Las mujeres protagonizan este gran cartel de gira, que llegará a nuestro país a comienzos del próximo mes de octubre. Dos fechas confirmadas, y mucha variedad de metal es de lo que podremos disfrutar.

Que las mujeres estén ocupando el sitio que se merecen en el heavy metal es una buena noticia. Y más que se unan en carteles de gira de alto nivel. Butcher Babies y Kobra And The Lotus encabezan el  “Female Metal Voices Tour” 2018. Una gira europea que tendrá dos paradas en nuestro país a comienzos de octubre. Skarlett Riot, Ignea y Asphodelia completan este cartelazo del que pronto tendremos más información.

Apunten en sus agendas las siguientes fechas:

06/10/2018 – Barcelona – Sala Salamandra

07/10/2018 – Madrid – Sala Caracol

Las entradas están a la venta a través de este enlace. Y atentos. Hay una oferta inicial! Las 100 primeras entradas se pueden comprar a 15 €.

La evolución de Butcher Babies

Es un hecho que musicalmente, Butcher Babies han madurado y perfilado su estilo. A su último trabajo “Lilith”, que se puso a la venta el pasado 17 de octubre de la mano de Century Media, nos remitimos.

Pero las críticas que recibió la banda en sus inicios, poco o nada que ver tenían con su calidad musical. Su vocalistas Heidi Shepherd y Carla Harvey fueron el foco de las malas lenguas. Ya que en sus primero shows salían a escena en topless con cinta aislante en los pezones. Un claro homenaje a la líder de Plasmatics, Wendy O. Williams, quien además tenía una canción llamada “Butcher Baby”.

Shepherd hablaba de ello hace unas semanas en una entrevista con Talk Toomey”, recordando que “Creo que fue una buena idea. Algo que para la gente era.. ¿Cómo?.  Lo hicimos también en nuestra banda anterior a Butcher Babies, así que no era algo nuevo para nosotras”.

“Fue algo que hice y de lo que estoy orgullosa. No lamento nada. Creo que en la vida en general, estas situaciones se desarrollan en un panorama más amplio, y creo que haber tenido ese pasado y el lugar en el que nos encontramos ahora, es también una evolución genial de la banda. Es único”.

“Pasamos de ser unas chicas, rebotando en el escenario con cintas en los pezones, gritando cosas odiosas por los micrófonos, a las mujeres que somos casi una década después”.