En 1984 Iron Maiden no podían hacer nada mal. Y ciertamente no lo hicieron cuando editaron el glorioso "Powerslave". Ésta es la historia de aquel disco.

Corría el año 1984 y no existía mejor momento en la historia para tocar heavy metal. Cientos de miles de personas anegaban el US Festival en San Bernardino, el festival de Donington era la tierra santa y en los cuatro años previos, montones de grupos habían editado discos que hoy consideramos legendarios, que dieron forma al género, que sentaron las bases y que lo llevaron hasta la más extrema popularidad. La competencia era abrumadora. Las exigencias, tremendas. Con su tercer álbum, “The Number Of The Beast”, y la entrada del vocalista Bruce Dickinson, Iron Maiden se habían convertido en superestrellas indiscutibles, visionarios y abanderados del momento. Si bien la banda mantuvo su dominio en el mainstream con el magistral “Piece Of Mind” de 1983, las cosas llegaron a otro nivel por completo con su grandioso quinto álbum, “Powerslave”.

“Powerslave”: Uno de los discos más épicos de Iron Maiden

Adecuadamente, para una banda que ahora oficialmente podía llenar algunos de los recintos más grandes del mundo, “Powerslave” contenía algunas de las canciones más dramáticas y épicas de la carrera de Iron Maiden. Sin embargo, cuando se reunieron por primera vez para escribirlo, el grupol no tenía idea de cómo sonaría el álbum, ya que literalmente estaban empezando desde cero.

“No tenemos ni idea de lo que vamos a escribir para ningún álbum; no hay sobras o partes de canciones por ahí,” dijo el bajista y líder de la banda, Steve Harris, a Metal Hammer en 2022. “Todo siempre es totalmente fresco y surgirá de ese próximo período de composición designado, porque nunca componemos en la carretera. Nunca nos planteamos una dirección para un álbum. Simplemente escribimos un montón de cosas y vemos qué sale.”

En este punto de la historia de la banda, el “período de composición designado” comenzó cuando Iron Maiden se registró en el Le Chalet Hotel en Jersey, en las Islas del Canal, a principios de 1984. Utilizando el mismo sistema que habían empleado mientras componían “Piece Of Mind”, la banda se embarcó en un frenético periodo de  composición de seis semanas mientras residían allí, lo que dio lugar a  las ocho canciones que conformarían “Powerslave”. Y una vez más, trabajaron colectivamente en material que aún se encuentra entre las mejores canciones de Iron Maiden de todos los tiempos.

Para empezar, los dos éxitos insignia de Powerslave surgieron rápidamente. El veloz tema inspirado en la Batalla de Gran Bretaña “Aces High” vino de la pluma de Steve Harris, mientras que el escenario de la destrucción nuclear presentado en “2 Minutes To Midnight” (nada ha cambiado desde entonces, como podéis ver) fue coescrito por el guitarrista Adrian Smith y el vocalista Bruce Dickinson.

“Esa es básicamente una melodía de hard rock,” dijo Smith de “2 Minutes To Midnight” en el libro de Martin Popoff “2 Minutes To Midnight: An Iron Maiden Day-By-Day”. “Estoy orientado a la guitarra. Ahí es donde va mi estilo como compositor.” Mientras escribía la canción en su habitación de hotel, Smith fue interrumpido por el líder de Maiden, Bruce Dickinson, y los dos comenzaron a colaborar. “Le toqué los acordes, y él tenía un montón de letras,” explicó el guitarrista. “Comenzó a cantar, y dio lugar a 2 Minutes To Midnight. Lo escribimos en unos 20 minutos.”

La inmensidad de “Rime of the Ancient Mariner”

En el otro extremo del espectro, las sesiones de composición también produjeron epopeyas más largas como el tema “Powerslave” inspirado en el Antiguo Egipto de Dickinson y el épico “Rime Of The Ancient Mariner” de Harris. Inspirada en el aclamado poema del siglo XVIII del mismo nombre de Samuel Taylor Coleridge, el tema alcanzó una duración de 14 minutos, y se mantuvo como la pista más larga en el repertorio de Iron Maiden hasta que “Empire Of The Clouds”, con su duración de más de un cuarto de hora apareció en el álbum de 2015 The Book Of Souls.

“Cuando Harris propuso “Rime of the Ancient Mariner” sabía que teníamos que hacerlo, porque nunca había escuchado a nadie hacer algo así antes,” se entusiasmó Smith. “Creo que cuando lo grabamos en las Bahamas, Dickinson tuvo que colgar la letra desde la parte superior de la pared hasta el suelo, de lo larga que era. Y Steve estaba tan entusiasmado con ello que convenció a todos los demás. Es tan dramático, ¿cómo no te va a gustar?»

“Está bien escribir canciones pop simples… Pero si los jóvenes salieran y buscaran a Coleridge solo porque escribimos una canción sobre él, entonces eso sería realmente satisfactorio,” añadió Steve Harris en una entrevista con Kerrang! de la época. “Lo mismo ocurrió con “To Tame A Land” de “Piece of Mind”. La cantidad de personas que salieron y leyeron “Dune” de Frank Herbert, el libro que lo inspiró, fue increíble.”

Grabando en las Bahamas

Siguiendo de nuevo el plan que había sacado lo mejor de la banda para “Piece Of Mind”, Maiden dejó Jersey buscando los climas más soleados de los clásicos Compass Point Studios, en las Bahamas, para las sesiones de grabación propiamente dichas. Con una contribución significativa del productor de confianza de la banda, Martin Birch, Iron Maiden grabaron las canciones para “Powerslave” sin apenas complicaciones.

“Martin era cómodo para trabajar,” Harris le dijo a Metal Hammer. “Nos conocíamos muy bien en ese punto. Pero él nunca arreglaba nada; siempre hemos hecho la composición y los arreglos por nuestra cuenta. Martin estaba allí para capturarlo.” “Martin entendió dónde quería estar Maiden,” coincidió Smith. “Realmente sacaba lo mejor de las personas y fue un pilar en sacar todas esas ideas, permitiéndonos hacer discos que sonaban tan fuertes como ese”. 

Aunque “Powerslave” era rico en canciones evocadoras y líricamente interesantes, no era un álbum conceptual per se. De hecho, mientras que su pieza central era el náutico “Rime Of The Ancient Mariner”, la imaginería inspirada en el Valle de los Reyes que abundaba en el tema que daba título al disco, influenció la forma en que se inspiró Derek Riggs para realizar la portada del disco -que aún se mantiene como una de las mejores portadas de álbum de Iron Maiden en la historia- así como su gira mundial de apoyo, fuertemente influenciada por imaginería egipcia.

“A Bruce se le ocurrió el concepto de Powerslave,” recordó Adrian Smith. “Había pasado toda la gira de “Piece Of Mind” con esta horrible pequeña máquina japonesa de cuatro pistas llena de ideas, riffs, arreglos y lo que sea, y la cosa egipcia estaba en muchas de las ideas. Todos con quienes habló al respecto estaban realmente cautivados por el tema, así que eso fue lo que intentamos mostrar.”

“Cuando se trata de hacer una gira de Maiden… siempre queremos tener un propósito o un tema para ello, por eso intentamos que el arte del álbum sirva para hacer un espectáculo,” añadió Steve Harris. “Nunca he tenido problema en hacer un gran espectáculo; no entiendo cuando las bandas no se esfuerzan en la puesta en escena o en hacer un buen show. Ver sobre el escenario a cuatro tipos que parecen que se han cambiado en el baño antes de salir al escenario no me interesa. Si vas a hacer un show, que sea uno bueno de verdad, para que la gente lo recuerde”. 

El “World Slavery Tour” y la coronación definitiva

Iron Maiden ciertamente realizó un espectáculo impresionante para la subsiguiente World Slavery Tour, con atrezzo que incluía sarcófagos gigantescos y la legendaria mascota de la banda, Eddie, envuelta como una momia egipcia de 30 pies de largo. La extensa gira de once meses incluyó un agotador total de 189 espectáculos, incluyendo la primera gira de la banda en lo que entonces era el Bloque del Este (reflejado en el video “Behind the Iron Curtain”) y su primer espectáculo en Sudamérica, en el enorme Festival Rock In Rio de Brasil a principios de 1985. Sin embargo, la ambiciosa música contenida dentro de Powerslave más que justificó esta producción lujosa, y capturó la imaginación del público en general. De hecho, en el momento del lanzamiento del álbum, el 3 de septiembre de 1984, el perfil público de Maiden era, posiblemente, el más alto, permitiendo que “Powerslave” escalara rápidamente hasta el número 2 en el Reino Unido. Más tarde, el álbum obtuvo la certificación de oro en el Reino Unido y platino en los EE. UU., y sigue siendo uno de los lanzamientos de álbumes clave de Maiden hasta el día de hoy.

“Creo que este álbum es superior al anterior,” reflexionó Bruce Dickinson en una entrevista con la revista Metal Attack en el momento del lanzamiento de Powerslave. “Tomamos lo mejor de “Piece Of Mind”, al tiempo que enfatizamos el estilo agresivo de “Number Of The Beast” y lanzamos un disco de alta calidad”.

Un impacto duradero

El impacto de Powerslave en la música y la cultura del heavy metal es indiscutible. No solo solidificó el lugar de Iron Maiden como una de las bandas más influyentes y respetadas en el panorama del metal, sino que también demostró la capacidad del grupo para evolucionar y desafiar los límites del género. Desde sus épicos relatos de batallas aéreas hasta sus profundas reflexiones sobre la condición humana, “Powerslave” representa un momento culminante en la carrera de Iron Maiden, un testimonio de su maestría musical y su audacia creativa.

La gira “World Slavery Tour” no solo fue un desafío técnico y visual, sino que también marcó un hito en la forma en que las bandas de metal conceptualizaban y ejecutaban sus espectáculos en vivo. La atención al detalle en la producción y el diseño del escenario, junto con la energía inquebrantable de la banda, estableció un nuevo estándar para las actuaciones en vivo y demostró el poder del heavy metal para unir a los fans de todo el mundo en una experiencia compartida y memorable. Tal fue su influencia en la manera en que se entendía la escenografía del heavy metal que los propios Iron Maiden rindieron tributo a aquel tour con su “Somewhere Back In Time Tour” de 2008, en el que replicaban la escenografía de aquel entonces. 

Iron Maiden en España en 1984

El tour pasaría por España en verano de 1984, actuando el 29 de agosto de 1984 en el Pabellón Municipal de San Sebastián, el 3 de septiembre en el Estadio Roman Valero de Madrid y el 5 de septiembre en el Palau d’Esports de Barcelona. Tres fechas en las que estuvieron acompañados por unos Accept en su mejor momento en lo que fue uno de los mejores carteles de los 80. No en vano, en el resto de la gira recibieron soporte de grupos como Mötley Crüe, Twisted Sister o Queensrÿche. Para el recuerdo quedan las siete noches que la banda tenía previstas en el Radio City Music Hall de New York (aunque dos fueron canceladas por una infección de garganta de Bruce) o las míticas cuatro noches en el Long Beach Arena de Los Ángeles donde la banda grabaría el mítico disco y video en directo “Live After Death”. Iron Maiden estaban en la cresta de la ola.

Hoy, décadas después de su lanzamiento, “Powerslave” sigue siendo un álbum venerado por los fans de Iron Maiden y los aficionados al heavy metal por igual. Su legado perdura, no solo en la discografía de la banda, sino también en la influencia que ha tenido en generaciones de músicos y fans. “Powerslave” no es simplemente un hito en la historia de Iron Maiden; es un monumento a la pasión, la innovación y el espíritu indomable que definen al heavy metal en su mejor expresión.