Siempre es un placer disfrutar de una banda tan enérgica sobre el escenario como Kissin’ Dynamite. No son unos desconocidos por nuestro país, ya que acompañaron a Powerwolf en su última gira, pero volverán en octubre para presentar como cabezas de cartel su último gran trabajo ‘Ecstasy’.

A pesar de que en directo son alocados y se dejan llevar por el momento, una vez que se bajan de la tarima se comportan como una banda experimentada y muy segura de cuáles son sus objetivos principales. Parece que Kissin’ Dynamite lleve muchos años en esto, pero su carrera no es tan longeva aunque ya gocen de una producción musical bastante amplia. Todo ello lo deducimos después de que su batería Andy Schnitzer se someta a nuestro cuestionario para hablar de su próxima visita entre otros temas.

Antiguos y próximos conciertos

Después de la gira con Powerwolf, regresáis a España en una gira como cabezas de cartel. Es una buena oportunidad para disfrutar de un concierto completo para presentar vuestro último álbum ‘Ecstasy’. Mucha gente disfrutó de vuestro show, pero casi todos coincidían en que fue muy corto. ¿Cómo contactaron con Powerwolf para esta última gira?

Conocemos a estos tíos desde hace mucho tiempo. De vez en cuando, solíamos tocar con ellos en el mismo festival, así que ya nos conocíamos un poco. Cuando se publicó ‘Ecstasy’ era importante para nosotros encontrar una banda que pudiéramos telonear para tener la oportunidad de tocar frente a mucha gente en toda Europa. Y al final, Powerwolf fue la pareja perfecta en este caso, ya que tenían una gran gira por toda Europa en ese momento y tenían un estilo musical que no es el mismo que el nuestro por un lado, pero es lo suficientemente cercano como para complacer al mismo público. Por eso Powerwolf era la pareja perfecta para nosotros en ese momento.

Kissin' Dynamite España 2019

¿Qué recuerdos tienes de esta gira y de las anteriores en España?

Las giras con Powerwolf en general fueron muy profesionales. Y con eso me refiero a disfrutar al mismo tiempo. Porque con profesional, quiero decir, que todos los involucrados saben lo que tiene que hacer y lo hacen de la mejor manera posible. No hay quejas. No hay egos de mierda. De esta manera, es muy fácil disfrutar con lo que estás haciendo, también fuera del escenario. De España en particular, recuerdo al instante el clima todavía agradable y cálido en Barcelona y un hermoso paseo por la playa con la banda, pensando que Alemania ya estaba en el otoño más profundo. Ya sabes, en la gira son las pequeñas cosas como estas las que te alegran el día, sin olvidar la causa principal de hacer todo esto, por supuesto: ¡el show!

En cuanto a giras anteriores, lamentablemente no tengo tan buenos recuerdos de España, porque en 2014, cuando viajamos allí por última vez, la banda estaba experimentando una crisis profunda, por lo que casi renunciamos. No tenía nada que ver con el país, pero al final nos encontramos en España en esos tiempos difíciles. Por eso es aún más importante regresar para guardar mejores recuerdos. Pero sí, ya lo hicimos con Powerwolf. De todos modos, la gente allí es genial, porque sientes su pasión. Y de eso trata el rock and roll.

Me imagino que la mala tradición y el dudoso arte de los toros en España os inspiró para la canción “Utopía”.

Eso es absolutamente correcto y creo que es genial que lo conozcas. A Hannes se le ocurrió la música, que de todos modos tenía este toque español y dramático, así que decidí escribir la letra sobre la triste vida de un torero español. La canción también es una pequeña crítica a la tradición de matar toros en España. Pero antes que nada, es una canción sobre cómo encontrarte a ti mismo. Llámalo iluminación si quieres.

Cuando era niño, el torero aprende que necesita fama y éxito para ser un hombre de verdad, por lo que comienza a pelear y nota el dulce sentimiento del aplauso de la multitud codiciosa, aunque en el fondo sabe que está mal lo que está haciendo y que está actuando contra su alma. Pero a medida que avanza la vida, él mantiene las cosas y cada vez está peor. Entonces, al final, la muerte es su única forma de volver a ser libre. E irónicamente en esta historia, un toro lo mata, y le se lo agradece al toro. Lo sé, es muy dramático, pero eso es lo que se suponía que debía hacer en este caso.

Este verano tocasteis en algún festival en Europa, ¿cómo fue la experiencia? ¿Alguna anécdota que valga la pena mencionar?

Los festivales en verano siempre son geniales: el sol brilla, hay mucha gente, conoces a viejos amigos, te encuentras con gente y te saludan con una cerveza en la mano, ¿qué quieres más? Recuerdo una pequeña historia del Summer Breeze Festival en Alemania. Fue poco antes del concierto. Había unas 20.000 personas esperándonos. Nuestro chico del equipo me dijo al oído: “Voy a pinchar una canción más. Después de esto, comenzamos el concierto”. Así que pensé que teníamos otros cinco minutos más o menos. Después de 30 segundos, escuché en silencio algo que sonó como la última parte de nuestra introducción.

Ya sabes, la parte en la que ya estoy en el escenario, y faltan solo unos pocos segundos hasta el comienzo de la primera canción, que fue “I’ve Got The Fire”. Así que miré a Hannes, que estaba aterrorizado y que estaba tratando de decirme que subiera de inmediato  mi puto trasero al escenario. Una vez más, pregunté si el concierto ya estaba comenzando, y nuevamente casi explotó. Así que corrí al escenario, reduje mi ritmo cuando la gente podía verme para que me notaran relajado y genial (que no era la realidad), me senté e inmediatamente comencé la canción. ¡Lo hice justo en su punto! Un segundo después no lo hubiera conseguido. No tenía ni idea de lo que salió mal, pero al final, todo salió bien, gracias a Dios.

Además de los conciertos en Madrid y Barcelona, ​​también formáis parte del Full Metal Holiday en Mallorca. ¿Qué tiene de especial tocar en un crucero o en eventos de esta naturaleza? ¿Qué bandas te apetece ver desde la piscina o el bar?

En realidad, ya tocamos en el Full Metal Cruise en 2017 y tocaremos en el Full Metal Holiday en octubre, que no es un crucero sino un concierto en un complejo vacacional. Pero tocar en un crucero es especial en muchos sentidos. Al principio, no hay nada entre nosotros y los fans. No hay una zona diferente para comer o dormir, etc. Todos son iguales, lo que lo hace muy familiar. Otra cosa fueron las olas.

Cuando tocamos en el escenario grande, afuera había olas de siete metros de altura más o menos, pero no las vimos. Entonces, fue muy extraño tocar la batería mientras pensabas ‘todo es normal, debería ver las olas’. Pero tu sentido del equilibrio te está diciendo: ‘qué mierda, me voy a caer de esta maldita batería’. Es una gran experiencia en la  vida. En Full Metal Holiday, creo que voy a ver Powerwolf, aunque ya los he visto más de 50 veces, jaja. Y quiero ver a nuestros amigos de The New Roses. Son muchachos geniales y acaban de lanzar un gran álbum.

Kissin' Dynamite Madrid La Riviera

Kissin’ Dynamite (Foto: Javier Bragado)

Un cambio de rumbo

‘Ecstasy’ fue tu primer álbum a través de Metal Blade Records. ¿Habéis notado que ahora teneís mejores apoyos  promocionales? ¿Estáis contentos con el cambio?

Sí, fue la decisión correcta. También con Sony Columbia, donde tenemos licencia en GSA. Estamos muy contentos, porque creen en nosotros y nos apoyan bastante bien. Pero al final siempre quiero señalar que puedes hacer lo que quieras como banda. Mientras no seas una gran banda de hard rock duro con buenas canciones y con gente genial, no vas a recorrer un largo camino, incluso con el mejor sello y el mayor apoyo financiero del mundo.

Kissin’ Dynamite tiene ya diez años de existencia. Parece que el grupo ha tenido la misma formación desde el primer día o al menos desde vuestro debut ‘Steel Of Swabia’. ¿Cuál es vuestro secreto para permanecer juntos tanto tiempo sin ningún cambio de formación?

Como dije antes lo más importante siempre debe ser el núcleo de toda la locura: la banda y los miembros como humanos y la música. También está la periferia, que no es algo malo: productores, promotores, managers, sellos, fans, groupies, drogas, fama, dinero, lo que sea. Pero si mantienes la conciencia de cuál es la base, el núcleo de todo, tu seguridad vital, entonces sigues agradecido y no te olvidas de apreciarlo. Y, por supuesto, también tuvimos y pasamos por momentos difíciles, como en España en 2014, como mencioné antes, por ejemplo. Pero esas situaciones son solo pruebas de vida y hasta hoy, toco madera, pasamos todas las pruebas. Que se quede así. ¿Sabes?, no es imposible que nuestra banda también cambie de formación algún día, pero critico a esas bandas que cambian a sus miembros como si fuera ropa interior. No puedo tomar a una banda en serio si esto sucede con demasiada frecuencia, ya sabes.

Aunque vuestros comienzos fueron muy heavy metal, ahora estáis más concentrado en el hard rock, ¿os sentís más cómodos con este estilo?

Sí. Simplemente evolucionó de forma natural. Todavía hay heavy metal aquí y allá, pero creo que el material actual de Kissin’ Dynamite es más auténtico. Si nos fijamos en todas nuestras influencias, todas son hard rock sólido, no tanto metal: AC/DC, Guns & Roses, Aerosmith. Incluso Iron Maiden no se consideran metal. Habían hecho su propio estilo como Deep Purple entre otros, y la gente comenzó a llamarlo metal. Entonces, sí, si hablas en el lenguaje de los géneros, claramente consideraría que Kissin’ Dynamite es ahora una banda de hard rock.

Kissin' Dynamite Madrid 2019

Kissin’ Dynamite (Foto: Javier Bragado)

Cuando escucho vuestros discos, tengo la sensación de que Kissin Dynamite es una banda por y para el directo. ¿Estás de acuerdo?

¡Oh si!. Lo más grande y sagrado para nosotros es tocar en vivo y pasar un buen rato con él público. Y solo para esto componemos música. Será simple pero engancha, es melódica y maravillosa.

 Y además, cuando escucho vuestros álbumes, parece que os estáis divirtiendo mucho mientras tocáis y grabáis. Creo que si no lo disfrutas, no puedes trasladar todo tu potencial a los seguidores…

Sabias palabras las que dices. ¿Sabes?, esto suena egoísta, pero ante todo, estamos haciendo esto por nosotros mismos. Todos los que dicen que lo hacen todo por sus fan, etc., están en el camino equivocado. Solo funciona si en primer lugar lo haces por ti mismo. Así, lo estás disfrutando y te estás divirtiendo. Si te diviertes la gente también se divertirá y se divertirán contigo. Todo es auténtico y hacemos una gran fiesta entre el público y nosotros. Este es el verdadero negocio. En otras palabras: si quieres complacer a tus fans de la mejor manera posible, debes complacerte de la mejor manera posible al principio. Todo lo demás es una pseudo mierda y no tiene sentido.

¿Cómo describirías lo que sientes cuando estás en el escenario?

¡Oh, muy vivo! Estoy siempre muy concentrado y si todo marcha bien, muy relajado al mismo tiempo. Simplemente es genial. A veces, es casi como si me estuviera viendo desde afuera tocar en un concierto. Es una situación muy especial. Y sí, ¡todo sin drogas!

Pues nada más. ¡Esperamos disfrutar de vuestros conciertos y os enviamos fuerzas y la mejor suerte del mundo!

Muchas gracias, ya esperamos con ansias rockear muy pronto con todos vosotros. ¡Que la fuerza nos acompañe a todos!

Satur Romero