Tommy Johansson se ha ido ganando poco a poco un hueco entre los fans del power metal desde que entrara en Sabaton en 2016 en sustitución de Thobe Englund. Los fans pronto se encariñaron con el dulce gigantón rubio que no solo era un prodigio en la guitarra, sino que también era un excelente teclista y showman por derecho propio. Para sorpresa se muchos, resucitó a su proyecto musical de toda la vida para lanzar un excelente ‘Above the Sky’ que revisita el power metal más clásico bajo un nuevo nombre: Majestica.

Nunca es fácil reemplazar a otro músico en una banda con el índice de rotaciones que tiene Sabaton desde 2012, en que puede parecer que solo eres un mercenario condenado a interpretar las composiciones de otro, y aún así Tommy ha logrado destacar y hacerse un hueco en el corazón de los fans. Más allá de eso, pilló a todo el mundo por sorpresa con ‘Above the Sky’ el primer trabajo lanzado bajo el sello de Majestica, el nuevo nombre de lo que otrora fuera ReinXeed, dónde no solo se desempeña como vocalista, sino que además compone la mayoría de las canciones.

En estos convulsos tiempos de segundas olas y rebrotes, preferimos llamarlo en la comodidad de su apartamento en Gotemburgo, desde el que nos habla un poco de cómo ha sido esta crisis para Sabaton, del origen de Majestica y del problema de tener proyectos cuándo eres parte de una de las bandas más currantes del planeta.

El precio de tocar en Sabaton

Casi parece obligatorio comenzar estas entrevistas preguntando cómo ha lidiado con esta crisis y deseándole que todo esté bien, a lo que nos responde con la misma simpatía que desprende en el escenario. “He estado bastante bien, la verdad”, reconoce. “Eso no significa que lo haya disfrutado, ni muchos menos, pero creo que podría haber sido mucho peor. Tiene más que ver con mi carácter que con la situación global, y concretamente nacional. No me enferma haber estado encerrado, pero claro como músico me ha dolido especialmente que no hubiera conciertos. Me muero de ganas de actuar de nuevo, pero estamos todos igual. Tan pronto pueda”.

Al preguntarle a cuál de sus bandas ha afectado más, no alberga ninguna duda. “A Sabaton, sin ninguna duda”, afirma. “Majestica ha nacido justo cuando la pandemia se ha descontrolado, no hemos tenido tiempo de actuar con decencia, ni mucho menos de plantear un tour. Por otro lado, Sabaton se ha visto detenida de forma muy brusca. Todos en la banda nos ganamos la vida con la música y hemos tenido que parar la maquinaria durante meses. De hecho, pronto ya hará un año. ¡Y es una mierda! Pero espero que todo esto mejore pronto”.

Tommy Johansson Majestica Sabaton

Majestica (Foto: Cherin Nilsson)

Tommy estaba de gira en Rusia cuándo se declaró la cuarentena, y de hecho tenemos constancia de que Pär (Pär Sunström, bajista de Sabaton) tuvo que alquilar un piso en el país. Su descripción de los acontecimientos es cuasi dantesca. “Si, estábamos de gira cuándo todo comenzó a ir mal. Estábamos haciendo un tour bastante especial, y tuvimos que cancelar, lo que siempre es triste. Cada día nos llegaban noticias de nuestros seres queridos en Suecia, sobre cómo uno tras otro los países estaban cerrando sus fronteras, y claro, nos entró un pánico terrible ante la perspectiva de no poder volver.

Cabe destacar que Rusia es un país con leyes de inmigración muy estrictas, y nos dio miedo quedarnos encerrados, pero al mismo tiempo no sabíamos nada del gobierno sueco. No fue muy bonito estar encerrados en otro país sin poder volver a casa en estos tiempos tan difíciles, lejos de mis padres y mi novia. Lo que me tranquiliza es saber que no hubo nada que pudiéramos hacer contra esa situación. Estuvimos detenidos hasta que supimos si había alguna forma de reiniciar el tour en alguna parte. Cuando vimos que eso no iba a ocurrir, todos nuestros esfuerzos consistieron en volver a casa”.

Al preguntarle qué proyecto tiene más ganas de reiniciar cuándo todo termine, nos dice que es como preguntar si quiere más a su padre o a su madre. “Los dos. ¡No puedo elegir!”, exclama. “No es una pregunta justa. ¡Estoy demasiado ilusionado con ambos!”, concluye entre risas. “Quiero decir, amo a Sabaton: amo a los chicos, al crew, su música y todo lo que implica estar en el grupo, pero Majestica… Es un grupo que lleva conmigo desde que tengo catorce años. Afortunadamente no son amores que se anulen el uno al otro. Sabaton es un gran proyecto, pero si Majestica funciona y empieza a requerir más tiempo… ¡Quién sabe lo que puede ocurrir!”.

Sabaton últimamente ha estado conquistando los grandes pabellones de Europa, pero al preguntarle si le supone algún problema regresar a las salas de pequeño aforo con Majestica, se muestra tan humilde como entusiasmado. “Para mí no supone ningún problema”, afirma. “Estás mucho más cerca del público, puedes sentir a los fans y ver sus rostros. Eso es magnífico. De hecho, es algo que tengo ganas de volver a hacer. Claro que es genial tocar en sitios enormes con Sabaton. De hecho, cuándo tocamos en República Checa, el recinto era esta gigantesca arena en la que se reunieron quince mil personas, y wow, es algo extraordinario, solo al alcance de los más grandes. Puede pasar mucho tiempo hasta que pueda aspirar a hacer un concierto así con Majestica”.

La historia detrás de Majestica

Mucha gente cree que Majestica es un proyecto totalmente nuevo, cuándo en realidad llevan años dando guerra como ReinXeed, por lo que le pedimos a Tommy si nos puede explicar un poco la transformación de este proyecto en lo que ahora es Majestica. “Empecé con ReinXeed con 14 años, mi primera banda”, explica. “Tuvimos que cambiar el nombre por varios motivos, y es algo que me dio mucha lástima. Fue como despedirse de un viejo amigo, aunque solo fuera deshacerme del nombre. Se nos brindó la oportunidad de lanzar ‘Above the Sky’ con Nuclear Blast, lo que, por supuesto es una oportunidad inigualable, pero cuando comenzamos con el papeleo, descubrimos que el nombre pertenecía al sello anterior, y es algo que nos dolió profundamente”.

“Quizás pueda sonar contradictorio con lo que te he dicho, pero con el don de la perspectiva, creo que desprendernos del nombre fue algo bueno. Con el disco anterior hubo problemas en todas partes: con miembros anteriores, con el sello, que nos constriñó muchísimo creativamente… Ya sabes, toda la clase de problemas a los que ha de enfrentarse un grupo en el estudio y cuándo tiene cierta notoriedad. Como artista, que alguien venga y te diga cómo tienes que hacer las cosas, es lo peor que te puede pasar. Ni siquiera nos dejaron mezclar nuestra propia música. Al final el resultado no fue para nada el que esperábamos, así que el cambio de nombre nos ha servido para desvincularnos de eso”.

“La oportunidad no solo de escapar, sino de tener una suerte de renacimiento, fue cuándo me di cuenta de que había llegado el momento de quemar el puente a mi espalda”, concluye, “es la única forma de que pudiera continuar este camino que comencé tantísimos años atrás”.

Majestica 2020

Majestica (Foto: Cherin Nilsson)

Al preguntarle qué cree que distingue a ‘A Christmas Carol’, su inminente disco, de todo lo que vino antes, todo cobra sentido habida a cuenta la historia de ReinXeed. “Creo que ha habido muchísimo amor puesto en él, es algo que hicimos porqué realmente queríamos hacerlo, no por una obligación contractual. Muchas veces como banda sientes que has de hacer música por hacerla, no porqué quieras. La realidad para las bandas es así de triste, porqué además un álbum requiere mucho tiempo. Y te contaré un secreto: si te obligan a hacer arte, nunca va a salir bien. El nombre ha cambiado, pero la música sigue muy en las líneas de lo que fue ReinXeed, por lo que estoy convencido de que los fans estarán más que satisfechos, porqué francamente, creo que es lo mejor que hemos hecho jamás”.

“Hasta donde yo sé, el recibimiento de este álbum ha sido extraordinariamente positivo, y no podría estar más feliz, ¡ha sido increíble! Quiero decir, no he leído aún a un solo hater poniéndolo a parir. Tampoco ha habido ninguna review que bajara del 7, lo cuál es sorprendente y me da el coraje de decir que solo ha habido buenas reacciones. Estoy muy muy contento, y es algo que no podría haber esperado bajo ningún concepto”.

Un proyecto totalmente distinto

Es bien conocido que el peso compositivo de Sabaton recae en el dúo Joakim/Pär, así que le preguntamos si Majestica es una forma de explotar una creatividad que quizás en Sabaton está limitada. “Sabaton ahora mismo es una de las bandas de metal más grandes de Europa, y cuándo alcanzas cierta fama, tu público espera algo muy concreto de ti”, reconoce. “He intentado componer algo parecido a lo que la gente esperaría de Sabaton, y de hecho en algún momento me he acercado a los chicos con ideas bastante diferentes, pero no han terminado de funcionar. Majestica tiene muchas partes sinfónicas que quizás podrían funcionar en el power más general, pero no con Sabaton. Sabaton tiene un enfoque que podríamos llamar pop-metal-hit que consiste en mantenerlo todo breve y directo, que a la vez es un estilo que no pegaría con Majestica. Son dos bandas muy diferentes, y soy feliz de poder explorarlo”.

Aparte de por sus hits, Sabaton son célebres por ser una de las bandas que más tiempo pasa en la carretera, algo que a priori puede ser problemático para un músico que quiera girar con otros proyectos. “Es un problema muy grande”, admite “Simplemente es algo que no puedo hacer. La incompatibilidad es casi absoluta, ya que Sabaton giran sin parar en conciertos muy grandes. Las giras son muy largas y no dice que no a ningún tipo de concierto, sea grande o pequeño. Además, si un día les dijera a los chicos: “Ey, no puedo tocar de cabeza de cartel en el Hellfest porqué prefiero actuar en un pequeño pub con Majestica”, ellos, muy lógicamente, me dirían: “De acuerdo, adiós, vamos a buscar a otro guitarrista”.

Al plantearle la posibilidad de que Majestica pudiera abrir un concierto de Sabaton, el gozo vuelve a teñir su voz. “Eso sería alucinante, no te voy a mentir, aunque si que sería un poco raro” nos confiesa “Quiero decir, eres un fan despistado, y de pronto ves que el guitarrista de los teloneros está también con Sabaton (risas). Aunque sí, creo que sería muy divertido. Sin duda me gustaría que pasara algún día”.

El comentario más repetido en el videoclip de “Above the Sky” consiste en gente rogando que Tommy cante en algún tema de Sabaton, una perspectiva que seguro que pillaría por sorpresa a muchos fans. “Ya canto un poco en Sabaton, pero siempre como corista, lo que es algo menos de lo que me gustaría”, se defiende, “Joakim es el cantante principal y no sería correcto usurparle un puesto en el que se desempeña con tanta soltura. Sin embargo, en el Hellfest de 2019 si que tuve que cantar, ¡y eso si que pillo a los fans por sorpresa!”.

“Manowar canceló y Chris y yo tuvimos que cantar”, prosigue refiriéndose al incidente del Hellfest, “el resultado final fue muy bueno, sobretodo habida a cuenta la situación tan precaria en la que estábamos, y desde luego fue mucho mejor que suspender la actuación. Fue muy divertido y la gente reaccionó muy bien, lo que nos quitó un inmenso peso de encima. Ahora se ha convertido en una suerte de experiencia única, pero en aquel momento fue muy estresante para todo el mundo. Recuerdo que el tour mánager se puso a recopilar todas las letras para que Chris y yo pudiéramos leerlas, y si miras los vídeos, se nos ve mirando al suelo todo el rato. En fin, el mundo de la música consiste en locuras así”.

Finalmente, le digo si tiene algo que decirles a los fans españoles, a los que saluda muy en la línea de su entrañable simpatía. “Muchas gracias”, dice primero. “Por ser fans nunca se os agradece lo suficiente, sin vosotros nada sería posible. Más allá de eso, gracias también por el recibimiento tan increíble que está teniendo Majestica y por los conciertos que he hecho en España, que siempre han sido muy divertidos, aunque Joakim siempre me llame gilipollas en el escenario (risas). Estoy seguro de que volveremos con Sabaton, pero también me haría muchísima ilusión venir con Majestica”.

Marc Fernández