Louise Lemón, alias “la reina del death gospel”, desvela los detalles de su próximo trabajo, el E.P. titulado ‘Devil’, que ya cuenta con varios singles que están arrasando.

Las composiciones de la artista sueca están dotadas de un carácter único y sorprendente, muy diferente a lo que estamos acostumbrados a escuchar, especialmente cuando la palabra “death” está de por medio. Sin guturales, gritos ni distorsiones, Louise Lemón consigue transmitir oscuridad y pesadumbre a través de un gospel sombrío y místico. En esta entrevista resolvemos algunas dudas respecto a este estilo insólito y sobre su carrera profesional como cantante.

El death gospel es un género muy nuevo y aún desconocido para muchos. ¿Cómo definirías esta propuesta tan interesante?

Esta denominación es una descripción poética de mi música, y me encanta. Retrata la parte emocional de mi música, no solo cómo suena. Fue después de un concierto cuando leí una crónica en que el reportero calificó mi estilo como death gospel y sencillamente me fascinó, pues siempre me ha resultado complicado explicar mi música… Esa dicotomía entre la luz y la oscuridad y la parte emocional resultante de su fusión. Simplemente, esa definición le vino como anillo al dedo.

“el reportero calificó mi estilo como death gospel y sencillamente me fascinó”

Louise Lemon

Louise Lemón (Foto: Sophie Winberg Tyrfelt)

¿Qué te llevó a mezclar estilos tan dispares?

Fue un proceso natural, algo que vino hacia a mí. Siempre tuve claro que mi objetivo al crear música era acercar, dar a conocer y abrir aquello que normalmente queda cerrado por distintas barreras, las de cada estilo musical, en este caso. La música es curación, es sentimiento, es otra dimensión.

Estamos hablando, pues, de la creación de un estilo musical completamente nuevo. Basándote en las reacciones del público, ¿Qué futuro le auguras?

Estoy muy contenta de que al público le guste lo que hago, que realmente se curen mientras escuchan mi música, y que esta sea incluida en el arte de otra gente, como en algunas películas. Creo que eso es una muestra de que esta música tiene un impacto. Soy muy afortunada de tener un gran equipo de profesionales a mi lado, tanto los que trabajan conmigo desde hace tiempo como los que se han ido añadiendo de una manera más tardía y que también hacen de este largo camino que nos queda por recorrer algo mucho más grande. Estoy, por supuesto, escribiendo y creando música, explorando con el corazón abierto el gospel y la oscuridad.

¿Qué prototipo de público tienes?

¡Tengo todo tipo de fans! He tocado en múltiples ocasiones para una audiencia mucho más heavy y he sido muy bien recibida en esta comunidad, pero mi audiencia se compone de gente de todas las edades y apariencias.

Dentro de poco saldrá ‘Devil’, tu nuevo trabajo ¿Por qué decidiste hacer un E.P. y no un disco de larga duración esta vez?

Tras el lanzamiento del último álbum, que fue grabado entre Copenhague y Nueva York, y en que le dedicamos muchas horas a la producción, tenía algunas ideas sobre lo que quería lograr: quería añadir el elemento del directo de una manera aún más descarada. Quería explorar algunos sonidos que no pusimos en ‘A Broken Heart Is An Open Heart’, así que Anders Ludwigsson, mi teclista y colaborador desde hace mucho tiempo, lo mezcló y me ayudó a coproducirlo, lo que contribuyó a acercarlo al terreno personal, en términos sonoros. Quería hacer algo más duro por nuestra cuenta, así que grabamos en nuestro local de ensayo, y un E.P. era el formato perfecto para ello.

¿Qué novedades vamos a encontrar en este E.P.?

Es más crudo, tiene un sonido y un registro distintos. Se trata de un reflejo de mi trayectoria vital, por decirlo de algún modo. También hay una canción de amor, la primera y única en mi discografía.

¿Cómo consigues transmitir toda la esencia que expones en tus trabajos en los directos? Tu misma has dicho que álbumes como ‘A Broken Heart Is An Open Heart’ cuentan con numerosos arreglos y detalles de postproducción en el estudio.

Desde que me acompaña esta maravillosa banda me resulta muy fácil trasladar todos los elementos al escenario. El sonido sí es un poco diferente en directo, claro, un poco más… heavy, pero hemos trabajado mucho sobre el espectáculo en sí, las dinámicas, etc. Y los chicos con quienes actúo son grandes músicos que realmente saben combinar todos estos aspectos.

Tu discografía se enmarca en un aura de oscuridad permanente. Cuando compones ¿Qué te inspira para crear algo con esos matices de tristeza?

Trato de escribir sobre aquello que me motiva y, de algún modo, la pena cala más hondo que el amor, en el sentido que uno siente la necesidad de expresarla. Cuando se está enamorado, por ejemplo, se está como disperso, pero nada se compara a cuando te falta el aire a causa de la tristeza. Por otro lado, a nivel personal, escribir sobre estas cosas también me hacen en dueña de mi propia historia y las partes buenas, feas y malas se vuelven bonitas y profundas cuando se convierten en una canción.

“la pena cala más hondo que el amor”

Louise Lemon

Louise Lemón (Foto: Sophie Winberg Tyrfelt)

¿Por qué crees que la gente se identifica tan fácilmente con tus letras?

Intento ser tan honesta como es posible, desnudando mi música y mis sentimientos capa tras capa, y creo que es eso lo que la hace accesible. En el fondo todos somos muy similares y hemos experimentados los mismos sentimientos alguna vez, y cuando alguna forma artística los expresa, uno no puede evitar sentirse tocado.

Conceptos como “progreso” o “éxito” son algo totalmente subjetivo. ¿Qué significan para ti estas palabras?

Persigo el desarrollo, el progreso, el explorar nuevos caminos usando la experiencia como guía. Toda mi personalidad, así como mi alma, mi música y todo mi ser intenta mejorar. Para mi, el éxito es la felicidad, el deseo de estar contenta con lo que hago, tanto profesionalmente como personalmente.

Marina Salcedo