El Hard Rock siempre ha sido considerado un subgénero difícil de encasillar. La evolución de movimientos como el rock'n'roll, el blues o el rock psicodélico derivó en una corriente nueva que destacaba por unos sonidos más pesados y donde las distorsiones de las guitarras jugaban un papel fundamental. En su interior se engloban otro montón de estilos relevantes como el 'heavy metal', 'glam metal' o 'stoner rock' por citar unos pocos.

Situar los comienzos siempre resulta arduo, pero son muchos los que sitúan la piedra inaugural en The Kinks con su célebre “You Really Got Me”. A finales de los sesenta Jimmy Hendrix Experience comenzaron a dar forma a un estilo que posteriormente vio a bandas como Deep Purple o Whistenake rotular con mayúsculas sus bases.

Escogemos un puñado de bandas significativas para revisar, siendo conscientes de que dejamos muchas otras en el banquillo que merecían también estar dentro de este listado.

AC/DC

Uno de los pilares principales del género, es el conjunto australiano formado por los hermanos Angus Young y Malcolm Young. Su nombre es sinónimo de cifras gigantescas de ventas, giras multitudinarias y espectáculos de primer nivel. La inclusión de Bon Scott supuso el empujón definitivo al éxito y mostró durante años la autenticidad tan singular que desprendían.

AC/DC

AC/DC

Sortearon con acierto los farragosos terrenos del punk rock con ‘Let There Be Rock’ y ‘Powerage’ gracias a la formula precisa que fusionaba el carácter agreste de Bon Scott con las rítmicas vertiginosas de los hermanos Young. En 1979 dieron el golpe de gracia con ‘Highway To Hell’. Uno de los discos más emblemáticos del rollo que sonaba demoledor en la época. De ahí en adelante una autopista al éxito tras otra, aunque repitiesen con descaro su fórmula y exhibiesen con chulería como nada les podía detener, incluso con la llegada de Brian Johnson que logró  de primeras entrar por la puerta grande con su celeberrimo ‘Back In Black’.

 

Su estilo se ha nutrido mucho de corrientes como el blues rock, cuyas influencias han sido palpables a lo largo de años y ha tenido su máximo exponente en canciones como “The Jack” o “Ride On”, sirviendo de ejemplo de una u  otra forma a muchos matices que se han colado aunque sea de refilón en casi toda su trayectoria.

Motley Crue

Los norteamericanos siempre han sido otro estandarte representativo del rollo. En su caso particular, escorados hacía el glam rock y su subgénero el sleazy rock con el que dieron vida en 1981 a su flamante álbum ‘Too Fast For Love’ y en 1983 al reconocido disco ‘Shout At The Devil’.

Inmersos en la problemática de la época en el West Hollywood los americanos combinaron sus continuos excesos con una afilada creación de éxitos rockeros. Su creatividad que las malas lenguas achacan a las drogas, engendró clásicos indestructibles como “Shout at the Devil”, “Home Sweet Home”, “Girls, Girls, Girls”, “Smokin’ in the Boys Room”, “Too Young to Fall in Love”, “Wild Side”, “Kickstart My Heart” y “Dr. Feelgood”. Una retahíla de himnos que les ha acompañado durante toda su trayectoría.

Mötley Crüe

Se caracterizan por haber mantenido siempre la banda unida excepto por algunas bajas temporales. Remarcable es el paso de John Corabi quien sólo formó parte del homónimo ‘Motley Crue’ , a punto de haber sido llamado ‘Til Death Do Us Part’. A pesar de su calidad fue un fracaso de ventas y quedó en el ostracismo con todos sus temas retirados de futuros setlists de la banda cuando retornó Vince Neil.

Motley Crue son Vince Neil, Nikki Sixx, Mick Mars y Tommy Lee. No hay más que hablar. Su biografía The Dirt siempre ha sido muy exitosa y en la actualidad vuelven a estar de enhorabuena con la publicación en Netflix de su película también denominada The Dirt. No tardaron mucho en amenazar con su vuelta, tras su disolución irreversible como consecuencia de este éxito actual y de momento el conocido anuncio está reprogramado por los avatares actuales.

Scorpions

Los alemanes acumulan cincuenta años de andadura musical y una largan colección de obras magistrales de hard rock. En sus inicios tampoco se libraron de muchas idas y venidas en la formación viéndose forzados Rudolf y Klaus a reconstruir la banda con músicos como Uli Jon Roth y Francis Buchholz, para sacar adelante álbumes como ‘Fly to the Rainbow’ (1974), ‘In Trance’ (1975), ‘Virgin Killer ‘(1976) o ‘Taken by Force’ (1977).Una gran labor que se vio recompensada con una gran legión de fans extendida por Europa y Japón.

Scorpions

Aunque su parte más hard rockera se encuentra en los años setenta, fue a finales de esa década cuando apretaron el botón del éxito entremezclando hard rock con heavy metal y sus almibaradas baladas, dando lugar a su mejor periodo comercial. Un tramo que contenía  ‘Animal Magnetism’ (1980), ‘Blackout’ (1982), ‘Love at First Sting’ (1984), ‘World Wide Live’ (1985), ‘Savage Amusement’ (1988) y su recopilación Best of Rockers ‘n’ Ballads (1989).

La alineación desde 1979 a 1992 logró los mayores elogios e incluía a Klaus Meine , Rudolf Schenker , Matthias Jabs, Francis Buchholz, y Herman Rarebell.

 

Los teutones amagaron con dejarlo, con una gira de despedida que rápidamente descubrió su continuación en la carretera para alegría de sus seguidores. La actividad sigue y Klaus apuntó la posibilidad de lanzar un disco nuevo en breve, que ya estamos esperando.

Thin Lizzy

La formación irlandesa fundada por Brian Donwney y Phil Lynott, ha destacado siempre dentro del panorama por contener una amalgama de influencias muy amplia y que dotar a su música de un sonido muy diferenciado. De hecho entre las influencias destacaban estilos como el blues, soul, rock psicodélico y música folclórica irlandesa, proporcionándoles una identidad única. Phil Lynnot aparte de ser el primer irlandés de raza negra en lograr éxito comercial, compuso directa o indirectamente la mayoría de sus temas.

Thin Lizzy

Los irlandeses rápidamente acariciaron los éxitos con su versión de “Whiskey In The Jar”, y durante la década de los setenta se convirtieron muy populares con canciones como “The Boys Are Back in Town”, “Jailbreak” y “Waiting for an Alibi”.

En la actualidad Thin Lizzy comandados por Ricky Warwick, comparten protagonismo con Black Star Riders. La división musical que Gorham creó para respetar el legado de Thin Lizzy y seguir componiendo nuevo material. Su directo ‘Live And Dangerous’ de sus primeros tiempos, recoge la grandiosidad de su música en el apogeo de los setenta.

Guns ‘N’ Roses

Mediante la fusión de dos relevantes formaciones de la época, emergió GNR. Una banda que superado todo el desorden inicial y aunque siempre inmersas en mil polémicas, hizo saltar por los aires todos los listones que se les fueron cruzando en el camino. En sus comienzos y con la entrada de Duff McKagan se embarcaron en una gira por la costa Oeste desde Sacramento a Seattle titulada Hell Tour del que volvieron sólo con las guitarras y que ponía ya de manifiesto las inmensas ganas con que contaban a pesar de la falta de experiencia. Poco después, empezaron a tocar en lugares conocidos de la zona como el Trobadour y el Roxy., dándose a conocer y viendo sus primeras ofertas para grabar un álbum.

Guns N’ Roses

La banda registró en 1987 uno de los mejores discos de presentación de la historia, ‘Apettite For Destruction’. Un disco con el que tuvieron siempre las cosas muy claras sin ceder ante presiones externas (rechazaron una oferta que doblaba la de de Geffen Records)  y que logró solidificar los cimientos de una historia tan revuelta como triunfal con cortes tan épicos como “Sweet Child’O Mine”, “Nightrain”, “Paradise City” o “Welcome To The Jungle”. Contar con una leyenda de la guitarra como Slash, dueño y señor de una gran parte del sonido e identidad de los Guns, ha ayudado mucho, y no hace falta más que ojear los discos en solitario cuando estaba fuera (y dentro) para percatarse de la cantidad de temas que ha perdido Guns ‘N Roses con tantas aventuras y desventuras. La magia de combinar a AxL Rose, Slash, Duff MacKagan, Izzy Stradlin y Steven Adler colocó su nombre en el olimpo del rock. Nombre (o marca) que por otro lado Axel Rose siempre ha tratado de vigilar de cerca para que nadie intervenga demasiado en sus decisiones.

Sin lugar a dudas, la mejor manera de disfrutar de la banda en su mejor momento, es retrotraernos a finales de los ochenta con el excelso material que quedó grabado en su Live at the Ritz.

Kiss

Reconocidos siempre por esa indumentaria tan particular que recurre a maquillajes faciales y extravagantes trajes, inspirados en comics, los americanos han cosechado éxitos indiscutibles, gracias a una puesta en escena repleta de grandiosidad donde no faltaban cañones, llamaradas, pirotecnias, baterías elevadoras, guitarras que echaban humo y un montón de sangre. Gene Simmons, Paul Stanley, Ace Frehley y Peter Criss representan las distintas personalidades de la banda, pero sólo Paul Stanley y Gene Simmons han dominado el timón del galeón.

Kiss

Kiss

Tuvo que ser casualmente un disco en directo ‘Alive!’. Tras tres discos que pasaron sin pena ni gloria el que llamó la atención del público. Posteriormente por medio de ‘Destroyer’ y ‘Love Gun’ consiguieron saltar a la fama mientras se les acumulaban en los trasteros, varios discos de platino.

 

Siempre han sido etiquetados a medio camino del heavy metal y del hard rock, aunque algunos álbumes (‘Lick It Up’, ‘Animalize’ , ‘Asylum’, ‘Crazy Nights’, ‘Hot in the Shade’) fueron calificados como hair metal, un subgénero del glam metal. En la actualidad la banda sigue luchando por mantener su legado en los escenarios, recurriendo como no puede ser de otra forma a su espectacular parafernalia en directo, con la que además buscan suplir las carencias propias del paso del tiempo.

Motörhead

Encasillar a una banda siempre resulta complejo pero si hablamos de Motorhead la cosa se torna aún más complicada. Lo cierto es que a Lemmy siempre le gustó considerarse un rockero que hacía temas con agallas. Aparecieron a mediados de los setenta para lidiar con la oleada de punk rock que recorría las islas británicas y colocarse en la antesala de la NWOBHM. Al margen de etiquetas, fueron capaces de interpretar temas con una energía renovada y esgrimir siempre mucha mala leche. Fueron ante todo, una formación que tocaba alto y rápido. De hecho pusieron las semillas necesarias para que posteriormente surgieran o se pudieran desarrollar nuevos estilos como el thrash metal y el speed metal.

Motorhead

Motörhead

A finales de los setenta, registraron dos grandes trabajos como fueron ‘Overkill’ y ‘Bomber’ cosechando grandes logros y sentando las bases a su carrera. Una buena colección de clásicos quedaba ya a servicio de la fulgurante formación y temas como “Overkill”, “Stay Clean”, “No Class”, “Damage Case” o “Metropolis” alcanzaron el status de clásico. Inauguraron la década de los ochenta con  ‘Ace of Spade’ y cuyo tema homónimo “Ace of Spade” ha sido siempre el principal baluarte de la banda, y un himno global del heavy metal. En 1981 sacaron su directo ‘No Sleep ’til Hammersmith’ grabado en su The Short, Sharp, Pain In The Neck tour y que recoge una puesta en escena demoledora que les colocó en lo más alto.

Han sido siempre una banda admirada y respetada por casi todos los géneros, bien sea punk rock, heavy metal, hard rock y otros subgéneros. Sin ninguna duda, la actitud y el buen hacer de Lemmy Kilmister y sus acólitos, resulta inquebrantable desde cualquier perspectiva que se mire.

Alice Cooper

Uno de los músicos más variopintos del panorama es Vincent Damon Furnier, también conocido como Alice Cooper. Un tipo singular al que siempre le ha atraído la idea de impactar y al que se considera como uno de los pioneros dentro del género shock rock. Goza de un gran prestigio, logrado en gran parte por su simpatía y cercanía con sus seguidores aunque desde luego tampoco se le puede achacar haber escatimado en recursos. Siempre ha estado rodeado de grandes músicos y se las ha ingeniado para verse respaldado por una apabullante puesta en escena, donde destacan sus pericias teatrales gestionadas en paralelo a la actuación con las que el músico americano ejerce además su papel de actor para llevar a cabo las enrevesadas historias o pesadillas que recogen las letras de su catálogo.

Alice Cooper

La originalidad de sus propuestas, su continua innovación a pesar de los años en el mundillo y la inagotable energía que desprende un tipo con más de setenta palos, pone en valor la trayectoria tan sensacional que ha conquistado el músico norteamericano.

 

Bandas como The Yardbirds o The Who desempeñan un papel relevante en cuanto a influencias dentro de su música pero lo que de verdad ha engrandecido su música es la cantidad de músicos de primer nivel que han desfilado por la banda. Temas como “I’m Eighteen”, “Schools Out” o “Poison” son himnos imperecederos del hard rock.

Def Leppard

Los de Sheffield son para muchos los mejores representantes del hard rock melódico. Una formación bien ensamblada que siempre ha logrado remar en la misma dirección. Su tremendo éxito comercial catapultó a otras bandas de hard rock que vieron como su música también se escuchaba en distintas emisoras de radio. La almibarada “Pour Sugar On Me” reventó absolutamente todos los registros esperados por la formación.

Def Leppard

Def Leppard

Hablar de los ingleses, es sin lugar a dudas hablar de ‘Hysteria’ uno de los álbumes más influyentes e impactantes del rollo. El álbum brilló por derecho a mediados de 1987 y sus singles fueron golpeando con acierto, uno tras otro. Salieron publicados: “Women”, “Animal”, “Hysteria”, “Pour Some Sugar On Me”, “Love Bites”, “Armageddon It” y “Rocket”. El sencillo más exitoso fue la balada “Love Bites”.

En las fechas actuales la banda mantiene un nivel bastante competente, siendo capaces de defender con bastante fortaleza, la mayoría de puntos fuertes que les llevaron a situarse en lo más alto.

Aerosmith

Los gemelos tóxicos, como se les conocía a Steven Tyler y Joe Perry por sus continuos flirteos con las drogas engendraron una de las mayores bandas del rock.. Entre medias pusieron su vida y la continuidad de la banda varias veces en jaque, para nerviosismo de fans e interesados de la industria musical. A pesar de todo, nada pudo detener a un grupo que goza de un inmenso prestigio en el mundo del rock y algo de recelo entre algunos puristas del hard rock que siempre han visto mal las inmersiones en terreno pop rock para satisfacer el ansiado éxito comercial.

Aerosmith

Aerosmith

Comenzaron su carrera grabando tres fabulosos discos de hard rock con mucha influencias de blues. Así ‘Aerosmith’, ‘Get Your Wings’  y ‘Toys In The Attic’ fueron aclamados por la crítica y en el caso de este último, ‘Toys In The Attic’ supuso el impulso definitivo al reconocimiento internacional. A partir de ahí inverosímiles datos de cifras y mucha más tela que cortar.

 

Citar discos en concretos de toda su trayectoria, es complejo pues la calidad es obvia y en muchos casos priman los gustos personales. En mi caso particular destacaría toda la década de los setenta, pero reconozco que álbumes como ‘Permanent Vacation’, ‘Pump’ en los ochenta o ‘Get a Grip’ en los noventa resultaron todo un acierto compositivo. Su buen hacer musical combinado con una estrategia comercial impecablemente ejecutada, les ha llevado a arrasar en todos los contextos, sin tener que renunciar nunca, al impoluto aura de rockeros que les rodea.

Txema Garay