Se busca al autor o autores de un acto vandálico cometido contra el patrimonio histórico de Santiago de Compostela.

Hay que diferenciar entre el fanatismo sano hacia una banda o artista, y el acto de vandalismo usando sus logotipos o alter ego, como en este caso. En los medios generalistas se han hecho eco de la siguiente noticia: acto de vandalismo con una pintada con la palabra Kiss escrita en azul y unos bigotes que emula al batería de la banda de rock más caliente del mundo.

El rostro de Catman de Kiss en una escultura del siglo XII

Una escultura del siglo XII de la fachada románica de Praterías de la Catedral de Santiago de Compostela, fue pintada con la palabra de la banda Kiss y emulando el rostro del alter ego del batería Eric Singer (anteriormente fue Peter Criss).

No es un acto baladí en sí, ya que se considera un acto de vandalismo que se contempla como “una infracción grave” en la ley de patrimonio cultural, según ha explicado el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez. Las sanciones económicas a las que se enfrenta el autor o autores son de entre 6.000 y 150.000 euros.

A pesar de que la pieza escultórica ya ha sido restaurada, el conselleiro calificó este pasado lunes el acto como un “auténtico atentado cultural”, y señala que el autor de dicho acto será sancionado “con la mayor contundencia posible” de la ley.

Buscando al culpable

A día de hoy, aún no han dado con el autor de dicha pintada. Las fuerzas de seguridad del estado, están reclamando la ayuda ciudadana con el fin de encontrar al culpable. Las autoridades están revisando las cámaras de vigilancia de la zona para averiguar si el acto vandálico quedó registrado. La figura está situada en una de las columnas exteriores, a la derecha, y está realizada en mármol.

De las once columnas inferiores de esta fachada, tres son de mármol (la central y las extremas) y el resto es de granito. En la central aparecen las figuras de doce profetas y en las laterales están representados los apóstoles.