En una entrevista que ha concedido a Newsday, el cantante y líder de Poison, Bret Michaels, ha declarado que aún no ha llegado el final de Poison y que aún tienen que decir unas cuantas cosas.

Los iconos del glam metal, Poison, prometen volver pronto, o al menos eso ha dejado entrever su vocalista Bret Michaels, después de haber llevado a cabo este año la gira “Nothin’ But A Good Time 2018”.

El veneno está latente

El último disco de estudio con material propio de Posion es “Hollyweird”, publicado en 2002, y desde entonces solo lanzaron un álbum de covers en 2007 llamado “Poison’d”, por lo que los fans de la banda estadounidense tienen muchas ganas de que salga nueva música del grupo. El propio Bret Michaels afirmó que “nunca llegará un momento en el que diga que ya está todo hecho con Poison” y a esto añadió que “la banda tiene intención de regresar con nuevas canciones en 2020”.

Si a esto le añadimos que en verano el bajista de Poison, Bobby Dall, dijo que deberían grabar un nuevo disco (aunque no sabría si esto llegaría a suceder), todo parece indicar que en menos de dos años se habrá publicado nuevo material de la banda. El hecho de tener hijos y otros cometidos ha hecho que los miembros del grupo no se hayan puesto a componer, lo que no quiere decir que no tengan ganas de ello. Es una cuestión de tiempo al fin y al cabo para Poison lanzar un trabajo nuevo, pero hasta que no haya tiempo, pese a que haya ganas, no se podrá escuchar nada novedoso de la banda.

El batería Rikki Rockett, por su parte, defiende que es difícil encontrar motivación para trabajar en nuevo material ya que ve complicado sacar algo más fresco para tocar en directo, y hacer una segunda parte de ‘Talk Dirty To Me’, por llamarlo de algún modo, es algo que no ve viable, que tan solo grupos como Aerosmith han conseguido hacer hasta el momento, ya que hasta grupos como The Rolling Stones han tenido problemas para hacerlo. El propio Rikki declaró que tanto él como otros compañeros de Poison tienen algunos resentimientos contra Michaels ya que por su carrera en solitario provocó que el grupo se alejase 5 años de los escenarios.