Thunder son una de las bandas destacadas de la presente edición del festival Leyendas del Rock, que se celebra el próximo mes de agosto en el Polideportivo Municipal de Villena. Hablamos con Danny Bowes, vocalista y frontman de la banda británica, que acaban de editar su nuevo disco "Stage" hace unos pocos días.

Este año estaréis en el mes de agosto en el festival Leyendas del Rock de Villena y el año pasado estuvisteis tocando en el Rock Fest Barcelona y el Garage Sound Fest. Parece que en España comenzáis a funcionar, puesto que las anteriores ocasiones en salas no tuvieron demasiada repercusión. ¿Por qué crees que sucede y cuales son tus recuerdos de los shows en España?

“Es una gran decepción para nosotros que, a lo largo de los años, no hayamos podido hacer una buena gira de clubs por España. Es una fuente de decepción para nosotros porque nos gusta el país, nos gusta el clima, nos gusta la cerveza y nos gustan las mujeres. Todo lo que es España nos gusta y es una pena no haber podido tocar más a menudo. De hecho, nos sorprendió que el año pasado no tocásemos solo en Barcelona sino que también tocásemos en Madrid y en Bilbao. Los tres shows fueron fantásticos y lo pasamos en grande. Nos alucinó lo bien que funcionó la banda y lo mucho que le gustó al público. Poder volver ahora al Leyendas del Rock es una gran oportunidad y, según me dicen, estamos en conversaciones con un promotor para que nos lleve a hacer una gira de clubs por España. Parece que finalmente las cosas se están dando la vuelta en España para nosotros. Cruzo mis dedos mientras hablo contigo”.

Os ví en España en el año 2004, si no recuerdo mal, y los shows apenas tuvieron unas doscientas personas de público. Me sorprendió en comparación con los shows que he visto en UK donde llenáis grandes recintos. ¿Crees que grandes eventos como los festivales ayudarán o podrían jugar en contra de una gira de clubes porque la gente diga ‘ah, ya los vi en el festival’?

“Pienso que los festivales, en ocasiones, causan daños colaterales en las giras por salas, eso es cierto. En nuestro caso particular, no conseguíamos shows en clubs así que tocar en festivales era la única manera de tocar en España y de tocar delante de mucha gente que quizá no sabe quienes somos y no nos han escuchado. Cuando tocamos en directo en un festival, la banda es buena en directo y sabe llevar al público así que solemos encontrarnos en la situación de que nos ofrecen shows en clubs después de haber tocado en un festival en una zona concreta. Creo que es el caso con España en esta ocasión”.

“Si no eres bueno en directo, eso mata tus posibilidades. En nuestro caso, las alimenta, porque somos una banda buena en directo”.

Thunder en Barcelona el pasado año (Foto: Sergi Ramos)

Mucho del show recae sobre tus hombros como comunicador principal de la banda y animador. ¿Como llevas el peso de los conciertos a medida que tu edad va aumentando? Tienes 57 años actualmente.

“No tengo problema con ello, aunque es cierto que a medida que mi edad aumenta se me van cayendo trozos por el camino. Lo que hago es recogerlos y volver a cosérmelos. A la hora de actuar en directo no tengo problema. Me motiva mucho ponerme ante el público, ante cualquier cantidad de público. Si el público está excitado y está por la labor, eso es todo lo que necesito. No pienso en nada más hasta que bajo del escenario. Es entonces cuando se me van cayendo pedazos y comienzo a preocuparme. Durante el show nunca tengo problemas”.

“Muchas veces estás en el momento y no te das cuenta de nada. Llegas al camerino y quizá estás sangrando o te comienza a doler todo. Sucede, a menudo. Tocar ante el público es algo muy excitante. El público es quien hace que sea excitante. Sino, sería un simple ensayo de la banda”.

Las separaciones de la banda

Para ser una banda que se separó en 2009, estáis muy activos, habiendo editado dos nuevos discos de estudio y un directo. En retrospectiva ¿fue buena la ruptura de la banda en aquel entonces? ¿Fue una maniobra para suscitar interés un par de años y volver con más fuerza?

“Sugerir que había un gran plan tras ello o que había una estrategia para generar entusiasmo en la banda sería equivocado. Nos hemos separado en dos ocasiones. Hace dieciocho años, durante dos años y hace nueve años durante otros dos años. En ambos casos, las circunstancia tenían que ver con los individuos, los seres humanos que hay tras la banda. Teníamos otros intereses, otras cosas en nuestra vida y demás. Necesitábamos alejarnos, sobretodo yo, de la banda. Por salud mental. Cuando volvimos lo hicimos con el convencimiento de que lo intentaríamos y que, si no funcionaba, lo dejaríamos estar. Las dos veces que hemos vuelto hemos encontrado que hay mucho amor por la banda y muchos fans.”

“En los últimos cuatro años, desde que decidimos hacer otro disco, las cosas se han puesto interesantes. Nuestro Timing ha sido bueno en esta ocasión. Creo que hay más gente en el mundo interesada en una banda como Thunder ahora que nunca antes. Nosotros no hemos creado ese interés sino que lo hemos sabido administrar y sacarle ventaja”.

Thunder en Barcelona el pasado año (Foto: Sergi Ramos)

Muchas de las grandes bandas de hoy son grandes porque han ido sumando generaciones de fans. ¿Ves caras jóvenes en los shows de Thunder o son todo gente de avanzada edad, como tu?

(Risas) “Gente de avanzada edad…Todo se reduce a que la música en directo ha de llegar a la gente. Es importante que la gente salga del concierto feliz, como para que quieran volver a gastarse su dinero la próxima vez. Esa es la clave. Somos buenos con eso. Por eso hemos podido ir reinventando el público y mantenernos a flote. No nos interesa solo tocar viejos clásicos sino seguir haciendo nuevas canciones. De hecho, estamos totalmente determinados a que el próximo disco de la banda sea el mejor que hemos hecho. Tenemos ese convencimiento. No queremos estar viviendo de glorias pasadas. Eso no nos motiva.”

Las bandas suelen usar esa frase de que “nuestro nuevo disco es el mejor” y la gente suele reírse. Lo cierto es que, en trabajos creativos, lo que ya has hecho forma parte del pasado y solo te preocupa lo nuevo que vas a hacer y los conocimientos que vas a aplicar a ello. ¿Qué relación mantienes con el hecho de que la gente te quiera escuchar tocar los clásicos mientras que  tu cabeza está dando forma a nuevas cosas?

“La gente siempre va a querer que toques las viejas canciones porque son aquellas con las que se enamoraron de la banda, con las que crecieron. Son canciones que llevan muy cerca de su corazón. La música te lleva a un tiempo pasado, te lleva al tiempo en que escuchaste esa canción por primera vez. La gente establece esas conexiones. Nosotros tenemos que entender al público y saber que ellos preferirían que tocásemos predominantemente canciones antiguas. Por otra parte, para mantenernos activos y estimulados como banda tenemos que tocar canciones nuevas. El público entiende eso. El público entiende el intercambio”.

“Con cada disco es más difícil decidir lo que tocas en directo, porque tienes más canciones en tu catálogo. Pero, vaya, es un buen problema que tener”.

Thunder en Barcelona el pasado año (Foto: Sergi Ramos)

Los viejos clásicos siguen funcionando

¿Qué pasa por tu cabeza cuando cantas la letra de ‘Dirty Love’ en este punto de tu carrera? ¿Te retuerces por dentro o asumes que esa canción te hizo popular y lo disfrutas de manera acorde?

“Mentiría si te digo que tengo la menor excitación acerca de cantar ‘Dirty Love’ una vez más. Ni siquiera ensayamos esa canción. De hecho, no la hemos ensayado en muchos años, porque la tocamos siempre (risas). Ni pensamos en ella. Tocamos la canción, la gente se vuelve loca y todo el mundo se lo pasa bien. No pensamos en ello. Es brillante tener canciones que excitan tanto al público. Es un privilegio.”

“Sería estúpido quitar una canción del set solo porque estamos cansados de tocarla y negarle a un montón de gente un montón de placer. Creo que acabaríamos pagando un precio con el público y quizá no comprarían tickets para el show. Sabemos cual es nuestro compromiso”.

Cuando la presentas en el nuevo disco, “Stage”, parece que estés vendiendo seguros (risas).

“Haces lo que parece correcto en ese momento. Me paso mucho de mi tiempo mirando al público durante el concierto y calculando qué debo hacer para conseguir que el concierto acabe en lo más alto, con todo el mundo exhausto. Hago cálculos todo el tiempo y nunca hago dos veces lo mismo en un concierto. A veces digo una cosa, a veces me quito la ropa, a veces me tiro al público, a veces le prendo fuego a alguien. Hago lo que sea para conseguir la reacción”.

Thunder en Barcelona el pasado año (Foto: Sergi Ramos)

Yo llevo de subidón desde que os vi en noviembre de 2002.

“Es algo que llevamos mucho tiempo perfeccionando. El show no debe ser una banda tocando las canciones como en el disco. Necesitamos que el público de vaya a casa convencido de que ha visto un gran concierto. Y no perdono una. Si veo que en un concierto el público no está metido en el show, haré lo que haga falta para conseguirlo. Normalmente funciona y el público responde. En ocasiones no funciona y has de pensar nuevas cosas. Es sorprendente la cantidad de maneras en que puedes lograr la atención del público si te lo propones con ahínco. Te sorprendes a tí mismo. En muchas ocasiones la banda me pregunta ‘¿pero como has dicho eso??’ Y les digo ‘no tengo ni idea de por donde ha venido, pero me ha salido así’ (risas).

Uno de los motivos por los que la banda se tomó un descanso es porque mucho del management recaía sobre tus hombros. Tenéis una compañía de management propia, SMM Management. ¿Como ha mejorado el planteamiento ahora? ¿Tenéis más personal? ¿Delegas más tareas?

“Era importante aprender las lecciones del pasado. Cuando dejé la banda era porque había demasiadas cosas que hacer cada día y no había suficientes horas para hacerlo. Eso era cada día, todos los días. Nunca tenía un descanso. Era un gran trabajo y un gran problema que tener pero al final te quemas. Estaba convencido de que si no paraba me iba a dar un ataque al corazón, me iba a morir o ambas. Lo dejé y al volver pude conocer algunas personas que me han ayudado. Ahora tenemos más personal, gente que nos ayuda con promoción y marketing, etc. Más gente con la que compartir las responsabilidades, vaya. Eso me permite estar mucho más dedicado a la banda y descansar más”.

¿En qué punto se encuentra el próximo disco de Thunder?

“Estamos en ello, estamos viendo lo que hacemos y lo revelaremos en su debido momento, porque ahora no te lo puedo contar o alguien me matará o me mataré yo mismo, lo que venga primero (risas).”

Sergi Ramos