Aunque a los seguidores del rock y el heavy metal les importa bien poco este tipo de premios, el género tuvo una pequeña aportación en la ceremonia celebrada el pasado domingo.

Cuatro nominaciones para Greta Van Fleet

El pasado domingo 10 de febrero, se llevó a cabo en el Staples Center de Los Angeles, una nueva edición de los populares premios Grammy. Aunque no se centren precisamente en el rock y el heavy metal, sí que tienen su pequeña parcela en el listado de premios entregados. Menos es nada.

Una de las bandas más nominadas en el terreno del rock fue Greta Van Fleet, que estaba incluida en las categorías “Best Rock Album”, “Best Rock Song”, “Best Rock Performance” y “Best New Artist”. Al final sólo consiguieron el Grammy al mejor disco con su EP “From The Fires” (aunque en octubre estrenaron su disco de estreno “Anthem Of The Peaceful Army”). En esta categoría competían con Alice In Chains (“Rainier Fog”), Fall Out Boy (“Mania”), Ghost (“Prequelle”) y Weezer (“Pacific Daydream”).

Greta Van Fleet

Siguiendo con el rock, en la categoría de mejor canción el premio fue para St. Vincent con su “Masseduction”. El resto de nominados en esta categoría eran Ghost (“Rats”), Greta Van Fleet (“Black Smoke Rising”) Twenty One Pilots (“Jumpsuit”) y Bring Me The Horizon (“Mantra”). Dentro de la categoría de mejor interpretación de rock, fue curioso el premio póstumo a Chris Cornell con su “When Bad Does Good”, quedando por encima de Greta Van Fleet (“Highway Tune”), Halestorm (“Uncomfortable”), Fever 333 (“Made An America”) y Arctic MONKEYS (“ Four Out of Five”)

El Grammy en Metal fue para High On Fire

Ya sabemos que el metal no es precisamente el estilo más cuidado dentro de los premios Grammy. Los ganadores este año en la categoría “Best Metal Performance” fueron High On Fire con su “Messiah Electric”. Entre los nominados estaban Trivium con “Betrayer”, Between The Buried And Me y su “Condemned To The Gallows”, Deafheaven con “Honeycomb” y Underoath y la canción “On My Teeth”.