El artista estadounidense valora de forma positiva una nueva ley que inyectará fondos a las salas y locales de conciertos, y expresa sus deseos de volver a los escenarios.

El pasado domingo, el todavía presidente Donald Trump, firmó finalmente un proyecto de ley que servirá para inyectar 900 mil millones de dólares como estilo económico, en el que se incluye fondos para las salas y locales de música independientes que han estado cerrados durante la pandemia. Este proyecto de ley se ha retrasado bastante tiempo, y se cita que habrá “15.000 millones de dólares en fondos dedicados para locales de música en directo, cines independientes e instituciones culturales”, según la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer.

Dave Grohl valora las subvenciones del Gobierno

El frontman de Foo Fighters, Dave Grohl, publicó un mensaje a través de las redes sociales para mandar “un enorme y sincero agradecimiento a todos los que apoyaron la Ley Save Our Stages, que se aprobó ayer como parte del proyecto de ley de estímulo económico. La preservación de los locales independientes más pequeños de Estados Unidos no solo es crucial para los millones de asistentes a conciertos cuyas vidas mejoran al disfrutar de sus artistas favoritos en persona, sino también para el futuro de la música en sí”.

“La ausencia de música en directo este año nos ha dejado a todos anhelando ese sentimiento común de conexión, algo con el que uno se siente mejor cuando se une en una canción”, reflexiona Grohl. “La Ley Save Our Stages nos acerca más a compartir ese sentimiento de nuevo, algo que espero que todos podamos experimentar de nuevo muy pronto. Cada día estamos un paso más cerca”.

Pérdidas millonarias

Los pequeños locales y salas de entretenimiento y música en vivo se han visto muy afectados durante la pandemia del coronavirus. En Estados Unidos el 90 por ciento de los propietarios, promotores y agencia de contratación relacionados con estas salas y locales, informaron que estaban en riesgo de cerrar si no recibían fondos financieros adicionales, que se llegó a estimar en 9 mil millones de dólares en pérdidas.