Pete Parada ha sido despedido de la banda tras 14 años por no querer vacunarse en base a su historial de riesgos medicos.

El baterista Pete Parada, que ha sido miembro de The Offspring a lo largo de los últimos catorce años, ha sido radicalmente despedido de la banda de punk rock por su negativa a vacunarse contra el Covid-19.

En un post de Twitter, Parada ha explicado “dado mi historial médico y el perfil de efectos secundarios que tienen estas vacunas, mi doctor me ha aconsejado no vacunarme por el momento”. El músico, además, afirma haberse recuperado del virus y tener los necesarios anticuerpos, algo que la banda ha ignorado en su decisión.

“Cogí el virus hace un año y no tuve grandes síntomas” explica Parada. “Tengo confianza en que podría pasarlo de nuevo pero no tengo tanta confianza en poder sobrevivir a otra ronda del sídnrome de Guillain-Barré tras la vacuna, algo que ya me pasó en mi infancia y que ha evolucionado negativamente a lo largo de mi vida. Desafortunadamente para mí (y para mi familia, que quiere que esté vivo una temporada más) los riesgos superaban de largo a los beneficios en mi caso”.

Según ha explicado el músico “estar vacunado se ha convertido en una obligación dentro de ésta industria”.

“La banda hace lo que es mejor para ella y yo hago lo que es mejor para mí”m ha explicado.

Una decisión meditada

El músico ha hablado también sobre las técnicas de coerción que se están implementando para apartar de la sociedad a aquellos que no cumplen con la vacunación.

“Mientras que mi razón para no vacunarme es puramente medica, me gustaría declarar que apoyo el consentimiento informado – que necesita de una elección no basada en la coacción”.

“No encuentro ético o sabio que aquellos con más poder (gobiernos, empresas, organizaciones, sus empleados) dicten procedimientos médicos a aquellos con menos poder” dijo el músico.

“Hay incontables personas como yo para quienes las vacunas tienen más riesgo que el virus. La mayoría no compartimos públicamente una decisión privada que hemos tomado en cuidadosa consideración junto a nuestros doctores. No es una conversación fácil”.

“La mitad de la población está teniendo una reacción a estas vacunas muy diferente a la esperada. Espero que aprendamos a dejar espacio para todas las perspectivas y miedos que existen actualmente. Evitemos la tendencia a dominar, deshumanizar y humillarnos unos a otros. La población que duda no es un grupo monolítico. Todas las voces merecen ser escuchadas”.