El metal tiene finalmente una escuela especializada en Barcelona donde poder cursar estudios relativos a cualquiera de sus variedades y subgéneros. Hablamos con los responsables de Metal Academy sobre su método, su oferta formativa y sus proyectos de futuro.

El metal y el rock, en todas sus variantes, son géneros académicamente huérfanos. El aprendizaje es altamente autodidacta y desde las escuelas musicales, tanto públicas como privadas, tan solo se hacen breves e insuficientes acercamientos a un género técnicamente complejo, rico en variedades estilísticas y capaz de aportar a algunos de los mejores y más logrados músicos.

Un rápido vistazo a la oferta formativa de una de las principales escuelas de Barcelona arroja estudios sobre lenguaje musical, armonía, arreglos y producción, entre otras disciplinas. En lo referente a ‘música moderna’ todo se engloba sobre el estudio del jazz para mejorar la asertividad, la capacidad de improvisación o la creatividad. Otra escuela, en este caso privada, ofrece un Título Superior de Música en el ámbito del rock, las músicas urbanas y las nuevas tendencias. Nuevamente, brocha gorda y poca especialización para un género qué es, indudablemente, uno de los más longevos y variados dentro de la música moderna. ¿Dónde se puede aprender a hacer blastbeats? ¿O canto gutural? ¿O perfeccionar el doble bombo? ¿O aprender a tocar brutal death correctamente?

Si fuese una película del oeste, pasaría uno de esos rollos de paja arrastrados por el viento. De no ser por la aparición de Metal Academy en Barcelona hace un año.

Una idea bien madurada

Es una idea que llevaba madurando en mi cabeza desde hace nueve o diez años, quizá incluso antes” explica su cara visible, Carlos Leonardo. Por encima de todo, metalero. Después, bajista. Luego, director de la escuela. Desde que empecé a tocar, con 13 años, buscaba una escuela con estas características. Al no encontrarla, perdí el interés por estudiar música. Nunca dejé de tocar. Pasados los años quise volver a estudiar música y al no encontrar nada de este estilo y tener que recurrir al conservatorio, decidí poner en marcha el proyecto”.

Una clase de guitarra con Marc BB Plaza de Crisix en la Metal Academy

Leonardo explica cómo a Metal Academy, situada en el céntrico barrio de Sants de la ciudad condal, acuden alumnos que no encuentran su sitio en otras escuelas de música. “Llega un punto en que los alumnos necesitan técnicas concretas de metal que un profesor no especializado no les puede ofrecer indica. “Tenemos alumnos que tenían que llevarse su doble pedal a la escuela para poder practicar. El vacío formativo es muy grande y siempre lo ha sido. Con Metal Academy intentamos cubrir ese huecoexplica.

El jazz no puede ser sustitutivo

El jazz, como género más complejo, suele ser la manera en que muchas escuelas vehiculan las tendencias más virtuosas o creativas de la música moderna, pero es a todas luces insuficiente como metodología para perfeccionar un género tan singular como el metal.

La manera de componer un tema de Metal es muy distinta al Jazz precisa Leonardo. “El aprendizaje del Jazz suele basarse en standards, esencialmente el mismo tema tocado en bpm distinto con improvisaciones distintas e instrumentos distintos. No por eso deja de ser algo que fluctúa sobre una misma base. Siempre hay cifrados similares, como los giros de Blues y la progresión de acordes por cuartas”.

Detalle de una clase individual de canto en Metal Academy con un alumno venido especialmente desde Francia.

“La manera de componer es radicalmente distinta en el Metal y en el Rock, o incluso en el Rock progresivo, que es más milimétrico y donde los músicos se ponen de acuerdo para saber exactamente qué es lo que van a hacer, hay menos espacios para la improvisación, al contrario que en el Jazz, donde uno va improvisando sobre unos acordes establecidos. En este sentido, a nivel de composición, el Metal es más parecido a la Música Clásica.

Como músico, cuando toco Jazz tengo que estar continuamente pensando. Con el bajo, que es mi instrumento, tengo que tener en cuenta los recursos disponibles para ir enlazando un acorde y otro. En cambio, en el Metal o el Rock voy de un acorde a otro de una forma preestablecida durante la composición del tema. No es que no pueda improvisar, pero todo está mucho más atado.

Un sistema de estudios libres

El sistema de estudios de la Metal Academy se basa en estudios libres que permiten a cada alumno aprender a su ritmo y según sus intereses, con un abanico de géneros que va del rock más básico al metal más extremo. Con clases de instrumento individuales, desde la edad de seis años, los alumnos pueden escoger un instrumento de los que se pueden encontrar en el contexto de la música rock y metal. “Es decir, gutarra, bajo, batería, canto limpio, canto gutural, teclado o violín” explican desde Metal Academy.

Una clase de bajo personalizada con Vic A. Granell en Metal Academy.

“Las clases personalizadas son lo mejor para el aprendizaje del alumno. Posiblemente sería más beneficioso económicamente hacer grupos de cinco o seis alumnos pero pensamos que eso repercutiría en los niveles y en la calidad del aprendizaje por parte de los alumnos” explica Carlos.

La escuela también cuenta con clases colectivas, como la clase de canto Rock colectivo para niños y adolescentes, una especie de coral rockera. También existen sesiones de sensibilización musical orientadas a niños de tres a cinco años.

Kristina Vega de Born in Exile, profesora de canto en Metal Academy.

Una de las características de la escuela es su capacidad para cubrir todas las variantes estilísticas dentro de un género con una paleta tan amplia como el metal. Puede aprender Death Metal a manos de un profesor especializado en Death Metal, Heavy Metal clásico por parte de un profesor especialista o canto gutural por parte de un profesor que conoce los entresijos del estilo. Un cuerpo docente que incluye a reputados músicos y especialistas como Marc BB Plaza (guitarrista de Crisix), Riky Mena (baterista de Wormed y Ktulu, entre otros muchos), Albert Batlle (Perennial Isolation), Kristina Vega (Born in Exile) y Vic A. Granell (Moonloop, Northland) entre otros.

“La mayoría de profesores eran ya conocidos o amigos, gente que teníamos en mente y que seleccionamos a dedo cuando pusimos en marcha la escuela” cuenta el director de la escuela. “Nos interesaba tener profes que dominasen la guitarra Metal, tener un profe de canto gutural, etc. Todos nuestros profesores, incluso los conocidos y amigos, han pasado por una entrevista previa. Y aquellos que han ido entrando posteriormente han tenido que pasar también una audición. No cualquiera puede ser profesor de la Metal Academy” asevera.

Los requisitos que se plantean a los profesores son variados. Algunos han podido cursar estudios superiores en conservatorio mientras que otros, por la propia naturaleza de su enseñanza, no han podido cursar una especialización. Es el caso de las clases de canto gutural que imparte Albert Batlle, una disciplina imposible de estudiar con ningún plan reglado de estudios.

“Nunca ha existido la posibilidad de estudiar eso” explican desde Metal Academy. “Él se ha buscado la vida, investigando y cantando gutural durante quince años, además de acudir a un logopeda para verificar que su técnica es correcta y que no provoca lesiones. El mismo está escribiendo un libro sobre el canto gutural en la actualidad”.

Riky Mena con uno de los kits de batería disponibles para los alumnos de Metal Academy

Batlle se encuentra con un pequeño drama resultado de los tiempos que corren: los alumnos que se han buscado la vida por su cuenta para aprender canto gutural imitando a sus ídolos o empleando tutoriales de YouTube que no son, generalmente, la mejor manera de aprender.

“Llegan personas con las cuerdas vocales rasgadas, con lesiones internas o pólipos. El gutural es una técnica que hay que saber emplear. No se le puede decir a alguien que grite y ya está. No es un grito: es algo que está a medio camino entre el grito y el suspiro” elabora el director de la escuela.

Un éxito con gran futuro por delante

Con más de 70 alumnos inscritos en la academia, Metal Academy hace una valoración muy positiva de su primer año de trayectoria. Con especial éxito en las clases “de canto gutural y de guitarra”, la escuela acoge tanto a alumnos principiantes como a otros “que ya tienen bandas y vienen para perfeccionar técnicas concretas”.

Nestor Català, profesor de lenguaje musical, canto y violín.

Además, los más pequeños son una parte importante de la ecuación: los niños de tres a cinco años participan en cursos de sensibilización musical. Un curso que no está supeditado a géneros concretos pero cuyo contenido base es siempre rockero.

“Cada clase empieza con el “We Will Rock You” de Queen, a modo de himno, cantando y llevando el ritmo con las manos y diferentes partes del cuerpo, pies, etc, y a veces la trabajan con instrumentos de percusión” explican. La Metal Academy siempre advierte de cuál es la línea de estilos que siguen. “Los niños de tres años empiezan con Led Zeppelin y los Beatles” especifican. “A partir de los seis años y hasta los doce, les enseñamos en base a AC/DC e Iron Maiden… y poco a poco vamos subiendo de nivel hasta llegar a Cannibal Corpse” ríen.

Carlos Leonardo, director de Metal Academy.

Los precios asequibles, en la línea de cualquier otra escuela musical sin tan precisa especialización, son uno de los factores a tener en cuenta. La creciente inscripción de alumnos así lo certifica. El soporte de algunos músicos de amplia trayectoria en el metal también ha sido rotundo: Pete Sandoval de Terrorizer y Morbid Angel visitó la escuela. También lo hicieron Riot V antes de su último concierto en Barcelona. Miembros de Immolation, Cannibal Corpse, Pestilence y otras bandas han visitado las instalaciones. Otros como Dan Lilker, de Anthrax y Brutal Truth, dan todo su apoyo al proyecto y gente como Tony Choy han hecho masterclasses de bajo en la escuela.

El futuro alberga la posibilidad de ofrecer una titulación reglada en Metal, un proceso laborioso ya que sería la primera escuela en ofrecer algo por el estilo. Metal Academy también está preparando al puesta en marcha del estudio de grabación con el que ofrecer cursos de producción y sonido especializados en Metal.

“Al final, lo que pretendemos es dignificar un género musical que, pese a tener tantísimos seguidores, no tiene el status y nivel que tienen otros géneros musicales” reflexionan. Académicamente, a día de hoy, no existe un reconocimiento hacia el heavy metal. Muchos de los mejores bateristas y guitarristas de la historia de la música moderna, vienen del heavy metal. El heavy metal y la música clásica están íntimamente unidos. El metal está, en el año 2018, en el mismo punto que estaba el Jazz hace un tiempo. Pese a que se tocase desde los años 20, el jazz no entró en los conservatorios hasta hace unos veinte años aproximadamente”.

Metal Academy se encuentra situada en la calle Almería, 21 de Barcelona. Se puede contactar con ellos a través de www.metalacademyofmusic.com y el correo electrónico info@metalacademyofmusic.com