Una nueva y victoriosa noche de hard rock melódico en Barcelona de la mano de unos Eclipse que con un excelente trabajo como 'Paradigm' bajó el brazo hizo disfrutar de lo lindo a los suyos.

Los suecos Eclipse son ya unos habituales por estos lares y la ciudad condal se ha convertido en una de sus paradas obligatorias tour tras tour. Su popularidad ha ido creciendo poco a poco, sin prisas pero sin pausas, y su música en directo cada vez llega a más gente. Esto es así.

Es innegable la atracción que despierta un frontman tan carismático, y repleto de talento, como Erik Martensson, y la reciente publicación de su nuevo disco, ‘Paradigm’, resulta la excusa perfecta para volver a la carretera y deleitar a su público con un show tan efectivo como sobrio. Y así fue.

Para ir abriendo boca

Big Mouthers jugaban en casa y la respuesta no pudo ser mejor. Llevan años pateándose los escenarios con una mochila sonora llena de covers de las bandas de rock y pop que más les han influenciado y por fin ha llegado el momento de dar el salto a la escena con un buen puñado de temas propios recogidos en su debut titulado ‘Wishes’.

Dieron un buen repaso al mismo abriendo con el tema que le da título para acto seguido hacernos cantar al ritmo de su “Stupid War” y sorprendernos con el sensual sonido del saxofón en “Where the Sinners Get Lost”. Hard rock pegadizo de estribillos comerciales y pegadizos que tan bien se reflejan en cortes como “Taste of Love” o “Fantasy of Love”. Y es que sí, son todo unos románticos. Juguetones, eso sí.

No estaban dispuestos a parar la fiesta en la que se había convertido aquello, con un público pasándoselo en grande dispuesto a la causa, y “I Don’t Want to Live Forever” mostró la mejor versión de un muy comunicativo y entregado Nacho Ibanez, toda una sorpresa. La pegadiza “Keep the Faith”, invitando al respetable a cantar su estribillo, parecía el final pero su versión de la célebre “My Way” de Frank Sinatra fue la guinda de un delicioso pastel.

Un eclipse hacia la victoria

Con una puntualidad exquisita y con una emisora de radio recorriendo algunos de los temas más inmortales de la historia del rock y del heavy metal como presentación, Eclipse salieron a por todas pegando fuerte con las canciones de su nuevo álbum. Son plenamente conscientes de la calidad del mismo, motivos no les faltan, y abrieron fuego con un trío ganador en forma de “Viva la Victoria”, “Mary Leigh” y “Blood Wants Blood”.

Erik disfrutaba como un niño encima del escenario y ese sentimiento se podía sentir a lo largo y ancho de una sala que presentaba una excelente entrada, así que parecía un gran momento para desatar la tormenta con “The Storm”, bailar sin miedo al “Vertigo” y sacar a relucir de nuevo su guitarra gracias a la pegadiza “Jaded”. La banda estaba tremendamente enchufada, como es habitual en ellos, y su nuevo fichaje al bajo, Victor Crusner, no paraba de recorrer el escenario de un extremo al otro, dejándonos un buen repertorio de saltos por el camino.

Volvieron a su reciente obra de la mano de la preciosa “Shelter Me”, probablemente la causa de dejarse fuera del repertorio una gloriosa composición como “Hurt”. Según el propio Erik, ‘Paradigm’ es su mejor disco hasta la fecha, plenamente consciente de que pueda sonar a cliché, pero obviamente están muy orgullosos de él y “United” o “When the Winter Ends”, con el permiso de la imprescindible “The Downfall of Eden” por medio, así lo certificaron. ¡Así se presenta en directo un nuevo trabajo!

Orgullosos de un nuevo paradigma

Philip Crusner dejó patente su calidad tras la batería con un solo ejecutado al ritmo de “Carmina Burana”, corto y directo, algo que se agradeció, y que dio paso a un pequeño set acústico de Erik escudado por su fiel amigo y compañero a las seis cuerdas, Magnus Henriksson. La nueva “Take Me Home” y la mítica “Battlegrounds”, como única representante de su ‘Bleed & Scream’ y con su speech habitual, fueron las invitadas de honor a una cita que provocó el emotivo deleite de los suyos.

Eclipse (Foto: Pol Mascaró)

La densa “Black Rain” dejó paso a un intervalo dedicado íntegramente a ‘Armageddonize’ con “Blood Eenemies”, “Stand on Your Feet”, la inmensa “Runaways” que desató la locura entre la audiencia y “I Don’t Wanna Say I’m Sorry” que sonó tras el pequeño bis de rigor como protagonistas. Se despidieron por todo lo alto con “Never Look Back” entre aplausos y vítores, confirmando que son una de las apuestas más seguras dentro del hard rock melódico actual. Cierto es que se echó en falta su reciente sencillo, “The Masquerade”, probablemente ausente a causa de los asuntos judiciales por plagio abiertos por Timo Tolkki. Una lástima.

Y así fue, Eclipse vencieron una vez más en Barcelona convirtiendo un frío sábado noche en una velada de lo más especial. No sería de extrañar que los viéramos pronto, de nuevo, en algún festival de nuestro país y es que parece que estos suecos les tienen tanto cariño a esta tierra como nosotros a ellos.

Texto: Lluís García

Promotor:RockNRock

Día:2019-12-07

Hora:19:00

Sala:Razzmatazz 2

Ciudad:Barcelona

Teloneros:Big Mouthers

Puntuación:9