Si hay una palabra que defina a Liv Jagrell, esa es "guerrera". En activo desde 2003 con Sister Sin, la vocalista de Estocolmo dedicó más de una década de su vida a hacer florecer su banda de hard rock y heavy clásico. La mala suerte hizo que, justo en el momento en que el proyecto despegaba, tuvieran que recoger y volver a la casilla de salida. Lejos de amedentrarse, Jagrell tomó el toro por los cuernos y volvió a dedicarse en cuerpo y alma a su nuevo proyecto, esta vez bajo su propio nombre: Liv Sin.

La dedicación y horas de arduo trabajo le ha llevado a sacar su segundo álbum con esta formación, ‘Burning Sermons’, a la venta el 6 de Septiembre. Tal y como nos cuenta en esta entrevista, este nuevo disco es más moderno y más dinámico, y supuso un reto tanto por las nuevas técnicas que usaron como por la forma en que lo trabajaron. Sin embargo, no sólo de discos vive el músico, y Liv es la persona ideal para hablar de la difícil cuesta arriba que supone embarrancarse en esta aventura profesional: compaginar trabajos, gestionar la vida personal, sobrevivir a la carretera, enfrentarse a periodos de inactividad o buscar la relevancia y la notoriedad allí donde surja. Y, por supuesto, de vez en cuando, el merecido premio: disfrutar del sol de España.

Me acuerdo que en 2013 te vi con Sister Sin en la Rocksound de Barcelona.

Ah sí, me acuerdo, era una sala muy pequeña, llena de gente. Hacia un calor horrible.

¿Cómo han cambiado las cosas para ti durante estos 6 años?

Han cambiado muchas cosas. Lo primero, nos lo dejamos con Sister Sin en 2015, y luego empecé mi propia banda, Liv Sin. Cuando lo dejamos con la antigua banda, estábamos a punto de conseguir una buena posición en el sector, y con el cambio tuvimos que empezar de nuevo. No me sorprendería que volviésemos a tocar en la Rocksound con Liv Sin, pero no sé si la sala aún existe…

Sí, ahí sigue fuerte. Dices que has tenido que empezar de nuevo.

Sí, porque Liv Sin es una banda totalmente nueva, con un estilo de música diferente. No es tanto como empezar de cero, pero es volver a estar en una posición que Sister Sin había superado hace años.

“Con Liv Sin volvimos a estar en una posición que Sister Sin había superado hace años”

¿Por qué lo dejasteis con Sister Sin?

Algunos de los miembros decidieron que querían dejar de girar. El batería [Dave Sundberg] y yo queríamos seguir tocando pero, si íbamos a reemplazar a casi toda la banda, sentíamos que no era lógico seguir llamándolo “Sister Sin”. Para nosotros, Sister Sin éramos Dave, Jimmy [Hiltula], Strandh y yo, así que si algunos decidían no continuar sentimos que esto no seria lo mismo. Aún les hecho de menos, y mucho, porque son mis hermanos. No me gusta haberlo dejado, pero les entiendo: hicimos muchas giras y, cuando eres una banda más bien pequeña, es duro a nivel personal y económico. Entiendo que se cansaran de ello.

También depende de qué quieres hacer con tu vida, si hay familia u otros proyectos parecidos.

Sí, absolutamente. Es casi imposible pedir un crédito para una casa si eres músico al nivel que lo somos nosotros. Así que sí, si uno de tus objetivos es tener ese estilo de vida, te será difícil. Pero si te gusta estar de gira, entonces es genial. Y a mi me encanta viajar, estar en el escenario… odio estar atrapada en casa. Por eso tengo, digamos, más buena “constitución” para estar en la carretera que ellos.

Liv Sin

Tienes experiencia como entrenadora personal.

Sí, estuve trabajando como entrenadora personal durante 12 años o más, pero ahora solo practico yoga de vez en cuando. Después de más de 10 años en el sector me cansé de él, y ahora estoy trabajando como enfermera de animales en el hospital veterinario más grande de Estocolmo.

¿Cómo gestionas un trabajo con la vida en la carretera?

A veces es difícil de compaginar. Se intenta, pero no siempre puedes aceptar todos los shows que te ofrecen. Por suerte no tengo un trabajo a tiempo completo, sólo trabajo 3 ó 4 días a la semana, porque si tienes un trabajo a tiempo completo quizá no te puedas coger todos los días que quieres. Cuando trabajaba como entrenadora era más fácil porque yo estaba completamente al mando de mi tiempo. Veremos como va ahora. Siempre es un puzzle.

“Compaginar trabajo y vida en la carretera es siempre un puzzle”

¿Cómo te mantienes en forma en la carretera?

No soy una persona fiestera: mi voz necesita descansar, por lo que voy a dormir tan pronto como puedo. Prefiero hacer deporte por la mañana por lo que, si no estoy muy cansada cuando me despierto y tengo la suerte de tener un poco de tiempo libre, hago algo de yoga, voy a correr, o hago una rutina de entrenamiento. Me gustan las rutinas cortas pero intensas, por lo que si sólo tengo 15 o 20 minutos puedo hacer algo de push-ups, squats… lo que sea. La cuestión es que ya lo has hecho. Eso es lo que intento, pero a veces tienes que irte pronto por la mañana; luego aprovecho el momento después del soundcheck para hacer ejercicio. Voy con la mentalidad de que no es necesario entrenar cada día, porque eso es imposible, pero sí que me propongo hacerlo cada dos o tres días. Así, si lo hago tres veces a la semana, ya me va perfecto.

¿Y con la dieta?

Desde niña que he sido vegetariana, casi vegana. Como queso, pero eso es todo en lo que respecta a productos lácteos. No me gusta la comida basura, prefiero las frutas y las verduras, por lo que para mi quizá sea más fácil comer sano que para otras personas que a lo mejor no estén tan acostumbradas a esta dieta. Por supuesto, cuando estás de giras no siempre puedes conseguir lo que quieres, a veces sólo tienes pan blanco. En esos casos, quizá coma un poco, pero intento siempre tener conmigo cosas que me gustan y puedo comer. Voy a las tiendas y compro hummus, tortitas de arroz, mantequilla de cacahuete de la buena, quizá algo de embutido vegano… cosas que puedo llevar conmigo y comerlas en lugar de comer la mierda que a veces nos dan.

Siempre puedes colar alguna pieza de fruta. Una manzana, un plátano…

Exacto, no tiene por qué ser difícil si haces el esfuerzo de pensar con un poco de antelación. Los potitos de bebé funcionan bien, porque son esencialmente fruta hecha puré. También hay veces en las que no lo puedes planear y estás que te mueres del hambre, ponen algo en la mesa y te lanzas a ello porque estás hambriento. Lo he hecho veces.

¿Cómo llevas el momento de volver a casa después de una gira?

Eso es lo duro. A veces, si has estado en una gira larga, sientes que quieres volver a casa, te apetece quedarte en el mismo sitio por más de un día o dos. Pero eso solo me pasa cuando llevo unas seis semanas en la carretera, nunca antes. De normal, cuando llego a casa, siempre me viene el “tour blues”, la depre del tour. Me desespero y me cuesta un poco acostumbrarme al ritmo regular. Me va bien pensar que no estoy “en casa”, si no que simplemente me estoy tomando unas vacaciones de la gira.

“Cuando vuelvo a casa me desespero y me cuesta un poco acostumbrarme al ritmo regular.”

De hecho, si estar de gira es tu trabajo, cuando estás en casa estás de vacaciones.

Sí (ríe), pero no es tan divertido.

Hablemos del nuevo álbum. Hay sintetizadores y tiene un sonido bastante moderno.

Queríamos tener otro rollo, más contemporáneo. Me encanta el heavy metal de la vieja escuela, pero sentíamos que nos tocaba actualizarnos. Por eso hablamos con Emil Nödtveidt [productor], porque sabíamos que nos daría lo que buscábamos. Es muy bueno con los teclados, sintetizadores y arreglos varios, así que ha hecho un gran trabajo con toda la orquestación de las canciones.

Añaden una atmósfera muy bonita al álbum.

Sí, creemos que este álbum es más dinámico, porque no solo se basa en los riffs de guitarra. Los teclados hacen que tenga más aire y sea más pausado. Nos hemos permitido no ser sólo rockeros, intensos, brutales, todo el rato.

¿Cómo fue la grabación?

Fue un proceso largo pero bueno. Teníamos mucho más tiempo para trabajar por lo que, en lugar de hacerlo en tres semanas, empezamos a medio otoño y lo alargamos hasta Enero. No trabajamos intensamente durante todos esos meses, pero sí dejamos que la grabación evolucionara durante el proceso. Podíamos dedicarnos un poco a una canción, luego a otra, luego continuar, hacer cambios, añadir cosas extras. Tuvimos más tiempo para experimentar y probar nuevos elementos durante el tiempo de grabación. Creo que fue una buena idea, para mi funcionó bien. Fue un poco estresante, eso es verdad, pero es que al final siempre se vuelve un estrés.

“Con este disco tuvimos más tiempo para experimentar durante la grabación

No importa el tiempo que tengas, que al final siempre te quedas corto.

(Ríe) Toda la razón. Es muy fácil trabajar con Emil. Lo agradezco, porque no me gusta estar en el estudio. De hecho, diría que aborrezco el estudio. Me encanta actuar en el escenario, pero no me gusta grabar en el estudio. Nunca lo he disfrutado, ¡pero él hizo que me lo pasara bien! Es muy cómodo y agradable trabajar con él, hasta divertido.

La cosa está en que necesitas sacar nuevo material de vez en cuando para tener la máquina en marcha…

Y también quieres tener canciones nuevas de vez en cuando. Es inevitable hacer nuevos discos, eso lo tengo claro, pero aún así no puedo decir que sea algo que acostumbrara a disfrutar… hasta la fecha.

¿Cuándo empezaste con la música?

Empecé con la guitarra con 14 años. Cantaba un poco si era necesario, pero no mucho. Fui a un instituto musical y, después, me di cuenta de que nunca llegaría a ser la mejor guitarrista del mundo. Así que dejé la guitarra y me pasé a la voz. Me tomé lo de cantar más en serio cuando cumplí los 18, más o menos, y hasta ahora.

Hablando de cantantes, Björn Strid (Soilwork) colabora en el tema “Hope Begins To Fade”.

No me acuerdo de dónde salió la idea, pero imagino que mientras estábamos hablando de hacer una colaboración con alguien, salió el nombre de Björn. Le conozco un poco desde hace tiempo ya que vino a vernos con Sister Sin cuando tocamos en los Estados Unidos. Es un chico encantador y siempre hemos sido fans el uno del otro. Nuestro sello también le conoce así que la colaboración fue fácil y él estaba muy emocionado con la posibilidad. Esta canción es uno de los singles, por lo que le propusimos también salir en el vídeo y él aceptó muy entusiasmado. La canción es muy buena y él la hace aún más brutal.

Os habéis implicado mucho en la promoción de ‘Burning Sermons’. Por ejemplo, “Blood Moon Fever” salió en exclusiva para España en The Metal Circus.

Vimos muy buena reacción de la gente, parece que gustó. Hacer el vídeo fue divertido, me gusta como destaca el maquillaje.

Ya que mencionas el maquillaje, ¿qué productos usas para resistir el horno que es estar bajo los focos?

¡No me acuerdo! Sé que uso máscara de pestañas waterproof, pero no me acuerdo de la marca. Mi pintalabios también es de esos resistentes, “a prueba de besos” (ríe), pero eso es porque canto tan cerca del micrófono que, de lo contrario, todo quedaría rojo. Luego, para la piel uso productos normales, pero intento buscar que sean de calidad. Esos siempre “se pegan” más, de lo contrario acabas pareciendo Alice Cooper. La cosa está en que nunca me acuerdo de cuál uso, así que siempre tengo la duda de si acabaré el concierto con chorreteos o no. No me tomes a mal, me encanta Alice, pero cuando me maquillo no es precisamente para parecerme a él (ríe).

He visto que has colaborado con Secret Sari Dress, en contra del tráfico de personas, junto a Alissa White-Gluz (Arch Enemy) y Floor Jansen (Nightwish).

Fue un proyecto precioso. Me encantó la idea, y los saris son ideales, aunque normalmente me visto con una estética más rockera. Especialmente en el escenario, me encanta el cuero – de piel falsa, por supuesto. Pero quizá para relajarse después del concierto, o cuando esté de visita en un país caluroso…

Como España…

Haremos una gira europea cortita y España está incluida: Ciudad Real, Albacete, Salamanca, Madrid, Barcelona, Zaragoza, Vitoria y Vigo. España es muy metalera, ¡me encanta tocar aquí!

Laura Cano