El calificativo dark metal no es lo que se dice un top ventas de la época, si es que alguna vez lo ha sido. Aun así, adeptos de todo el mundo están pendientes de bandas como Nachblut, grupo que ya ha conquistado el público germano y siguen superándose con cada nuevo disco.

En esta ocasión la banda estrena ‘Vanitas’, del cual ya se ha podido ver algunos adelantos como “Das Puppenhaus” y “Leierkinder”. Todo apunta a un álbum muy particular que no duda en salir de la convencionalidad. Ahora, Skoll desvela la mentalidad de la formación y lo que sucede entre bambalinas.

Explicadnos vuestro dark metal. ¿Por qué no podemos hablar de gothic metal, por ejemplo? Las líneas son difusas en numerosas ocasiones…

Para mí, el Dark Metal es solo una etiqueta. No soy un fan de las etiquetas, así que nunca le he dado muchas vueltas al asunto, pero sé que la mayoría de la gente tiende a etiquetarlo todo, así que la música no es una excepción.

La cuestión es dónde trazar la línea. ¿Cuándo el Gothic Metal se convierte en Dark Metal? ¿Cuándo el Dark Metal roza el Black Metal? Los géneros son a menudo tan cercanos entre sí… Pero no tiene importancia como llamen a nuestra música: “Dark”, “Black”, “Gothic” o “Extreme Metal”. No importa realmente, siempre y cuando los oyentes – y nosotros mismos – disfrutemos de ella.

Es más que evidente que la presencia de la banda es algo sumamente importante para vosotros. ¿Qué historia hay detrás de vuestros maquillajes y looks?

Elegimos usar seudónimos como nombres escénicos y maquillaje/corpse paint porque la ropa normal y los nombres reales no encajan con la música que tocamos y la forma en que queremos vernos en el escenario. Lo veo como un pack: la música y la apariencia deben ir de la mano. Siempre me han gustado las bandas que sustentan su música e imagen con una imagen concreta.

Resumiendo, para aquellos que no conozcan a fondo vuestra carrera, recordamos que Nachtblut fichó con Napalm Records en la época de ‘Dogma’, vuestro tercer álbum de estudio. ¿Qué supuso este paso adelante para la banda?

La banda nació en 2007, cuando lanzamos nuestra demo ‘Das Erste Abendmahl’. Más tarde, en 2009, sacamos ‘Antik’, que fue reeditado por Napalm Records en 2011.

Pero antes de que nos pusiéramos en contacto con ellos, tuvimos suerte y pudimos hacer una gira con algunas bandas, consiguiendo pequeños puestos en algunos festivales, lo que contribuyó a que Napalm Records nos contratara entre 2010 y 2011.

Por supuesto, ¡Firmar con Napalm Records fue y es una gran cosa! Esto nos abrió un montón puertas. A partir de entonces, tuvimos profesionales que nos ayudaron a promover y distribuir nuestra música. Además de eso, se consiguen muchas conexiones. Especialmente para una banda joven, tener gente alrededor con mucha experiencia es una gran ayuda. Lo que realmente me gusta de Napalm Records es que te dan toda la libertad y no intervienen en la expresión artística, aunque siempre están dispuestos a dar consejo, si lo pides. Además, poseen una red global, lo que definitivamente nos ayudó a ganar fans fuera de Alemania. Todo esto nos llevó a uno de mis momentos favoritos: nuestra primera gira por China en 2017.

Nachtblut

Nachtblut

Bandas de todo el mundo usan el inglés en sus canciones. En vuestro caso, ¿Por qué elegisteis el alemán para componer vuestros temas?

De hecho, hay un montón de buena música por ahí que no es en inglés. En cuanto a nosotros, nos parece natural expresarnos en alemán. Es el idioma que escuchamos, leemos y hablamos más a menudo, así que nunca pensamos en cantar en inglés. Personalmente pienso que elegir el inglés como idioma para escribir canciones también es genial. No tiene nada que ver con ser comercial o no. La gente suele crecer con letras inglesas en la música y, si debido a esto se sienten igual de cómodos al componer canciones en inglés que en su lengua materna, también está bien. Se trata de lo que le vaya mejor a uno al escribir, y para nosotros es alemán.

‘Vanitas’ estará al alcance de todos este otoño. Es vuestro sexto disco y vuestra evolución tiene que verse plasmada por alguna parte. En tu opinión, ¿Dónde es más remarcable vuestro crecimiento?

¡Espero que en todas las canciones! Creo que en ‘Vanitas’ nos las arreglamos para mostrar todas nuestras facetas consiguiendo, a su vez, que el álbum sonara homogéneo. No siempre es fácil pero, en mi opinión, lo hemos conseguido.

En general, es difícil para mí hablar de un progreso o de cambios en este álbum porque todos los avances que hemos hecho en nuestra carrera son fruto de un proceso natural. No nos sentamos a pensar cómo debería sonar el próximo álbum y qué cambios queremos implementar. Eso incluye, cuando grabamos ‘Vanitas’ hace un tiempo, que ya por aquel entonces no tuvimos tiempo de tomar la distancia necesaria para deliberar sobre los posibles cambios en detalle.

Cuéntanos qué hay detrás de la colaboración con el carismático Chris Harms. ¿Cómo sucedió?

Coincidimos en varios festivales y giras y nos llevamos bastante bien. Llegado cierto punto quisimos trabajar juntos. Se convirtió en el productor de ‘Apostasie’ y ‘Vanitas’, así como grabamos ambos discos en Chamaleon Studios, en Hamburgo.

Por supuesto, pasamos mucho tiempo juntos durante la grabación y es normal que en esta situación se nos pasara por la cabeza que hacer una canción juntos sería divertido. Tal vez esto suene decepcionante para todos los que asumieron un gran plan maestro detrás de esto, pero esta es la realidad.

¿Cuándo empezasteis a trabajar en ‘Vanitas’?

El trabajo comenzó en realidad durante el Apostasie-Tour en 2018. Tardamos bastante en reunir todas las ideas y prepararlo todo para el estudio así que, si lo recuerdo bien, empezamos a grabar en octubre de 2019. Nos tomamos un poco más de tiempo en el estudio para ‘Vanitas’ y, por supuesto, todavía faltaba trabajar en las mezclas. Terminamos en la primavera de 2020.

Vuestro nuevo single, “Das Puppenhaus”, suena estupendamente, y no se puede decir menos de su videoclip. ¿Qué es lo mejor y lo peor de estar frente las cámaras?

¡Gracias! Es algo que implica mucha preparación, a veces conlleva un poco de estrés y normalmente el día del rodaje consiste en esperar y estar listo una vez que el director te llama. Por lo menos para mí, también hay siempre una especie de presión porque además espero que el resultado sea genial. Pero por supuesto, nosotros siempre intentamos que momentos como esos sean tan divertidos y suaves como sea posible. A lo largo de los años, con la experiencia de unos pocos videos, lo manejamos bastante bien y no me he sentido decepcionado por los resultados hasta ahora.

Los músicos sois otro sector que está quedando gravemente dañado con la situación sanitaria actual. ¿Cómo se está viviendo este momento en vuestro país?

Es muy duro, el impacto es cruel. En cuanto a los conciertos de 2020, sé que algunas bandas intentan nuevos conceptos ahora: conciertos sentados, conciertos al aire libre donde el público se queda en sus coches, etc. Para mí nada puede reemplazar un buen concierto en un pequeño club sudoroso o una sala llena. Siempre ha sido parte de nuestro espectáculo interactuar con el público, transmitir nuestra energía en el escenario, así que los nuevos métodos no funcionarían con nosotros, no se sentiría bien. Cuando se trata de aspectos económicos, la cosa está igual o peor. Espero que los clubes sobrevivan esta vez, pero cada día se oyen más casos que se van a pique en estos tiempos difíciles. Crucemos los dedos.

¿Qué es lo primero que harás cuando nos hayamos librado de la pandemia?

¡Definitivamente, un buen concierto!

Marina Salcedo