Conocido por muchos de sus seguidores como 'Black Album', Metallica rompió moldes con un trabajo que el tiempo le ha hecho ganar enteros. Publicado el 12 de agosto de 1991, las canciones de este disco ya son himnos de la banda y de la historia del heavy metal.

El quinto disco de estudio de Metallica, que se denomina tanto ‘Black Album’ como ‘Metallica’, fue un claro antes y después no solo en el devenir de la formación norteamericana, sino en el heavy metal y en la música en general. Una banda que venía de hacer la que probablemente haya sido la década más prodigiosa -discográficamente hablando- de un grupo en la historia del metal lanzaba un álbum que se alejaba del sonido que la había caracterizado hasta la fecha. El frenetismo y la ferocidad de las composiciones que se habían podido apreciar hasta escasos tres años antes con ‘…And Justice For All’ (1988) cambiaron radicalmente a un estilo más contundente y más sosegado al mismo tiempo con un toque mucho más comercial. Tanto fue así que disco homónimo batió todos los récords de ventas hasta la fecha. Metallica era el mainstream, y la trascendencia de este lanzamiento se ha podido apreciar mejor con el paso del tiempo, donde este ‘Black Album’, probablemente junto a ‘Appetite For Destruction’ de Guns N’ Roses, marcaron la popularidad de los sonidos más duros para una comunidad global.

¿Quién no conoce a día de hoy “Nothing Else Matters” en el mundo? ¿Qué metalero no se sabe de memoria “Enter Sandman”? ¿Quién no se ha resistido a botar con “Sad But True”? Metallica hizo historia con su disco homónimo y esa leyenda que marcó perdura en nuestros días con éxitos que trascienden a la esfera del rock y el metal. Si a esto se le suman otros grandes éxitos como la balada “The Unforgiven”, que ha tenido sus posteriores continuaciones en álbumes ulteriores -sin ser llegar a las cotas de la original-, “Wherever I May Roam” con sus toques orientales, “Through The Never” -la más rápida de este trabajo- y otras perlas como “Holier Than Thou”, “Of Wolf And Man” o “My Friend Of Misery” (por citar algunas, ya que podría ser cualquiera), Metallica conformó en 1991 un LP distinto pero no por ello peor; todo lo contrario, un triunfo rotundo -sobre todo a nivel de fama y ventas-.

No a todo el mundo le sentó bien este cambio de un corte más thrasher a uno más hard rockero de la formación -sobre todo por considerar que se habían vendido-, pero lo que está claro es que hicieron historia en la música y elevó al metal a una categoría que pocas veces ha ocupado además de terminar de conseguir que Metallica fuera la banda de heavy metal más grande de todos los tiempos.

Dani Bueno