Espero que The Night Flight Orchestra no nos obligue a esperar demasiado tiempo para volver a subir a su retro futurista avión cargado de guitarras, teclados y estribillos peligrosamente adictivos, comandado por ocho suecos que saben bien como convertir una velada cualquiera en una noche de fiesta que a uno le gustaría que no acabase nunca.

Buenas noches y bienvenidos al vuelo con destino Barcelona con una tripulación a bordo listos para desembarcar a ritmo de rock n’ roll nostálgico y de espíritu disco, dispuestos a hacernos pasar algo más de una hora desenfada, divertida y tremendamente talentosa. Y es que The Night Flight Orchestra realizaban su segunda parada en nuestro país, después de la cita anterior en la capital, para seguir dando muestras de su peculiar y colorida propuesta musical. Pero no adelantemos acontecimientos, y es que los primeros en saltar al escenario serían unos jóvenes y sorprendentes belgas que bajo el nombre de Black Mirrors, esconden todo un huracán sonoro que supuso un dulce aperitivo antes de llegar a la gran cita que todos estábamos esperando.

Blues rock de carácter garage con Black Mirrors

La banda encabezada por su vocalista, Marcella Di Troia, ofreció un amplio repertorio para ser unos meros invitados, desgranando una gran cantidad de temas que componen su debut discográfico, “Look into the Black Mirror”, que vio la luz apenas unos meses atrás. Así sonaron cortes como “Shoes for Booze”, “Funky Queen”, “Old Midnight Drum” o “Burning Warriors”, que supuso su despedida, con un estilo que contenía ingredientes de Led Zeppelin, The Vintage Caravan o Halestorm, pero con un denominador común, intensidad.

The Night Flight Orchestra en Barcelona (Foto: Sergi Ramos)

No se quedaron atrás sus compañeros instrumentistas, moviendo la cabeza (y la cadera) al compás de poderosos riffs de guitarra, un bajo con mucho groove o una batería que desprendía pura alma rockera. Incluso tuvieron tiempo para desatarse con algún cover como el “Kick Out the Jam” de MC5 que pilló desprevenido a más de uno pero que levantó el aplauso del respetable que poco a poco iba llenando la sala Bóveda catalana.

¡Qué comience la fiesta de The Night Flight Orchestra!

Y ahora sí, con apenas unos minutos de retraso sobre la hora prevista iban apareciendo sobre las tablas todos los miembros que forman parte de The Night Flight Orchestra, una banda que recoge lo mejor del sonido añejo de ilustres como Toto o Kiss y lo sabe mezclar con maestría y buen gusto con el espíritu funky influenciado por grandes de la pista de baile como los propios Abba. Si los conocéis sabréis de que os hablo.

El show comenzaba por todo lo alto con “Sometimes the World Ain’t Enough”, tema que da titulo a su último trabajo y que, lógicamente, se hizo con el mayor protagonismo de su repertorio en el que su anterior “Amber Galactic” también tuvo un papel fundamental. Björn “Speed” Strid se alejó de sus registros vocales más agresivos que todos conocemos por su otra banda, Soilwork, así como de su look para adaptarlo en una excéntrica versión sueca de Tony Manero, ganándose al público des del minuto uno. Y no es menos con cañonazos como “Living for the Nighttime” y su adictivo estribillo.

The Night Flight Orchestra en Barcelona (Foto: Sergi Ramos)

En la guitarra se apoya en uno de sus compañeros de aventuras musicales, David Andersson, también miembro de Soilwork, así como del mítico Sharlee D’Angelo al bajo, al que todos asociamos a nombres como Arch Enemy o Mercyful Fate. ¡Casi nada! La noche iba cayendo de forma paralela a canciones como la cañera “Speedwagon”, “Midnight Flyer”, “Return to Miami”, “Star of Rio” o su ya clásica “Gemini”, mientras el ánimo, las ganas de fiesta y las sonrisas se hacían cada vez más presentes entre una audiencia entregada a la causa de los suecos.

Cómo olvidarse de Barcelona…

El espectáculo seguía al ritmo de “Something Mysterious”, “Josephine”, “Paralyzed” o “Can’t Be that Bad”, que fueron el preludio perfecto a lo que estaba por llegar. Y es que si un tema tan nuestro como “Barcelona” no forma parte del setlist de esta gira, Björn y los suyos tuvieron el detalle de regalárnoslo en nuestra casa. Y claro, así aún terminaron por ganarse un poco más a unos seguidores que tampoco ponían precisamente demasiadas trabas para ello. ¡Pocas veces he visto a Bóveda desprender tanta diversión! ¡Si es que hasta las luces y el sonido acompañaba!

The Night Flight Orchestra en Barcelona (Foto: Sergi Ramos)

Llegamos al inevitable (y breve) bis con “1998”, tras el que volvieron con las recientes “This Time” y “Lovers In the Rain” antes de despedirse de todos nosotros con una vieja conocida e imprescindible como “West Ruth Ave”, con sus dos cortistas/azafatas dando por finalizado un vuelo del que salimos más que felices, y es que hay que ver lo bien que le sienta al cuerpo una buena noche de elegante rock n’ roll de talante nostálgico.

Espero que The Night Flight Orchestra no nos obligue a esperar demasiado tiempo para volver a subir a su retro futurista avión cargado de guitarras, teclados y estribillos peligrosamente adictivos, comandado por ocho suecos que saben bien como convertir una velada cualquiera en una noche de fiesta que a uno le gustaría que no acabase nunca.

Texto: Lluís García | Fotos: Sergi Ramos

Promotor:Madness Live

Día:2018-12-04

Hora:20:00

Sala:Bóveda

Ciudad:Barcelona

Teloneros:Black Mirrors

Puntuación:8