Después de muchos años, el guitarrista de Exodus ha decidido poner fin a su consumo de alcohol y lo anuncia a través de sus redes sociales.

A través de sus redes sociales, el guitarrista de Exodus y Slayer, Gary Holt, anuncia que de forma oficial ha dejado de beber alcohol. Motivaciones familiares no les falta para tomar esta decisión.

Gary Holt comienza una vida de sobriedad

El guitarrista de Exodus y Slayer, Gary Holt, anuncia a través de sus redes sociales que ha dejado oficialmente de beber alcohol. El músico de 57 años, que reside en el norte de California, anunció que a partir de ahora llevará un estilo de vida totalmente sobrio.

“El primer día sin beber para mí, ahí voy. En este último año me he dado cuenta de que la bebida debe desaparecer. Ha sido una fiesta larga para mí, pero ya no lo siento como una fiesta. No soy perfecto y el alcohol se ha apoderado de mí. Esto es para sentirme claro y lúcido de ahora en adelante”, escribía en sus redes sociales.

Esta decisión de Holt de dejar el alcohol se produce siete meses después de que su esposa Lisa revelara que había dejado de beber en 2012, después de consumir alcohol desde que tenía 13 años. Ella también le agradeció a su esposo este paso por “querer ser una mejor persona. No lo tendría a él, ni  nada increíble en mi vida, si no hubiera tomado esta decisión hace 8 años”. 

Cruzando límites

En el libro de Jon Wiederhorn “Raising Hell (Backstage Tales From The Lives Of Metal Legends)”, Gary Holt recordó los límites que habían cruzado hace 40 años él y su antiguo compañero de banda en Exodus, Kirk Hammett (ahora en Metallica) para conseguir alcohol gratis.

“Cerca de donde vivíamos, teníamos una licorería local llamada Wagon Wheel que se quemó”, recordaba Holt. “No tuvimos nada que ver con eso, pero caminamos entre los escombros quemados de este edificio en ruinas, arriesgando la vida y la integridad física para conseguir alcohol. Las botellas con tapas de plástico estaban derretidas. Kirk tenía este viejo Buick Skylark. Lo llamamos el Skymobile. Y llenamos su maletero con botellas de whisky con las tapas negras derretidas. Éramos carroñeros. Es parte de lo que hizo grande a Exodus, ese hambre y ambición”.