La cantante del grupo holandés valora la presencia de la mujer en el mundo del metal en la actualidad, entre otros temas.

Epica se encuentra en plena promoción de ‘Omega’, su nuevo disco que se puso a la venta el pasado 26 de febrero de la mano de Nuclear Blast. En una entrevista Audio Ink Radio, la vocalista Simone Simons trató varios temas además de contar los pormenores del nuevo álbum de los holandeses.

Las mujeres en el metal

En la citada entrevista para promocionar ‘Omega’, la cantante Simone Simons contaba cómo ha cambiado en el mundillo metálico la aceptación de las mujeres desde su experiencia personal. La holandesa reconocía que la presencia de las mujeres en la escena era cada vez mayor y que “quizás son más respetadas o aceptadas por el hecho de que tenemos talento y podemos trabajar duro y tener éxito. Supongo que las mujeres siguen siendo minoría en toda la escena del metal, pero diría que se está desarrollando en la dirección correcta. En el pasado, teníamos la término ‘female-fronted metal’, y eso no es ni mucho menos exacto en este momento, porque no describe el sonido de la banda, aparte de que hay una cantante en la banda. Yo, por mi parte, tengo la suerte de no haber tenido ninguna experiencia negativa de las que pueda hablar. Soy una más entre los chicos. Así es como siempre me sentí, con la excepción de algunas cosas de mujeres. Me siento cómoda  al estar rodeada de muchos chicos; nunca me sentí incomprendida o irrespetada”.

 

También respondía a la pregunta si existe presión sobre las mujeres por su apariencia física para triunfar en la música. La vocalista de Epica confiesa que la apariencia es importante tanto para las mujeres como para los hombres, pero “por supuesto, hay más presión sobre las mujeres para que siempre se vean bien, estén en la mejor forma y la gente se crea que eres perfecta, a través de tu imagen y no lo eres, y a veces es tedioso mantener esa apariencia. Con los chicos, es más fácil. Pueden simplemente levantarse de la cama, salir y y a nadie le importa una mierda. Y cuando eres mujer, si tienes un mal día o un grano, todo el mundo lo señala. Pero sí, así ha sido siempre”.