El vocalista estadounidense reconoce en una reciente entrevista que le gustaría recuperar la amistad con el guitarrista sueco Yngwie Malmsteen.

El vocalista Jeff Scott Soto participó en los dos primeros álbumes del guitarrista sueco Yngwie Malmsteen: ‘Rising Force’ de 1984 y ‘Marching Out’ de 1985. Pero como muchos artistas que se han cruzado en la carrera del artista nórdico, las relaciones musicales y sobre todo personales no terminaron de buena manera. Soto confiesa en una entrevista que le gustaría hacer las paces con Malmsteen.

Enterrar el hacha de guerra

Hace unos pocos años se produjo una guerra de declaraciones entre el cantante Jeff Scott Soto y el guitarrista Yngwie Malmsteen, ya que el sueco afirmó en una entrevista que siempre lo compuso todo, incluidas las letras y las melodías, y simplemente contrató a varios vocalistas para interpretar su material. Algo que Soto no comparte y que ya ha dejado claro en alguna que otra entrevista.

En una sesión de preguntas y respuestas con Vince Palamara, se le preguntó a Soto si todavía tenía sentimientos encontrados sobre Yngwie Malmsteen. “No son emociones mezcladas”, respondía el vocalista norteamericano. “Desearía poder enterrar el hacha y ser amigos. La vida es demasiado corta. Estamos perdiendo a muchos de nuestros héroes, muchos de nuestros amigos, colegas, compañeros, familia, y no quiero salir de esta tierra con ningún arrepentimiento o con ningún enemigo”.

El cantante abría su mano a recuperar la amistad para que se puede enmendar los errores del pasado y reconoce la importancia del guitarrista sueco en su carrera: “no me arrepiento de nada. Fue una experiencia de aprendizaje increíble y me puso donde estoy hoy. Siempre seré humilde por el hecho de que sin Yngwie, no habría conseguido mucho de las oportunidades que he tenido hoy. Entonces, sí, en lo que a mí respecta, fue una experiencia positiva increíble. Por supuesto, lo negativo superaba los aspectos positivos para que me quedara, y es por eso que seguí adelante”.