La irrupción en la escena de Rage Against The Machine con su debut homónimo fue enorme y se considera uno de los discos más influyentes e importantes de la música. Publicado el 3 de noviembre de 1992, el rap metal tuvo un antes y un después tras la publicación de este álbum.

Fundado por Tom Morello y Zack de la Rocha, Rage Against The Machine fue un dolor de muelas para el establishment con sus letras llenas de bilis en contra del capitalismo, la guerra o las élites de poder. El nombre de la banda, que fue ideado por el cantante de origen chicano cuando se encontraba todavía en su anterior proyecto Inside Out, ya hacía prever la ideología del cuarteto. Después de grabar una cinta casera con 12 canciones y empezar a tocar en recintos de dudosa reputación -con cada vez más notoriedad- el éxito cada vez estaba más cerca. Las 5.000 copias vendidas de la maqueta dio paso al álbum debut, un disco que cambiaría parte del rumbo de la música y que iba a dejar una huella imborrable en el metal.

En un momento donde la fusión del rap con la música de guitarras estaba todavía en pañales, quedando relegada a los momentos más extremos de Public Enemy (imposible olvidarse del Walk This Way con Aerosmith) o Cypress Hill, la amalgama de sonidos que supuso el himno “Killing In The Name” dejó noqueado al respetable una vez empezó a circular entre los ambientes afines al rock, con de la Rocha dejándose las cuerdas vocales hasta llegar a ese cenit atemporal que significa el “Fuck you, I won’t do what you tell me” tan colérico como pegadizo. Los fraseos de guitarra, en donde el groove primaba en detrimento del sonido shredder con miles de notas por segundo, está hecho para agitar a las masas, en una combinación perfecta con la base rítmica perfecta de Commerford y Wilk. Pero antes del gran éxito llega “Bombtrack”, donde el inicio pausado in crescendo hace que el riff principal te explote en la cara sin compasión. El bajo se vuelve elemento ilustre en un “Take The Power Back” mientras que el final de “Bullet In The Head” es el mayor exponente de lo que significa el término adrenalina en la música, llevándose por delante a todo y todos. “Know Your Enemy” completa el quinteto estrella de esta obra.

El rap metal tuvo un antes y un después del primer disco de Rage Against The Machine. El éxito cosechado le abrió las puertas de conciertos multitudinarios y festivales de talla mundial, esos que tan poco casaban con su filosofía de vida. Sin duda, una de las grandes joyas de la corona de la década de los ‘90.

Jano Carbia