Morgan Håkansson es un tipo peculiar. Manejando el lanzamiento de su nuevo trabajo con Marduk, Frontschwein, y con su último disco con Death Wolf habiendo sido publicado hace apenas un par de meses, la afabilidad al otro lado del teléfono nos sorprende por parte de aquel hombre que supuestamente conserva un fragmento del cráneo de Dead tras su suicidio. Visiblemente despreocupado por lo que se pueda decir de su persona, iniciamos una distendida charla sobre su modo de vida hoy día: “Llevo viviendo de la música desde finales de los 90, y la verdad es que es un trabajo mucho más exigente de lo que la mayoría de gente podría pensar. Hay que girar mucho para conseguir que los números salgan, y esto supone un día a día bastante duro durante gran parte del año. Cuando no estamos en la carretera tenemos cantidad de faena con nuestros proyectos y nuestro propio sello discográfico, así que no es precisamente algo cómodo. Pero es lo que sé hacer en la vida, y lo que me llena, de modo que estoy más que agradecido por poder dedicarme a ello.”

Además de mantener a Marduk hoy día como una de las leyendas del black metal a las que mejor ha sentado el paso del tiempo, como decíamos, Morgan también ha dedicado gran parte de su esfuerzo en el último lustro a Death Wolf, con quienes publicó tres álbumes en apenas cuatro años. III: Östergötland es el título del más reciente. “Es el nombre de una de las provincias tradicionales de Suecia y una de las 21 que conforman el país hoy día. Esta región significa mucho para nosotros: además de ser donde vivimos, es el lugar en el que se fundó el Reino de Suecia alrededor del año 1100. Para que la ubiques mentalmente, está a unas dos horas al sur de Estocolmo. Es un territorio fascinante, con una historia muy rica y una naturaleza cautivadora. Deberíais visitarlo todos.”

Sobre la pasmosa velocidad de trabajo que ha llevado a un ritmo de publicaciones tan acelerado con esta banda, comenta: “Somos un grupo que ensaya muchísimo, así que vamos al estudio con las ideas muy claras. Para nada somos el tipo de banda que alquila un estudio durante mes y medio y se gasta el dinero en componer allí directamente. Nosotros llegamos y grabamos todos los instrumentos en cuatro días, las voces se grabaron por separado en Florida y la mezcla no llevó más de dos días… creo que no superamos los ocho días en el estudio (risas). Trabajamos muy rápido y muy motivados, siempre lo llevamos todo preparadísimo para poder llegar y capturar la esencia de un modo tan fresco como podamos.”

osterComo podréis imaginar, el baile de calendarios ha sido considerable para organizar dos lanzamientos tan cercanos en los que es protagonista. “Al estar totalmente centrado en Marduk desde principios de 2015 decidimos que lo lógico sería publicar el disco de Death Wolf antes de que acabase 2014 para no tenerlo en medio de un calendario que ya es complicado de por sí… yo quería que fuese en noviembre, pero la discográfica nos mareó un poco con la fecha y al final se quedó en diciembre. Cuando vuelcas tanta energía en un álbum, quieres publicarlo tan pronto como puedas.”

Östergötland es, en el aspecto musical, un vehículo muy distinto al de Frontschwein, pero cercano por momentos en cuanto a lo lírico. “Se podría decir que III es un álbum conceptual de algún modo, ya que las letras hablan sobre temas históricos relacionados, pese a que he intentado cubrir varios periodos distintos. En Marduk también abordo ese tipo de cuestiones, pero suelen estar centradas en épocas más recientes… además de no ser una temática exclusiva como en Death Wolf. Creo que el deber de cualquier letrista es hablar sobre algo con lo que te sientas cómodo y que te venga con naturalidad, para mí la temática histórica es ideal. Supongo que no es el enfoque habitual de una banda de death n’ roll, hardcore punk o como quieras llamarnos (risas).”

La palpable fascinación de Morgan por la historia nos lleva a preguntarle sobre su visión en cuanto a la posibilidad de la creación de nuevos estados en el mundo actual, un tema candente especialmente en España. “No creo que los movimientos independentistas sean algo del pasado, el futuro no tiene por qué significar necesariamente unión. Temas como la independencia de Cataluña o Escocia son asuntos que deberían resolver sus propios ciudadanos, nadie más que ellos debería tener poder sobre su elección de futuro. Desde luego no tengo ni idea de cómo funcionarían como estados, pero lo que tengo claro es que deberían ser libres para expresar su opinión y tomar decisiones al respecto. En Escocia ya se ha hecho, no veo por qué no en otros lugares.”

KF_Amorphis_PosterA1.eps“Tener una herencia cultural única es algo maravilloso, y querer conformar un estado propio no tiene por qué conllevar esos nacionalismos tan negativos con los que se suele etiquetar desde la ignorancia a los movimientos independentistas. Del mismo modo, la globalización encierra muchos males que a veces pasamos por alto. Creo que no es tan difícil estar orgulloso de lo que hace a tu gente ser cómo es, estar a gusto con tus tradiciones y celebrarlas. Me duele ver que Suecia está llena de gente a la que no le importa nada más que comer comida rápida, ver la televisión y parecer estadounidense. Me parece algo bastante triste, porque no conocen su propia historia, y eso es algo peligroso.”

Teniendo los nacionalismos sobre la mesa, es inevitable no preguntar a Morgan por su opinión al respecto de aquellos que durante años han acusado a Marduk de fascistas. “Hagas lo que hagas la gente va a buscar la manera de criticarte o llamarte algo que no eres. Cuando se trata de hablar de ciertos periodos históricos, el público tiene un gatillo muy fácil para ponerte ciertos estigmas pese a que lo único que estés haciendo sea describir eventos tal y como sucedieron. Creo que no hay cosa más absurda que intentar tildarme de fascista, puesto que como has podido detectar soy un enamorado de la cultura en general, y me gusta viajar por todo el mundo descubriendo las maravillas de cada una.”

Marduk en España (+ Belphegor, Bliss of Flesh, Krysantemia):

  • Martes 3 de marzo: Caracol, Madrid.
  • Miércoles 4 de marzo: Apolo, Barcelona.