¿Sabíais que lavar y planchar la ropa de gira de los artistas no lo hace cualquiera? Un especialista del mundo en estas labores, nos cuenta varias anécdotas.

La ropa de Slipknot es de la más asquerosa

Hans-Jürgen Topf es el nombre del principal especialista en el mundo en lavandería de tours. Aunque intenta no desvelar muchos secretos de su trabajo, sí que ha hecho varios comentarios que nos da una idea de su responsabilidad y de sus quehaceres diarios. No saca muchos trapos sucios sería una expresión que le viene a pelo. Topf desveló a través de las redes sociales de The New York Times, que Slipknot tenía algunas de las prendas más asquerosas que jamás haya lavado.

Este medio informaba que la ropa de los enmascarados de Iowa era “rociada con cerveza, crema y sangre falsa, y la dejaban en bolsas de basura durante tres días” antes de que se le pidiera a Topf que la limpiara. Hans-Jürgen Topf es el fundador de Rock ‘N’ Roll Laundry, un servicio alemán que proporciona ropa limpia para diferentes artistas durante sus giras por todo el mundo. Desde que fundó la compañía en 1982, a Topf se le ha encomendado el suministro de ropa limpia para artistas tan populares como Beyoncé, U2, Elton John o Madonna entre muchos otros.

Como ya sabéis, este verano tendremos doble ración de Slipknot en nuestro país. Serán cabezas de cartel de las próxima ediciones del Resurrection Fest y el Download Festival Madrid.

Conocemos un poco más a Hans-Jürgen Topf

Parece fácil, pero el trabajo de Topf implica mucha responsabilidad y más riesgos de lo que creemos. Desveló una vez que accidentalmente encogió un par de pantalones de oro pertenecientes a David Hasselhoff y que arruinó un chaleco de Janet Jackson valorado en unos nada despreciables 3.000 dólares. A pesar de ello, afirma que le encanta su trabajo, aunque se pase tres o cuatro horas al día planchando.

Y sí, en las prendas de los artistas también suele encontrar drogas. Aunque reconoce que cada día menos: “En estos días, es más probable que encuentre una bolsa de té de hierbas”. El rock ‘n’ roll ya no es lo que era.