaciones sufren tiempos difíciles. La existencia del ser humano no siempre es fácil y esto es algo que me fascina.

“todas las generaciones sufren tiempos difíciles”

Así pues, ‘Cerecloth’ está listo y preparado para salir a la luz. ¿Cómo vivís los músicos esta espera, después de tanto tiempo?

Han pasado unos cuantos días desde la última vez que estrenamos material y siempre es interesante a estas alturas comentar la jugada con la banda, pero aunque tenga muchas ganas de que salga el disco, puesto que estoy contento con el resultado, para mí este tiempo de espera no me parece nada del otro mundo ni nada que me provoque inquietud.

¿Qué hay sobre los planes que tenías para este año? En lo que se refiere a los conciertos, por ejemplo.

Si no fuese por el COVID-19, haríamos varios conciertos de presentación. Pero bueno, eso no sucederá y no hay nada que podamos hacer. A menudo oigo quejas de otras bandas… Creo que todo pasa por un motivo así que no ofrezco resistencia a la situación actual. Realmente pienso que es algo inédito lo que estamos viviendo estos días. Falta ver qué pasará en los siguientes meses, pues es algo que puede cambiar por completo el medio natural y el mundo como lo conocemos. La cosa promete.

Naglfar

Naglfar

¿Qué es lo que más te gusta o lo que más disfrutas del hecho de formar parte de una banda con un pasado así de sólido y un futuro que promete ser estable?

Creo que el trabajo que hemos hecho para mejorar ha sido lo más difícil pero también lo siento como algo realmente especial. Me llena de orgullo y me reconforta el trabajar con la banda, seguir con el objetivo de mejorar, el haber entregado varios álbumes de calidad que no solo tengan dos o tres buenas canciones, y creo que esto, justamente, es una de las cosas que nos diferencian de tantas otras bandas. Sencillamente estoy orgulloso de ello.

Por último, ¿Qué crees que es lo más difícil que se les presenta a las bandas de death/black metal en la actualidad, incluso para veteranos como vosotros?

Creo que la escena está sobresaturada y que hay bandas a las que les cuesta muchísimo encontrar su identidad. Desde Naglfar seguimos haciendo las cosas a nuestra manera y, por decirlo de algún modo, no me quita el sueño el panorama actual porque no me importan los demás, me importa Naglfar.

Marina Salcedo